PERIÓDICO OFICIAL DEL ESTADO

PÁG. 23

San Francisco de Campeche,

Cam., Enero 26 de 2021

ALIMENTOS. LA OBLIGACION DE PROPORCIONARLOS 

ES DE TRACTO SUCESIVO. La obligación de 

suministrar alimentos entre los cónyuges existe desde la 

celebración del matrimonio y respecto a los hijos desde 

su nacimiento y subsiste hasta en tanto los acreedores 

tengan necesidad de ellos, conforme a los supuestos 

legales que prevén esas situaciones, y el hecho de que 

el  deudor  demuestre  que  en  alguna  época  cumplió  con 

la obligación alimentaria a su cargo, no quiere decir que 

esté  cumpliendo  actualmente  con  ésta,  situación  que  le 

corresponde demostrar. Amparo directo 4144/75. Joaquín 

Hernández Capetillo. 30 de marzo de 1977. Cinco votos. 

Ponente: Salvador Mondragón Guerra. Secretario: Max. J. 

Peniche Cuevas.

Otra circunstancia que no debe pasar desapercibida, 

además del Interés Superior de niños, niñas, adolescente, 

adultos mayores, etc., es que todas las autoridades 

tenemos la obligación de resolver con perspectiva de 

género y este es otro grupo que el derecho reconoce ha 

sido históricamente discriminado y que comúnmente por 

los estereotipos insertos en nuestra sociedad acuden 

comúnmente en calidad de acreedoras a solicitar 

alimentos,  este  análisis  atendiendo  entre  otras  figuras 

legales a los siguientes criterios:

ACCESO A LA JUSTICIA EN CONDICIONES DE 

IGUALDAD. ELEMENTOS PARA JUZGAR CON 

PERSPECTIVA DE GÉNERO. Del reconocimiento de los 

derechos humanos a la igualdad y a la no discriminación 

por  razones  de  género,  deriva  que  todo  órgano 

jurisdiccional debe impartir justicia con base en una 

perspectiva de género, para lo cual, debe implementarse 

un método en toda controversia judicial, aun cuando 

las  partes  no  lo  soliciten,  a  fin  de  verificar  si  existe  una 

situación de violencia o vulnerabilidad que, por cuestiones 

de género, impida impartir justicia de manera completa e 

igualitaria. Para ello, el juzgador debe tomar en cuenta lo 

siguiente: I) identificar primeramente si existen situaciones 

de  poder  que  por  cuestiones  de  género  den  cuenta  de 

un  desequilibrio  entre  las  partes  de  la  controversia;  II) 

cuestionar los hechos y valorar las pruebas desechando 

cualquier  estereotipo  o  prejuicio  de  género,  a  fin  de 

visualizar las situaciones de desventaja provocadas 

por  condiciones  de  sexo  o  género;  III)  en  caso  de  que 

el  material  probatorio  no  sea  suficiente  para  aclarar  la 

situación de violencia, vulnerabilidad o discriminación por 

razones de género, ordenar las pruebas necesarias para 

visibilizar dichas situaciones; IV) de detectarse la situación 

de desventaja por cuestiones de género, cuestionar la 

neutralidad  del  derecho  aplicable,  así  como  evaluar  el 

impacto diferenciado de la solución propuesta para buscar 

una resolución justa e igualitaria de acuerdo al contexto 

de desigualdad por condiciones de género; V) para ello 

debe aplicar los estándares de derechos humanos de 

todas las personas involucradas, especialmente de los 

niños y niñas; y, VI) considerar que el método exige que, 

en todo momento, se evite el uso del lenguaje basado en 

estereotipos o prejuicios, por lo que debe procurarse un 

lenguaje incluyente con el objeto de asegurar un acceso 

a la justicia sin discriminación por motivos de género. 

PRIMERA SALA. Amparo directo en revisión 2655/2013. 

6 de noviembre de 2013. Mayoría de cuatro votos de los 

Ministros  Arturo  Zaldívar  Lelo  de  Larrea,  José  Ramón 

Cossío  Díaz,  quien  reservó  su  derecho  a  formular  voto 

concurrente, Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena y Olga Sánchez 

Cordero de García Villegas. Disidente: Jorge Mario Pardo 

Rebolledo  quien,  no  obstante,  coincide  con  el  criterio 

contenido en la presente tesis. Ponente: Alfredo Gutiérrez 

Ortiz Mena. Secretaria: Cecilia Armengol Alonso.

ACCESO A LA JUSTICIA EN CONDICIONES 

DE IGUALDAD. TODOS LOS ÓRGANOS 

JURISDICCIONALES DEL PAÍS DEBEN IMPARTIR 

JUSTICIA CON PERSPECTIVA DE GÉNERO. De los 

artículos  1o.  y  4o.  de  la  Constitución  Política  de  los 

Estados Unidos Mexicanos, 2, 6 y 7 de la Convención 

Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar 

la Violencia contra la Mujer, “Convención de Belém do 

Pará”, adoptada en la ciudad de Belém do Pará, Brasil, 

el  9  de  junio  de  1994,  publicada  en  el  Diario  Oficial  de 

la  Federación  el  19  de  enero  de  1999  y,  1  y  16  de  la 

Convención de las Naciones Unidas sobre la Eliminación 

de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer, 

adoptada por la asamblea general el 18 de diciembre de 

1979, publicada en el señalado medio de difusión oficial 

el 12 de mayo de 1981, deriva que el derecho humano de 

la mujer a una vida libre de violencia y discriminación es 

interdependiente del derecho a la igualdad; primeramente, 

porque este último funge como presupuesto básico para el 

goce y ejercicio de otros derechos y porque los derechos 

humanos de género giran en torno a los principios de 

igualdad y no discriminación por condiciones de sexo o 

género. Así, el reconocimiento de los derechos de la mujer 

a una vida libre de violencia y discriminación y de acceso 

a la justicia en condiciones de igualdad, exige que todos 

los  órganos  jurisdiccionales  del  país  impartan  justicia 

con  perspectiva  de  género,  que  constituye  un  método 

que  pretende  detectar  y  eliminar  todas  las  barreras  y 

obstáculos que discriminan a las personas por condición 

de sexo o género, es decir, implica juzgar considerando 

las  situaciones  de  desventaja  que,  por  cuestiones  de 

género,  discriminan  e  impiden  la  igualdad.  De  ahí  que 

el juez debe cuestionar los estereotipos preconcebidos 

en la legislación respecto de las funciones de uno u otro 

género, así como actuar con neutralidad en la aplicación 

de  la  norma  jurídica  en  cada  situación;  toda  vez  que  el 

Estado tiene el deber de velar porque en toda controversia 

jurisdiccional donde se advierta una situación de violencia, 

discriminación o vulnerabilidad por razones de género, 

ésta sea tomada en cuenta a fin de visualizar claramente 

la problemática y garantizar el acceso a la justicia de 

forma efectiva e igualitaria. PRIMERA SALA. Amparo 

directo en revisión 2655/2013. 6 de noviembre de 2013. 

Mayoría de cuatro votos de los Ministros Arturo Zaldívar 

Lelo de Larrea, José Ramón Cossío Díaz, quien reservó