PERIÓDICO OFICIAL DEL ESTADO

PÁG. 8

San Francisco de Campeche,

Cam., Enero 19 de 2021

social y los servicios sociales. En el mismo sentido el artículo 10, párrafos 1 y 2, incisos c), d) y e), del Protocolo 

Adicional a la Convención Americana sobre Derechos Humanos en materia de Derechos Económicos, Sociales 

y Culturales, “Protocolo de San Salvador’”, señala que toda persona tiene derecho a la salud, entendida como el 

disfrute del más alto nivel de bienestar físico, mental y social; asimismo, con el fin de hacer efectivo el derecho a 

la salud los Estados parte se comprometen a reconocer la salud como un bien público y particularmente a adoptar, 

entre otras, las medidas para garantizar este derecho, como son la total inmunización contra las principales 

enfermedades infecciosas; la prevención y tratamiento de las enfermedades endémicas, profesionales y de otra 

índole, así como la educación de la población sobre la prevención y tratamiento de los problemas de salud; de 

igual manera, en materia laboral, la Organización Internacional del Trabajo, establece el principio de que los 

trabajadores deben estar protegidos contra las enfermedades en general o las enfermedades profesionales y los 

accidentes resultantes de su trabajo, conforme al preámbulo de la Constitución de la Organización Internacional 

del Trabajo, de la cual México como Parte Contratante ha convenido.

V.  Que la Organización Internacional del Trabajo en América Latina y el Caribe, puso a disposición una nueva 

herramienta sobre seguridad y salud que contiene 10 pasos a seguir, para formular, diseñar y aplicar estrategias 

y  protocolos  de  seguridad  y  salud,  a  nivel  sectorial  y/o  de  empresa,  en  base  al  diálogo  social  bipartito  entre 

empleadores y trabajadores, que permitan un retorno al trabajo seguro y saludable y que actúen como una 

barrera frente a posibles nuevos brotes de contagio derivado del progresivo levantamiento de las medidas para 

enfrentar el SARS-CoV2 (COVID-19). Los objetivos de la herramienta son respaldar la adopción de medidas 

preventivas en los lugares de trabajo frente al riesgo de contagio de COVID-19 y otros riesgos asociados a la 

pandemia, incentivar el diálogo social sobre el tema, y promover buenas prácticas en la formulación de protocolos 

de seguridad y salud laboral. Los 10 pasos son:

1. Establecer un equipo bipartito para organizar el retorno al trabajo.

Promover una evaluación del riesgo como paso previo a la adopción de las medidas preventivas y control. La 

evaluación será el resultado de la relación entre la probabilidad de ocurrencia del peligro y la gravedad de las 

consecuencias del daño producido. Dependerá de las condiciones de trabajo existentes o previstas de cada 

puesto y de las condiciones particulares de cada persona trabajadora.

Informar a los integrantes del equipo sobre los pasos a seguir para organizar, de forma bipartita y en el marco 

de ese equipo, el retorno seguro y saludable al trabajo.

2. Decidir quién regresa al trabajo y cómo.

Garantizar que, antes de reanudar la actividad, se implementan las medidas de prevención y control 

recomendadas según los resultados de la evaluación de riesgos.

Evitar que las personas trabajadoras que pertenecen a grupos de mayor riesgo (ejemplo, mayores de 60 años, 

personas con condiciones de salud pre-existentes y trabajadoras embarazadas o en período de lactancia, 

entre otros) participen en las primeras fases de reapertura. Si esto no es factible, implementar medidas 

específicas para estas personas trabajadoras (ejemplo, asignación a teletrabajo o tareas con menor riesgo, o 

mecanismos de seguridad social previstos en la legislación nacional).

3. Adoptar medidas de ingeniería y organizacionales.

Promover, en la medida de lo posible, el trabajo a distancia. Revisar los procesos y espacios de trabajo a fin 

de reducir, en la medida de lo posible, la interacción y el contacto entre las personas.

4. Adoptar medidas de limpieza y desinfección de forma regular.

Proceder a una limpieza y desinfección minuciosa de las instalaciones antes del retorno a los lugares de 

trabajo. Informar a las personas trabajadoras y a terceros sobre las medidas de limpieza y desinfección 

adoptadas y sobre los horarios de implementación de las mismas.

5. Promover medidas de higiene personal.