De  acuerdo  con  la  Encuesta  Nacional  sobre  la  Discriminación  (ENADIS)  realizada  en  2010

4

,  24  %  de  los  mexicanos  no 

estaban  dispuestos  a  permitir  que  en  su  casa  vivieran  personas  de  otra  religión,  23  %  no  lo  permitiría  en  el  caso  de 
personas  de  otra raza y  44  % en  el  caso  de  homosexuales.  Además,  una  encuesta  realizada  por  el  Comité  de  Violencia 
Sexual de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas en 2016 señaló que 7 de cada 10 personas fueron discriminadas en 
espacios  educativos  por  su  orientación  sexual  y  que  6  de  cada  10  personas  de  la  comunidad  LGBTTTIQ  no  reciben 
información sobre enfermedades sexuales. 
 
La población LGBTTTIQ representa uno de los sectores más susceptibles de vivir discriminación, procesos de exclusión y 
violencia  en  los  diferentes  espacios  públicos  y  privados  de  su  cotidianidad,  tanto  a  nivel  nacional  como  estatal,  lo  que 
significa una violación a sus derechos humanos, la vulneración a su estado físico, emocional y psicológico, y un atentado a 
tener una calidad de vida digna, bajo condiciones de igualdad y no discriminación. Ahora bien, parece pertinente aclarar dos 
categorías importantes para comprender la diversidad sexual: 

 

I. 

Identidad de género: vivencia interna e individual del género tal como cada persona la siente profundamente, la cual 
podría  corresponder  o  no  con  el  sexo  del  nacimiento,  incluyendo  la  vivencia  personal  del  cuerpo  (que  podría 
involucrar  la modificación  de  la  apariencia o  la función  corporal  a través  de medios médicos, quirúrgicos o  de  otra 
índole, siempre que la misma sea libremente escogida) y otras expresiones de género, incluyendo la vestimenta, el 
modo de hablar y los modales; y 
 

II. 

Orientación  sexual:  capacidad  de  cada  persona  de  sentir  una  profunda  atracción  emocional,  afectiva  y  sexual  por 
personas de un género diferente al suyo, o de su mismo género, o de más de un género, así como a la capacidad de 
mantener relaciones íntimas y sexuales con estas personas.

5

 

 
Las  investigaciones  sobre el  género y  la  identidad  son  relativamente  recientes.  En este  panorama  John Money, psicólogo 
neozelandés especializado en sexología, quien publicó en 1955, el Desarrollo de la sexualidad humana y es quien acuñó el 
término género, nos indica que el sexo no es una verdad unitaria o entrañable, porque en realidad lo que entendemos como 
sexo  es  todo  un  cuerpo  que  depende  de  glándulas,  genes,  hormonas,  etc.  y  el  género  implica  vivir  cotidianamente  las 
prácticas  y  costumbres  de  lo  que  es  masculino/femenino,  traduciéndose  en  los  comportamientos,  actitudes  y  roles  que 
conforman la autopercepción. 
 
A partir de esto,  resaltamos lo siguiente: la identidad de género (femenino/masculino) no necesariamente corresponde con 
la  orientación  sexual.  Por  ejemplo,  una  persona  cuya  biología  la  categoriza  como  mujer  puede  tener  una  identidad  de 
género masculina y sentirse atraída erótica y afectivamente por hombres. 
 
En otro caso, una persona con biología considerada como masculina e identidad de género femenina puede sentirse atraída 
por mujeres y hombres. Ello es parte de las múltiples configuraciones de la diversidad humana. 
 
Además,  las  identidades  son  dinámicas  y  pueden  modificarse  a  lo  largo  de  la  vida  de  manera  que,  es  posible  que  una 
persona autodefinida como heterosexual pueda sentir una inclinación homosexual en algún punto de su vida, o viceversa. 
Esto no supone que la persona pueda modificar su orientación o que deba cambiar su preferencia bajo presión social.

6

  

 
La orientaci

ón sexual de una persona es independiente del sexo que le asignaron al nacer, e independiente de su identidad 

de g

énero. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos al respecto, ha indicado que la orientación sexual constituye 

un componente fundamental de la vida privada de las personas y que existe una clara conexi

ón entre la orientación sexual y 

el desarrollo de la identidad y el plan de vida de cada persona, incluyendo su personalidad, y las relaciones con otros seres 
humanos.

7

 

 

En conexi

ón con ello, la Corte Interamericana ha establecido que la orientación sexual de una persona se encuentra ligada 

al concepto de libertad y la posibilidad de toda persona de auto-determinarse y escoger libremente las circunstancias que le 
dan sentido a su existencia, conforme a sus propias opciones y convicciones.

8

  

 

Este fundamento da fuerza a la  presente  iniciativa, asimismo reitera el  contenido del  artículo 26 del Pacto Internacional de 
Derechos  Civiles  y  Políticos;  y  el  artículo  2,  numeral  2  del  Pacto  Internacional  de  Derechos  Económicos,  Sociales  y 
Culturales,  relativos  a  la  no  discriminación,  y  se  prevé  una  sanción  por  la  aplicación  de  las 

denominadas  “terapias  de 

conversión”,  prácticas  que  buscan  corregir,  eliminar, modificar  o  revertir  la  orientación  sexual,  la  expresión  o  identidad de 
género  de  las  personas,  mediante  pseudo  tratamientos  psicológicos  o  religiosos  que  abarcan  desde  los  golpes,  la 

 

4

  Encuesta  Nacional  sobre  Discriminación  en  México,  Enadis  2010,  resultados  generales.  Visto  [24  de  marzo  de  2020]  en: 

https://www.conapred.org.mx/documentos_cedoc /Enadis-2010-RG-Accss-002.pdf  

5

 Ídem  

6

 Idem 

7

 CIDH, Demanda ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos en el caso de Karen Atala e hijas (Caso 12.502) contra el Esta do de 

Chile, 17 de septiembre de 2010, p

árrs. 111 y 116. 

8

 Corte IDH. Caso Karen Atala Riffo e hijas Vs. Chile. Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 24 de febrero de 2012. Serie C No. 239, 

p

árr. 136