discriminatorios llevan consigo el resultado de la destrucción de los derechos fundamentales de las personas y perjudican el 
entorno social de los individuos.  
 
También creemos que, la no discriminación es parte de una concepción fundamental de la justicia. Una sociedad justa es 
aquella en la que no existen, o al menos no son significativos, los tratos de desprecio hacia grupos completos por razón de 
una característica o atributo como el sexo, la discapacidad, la edad, el origen étnico, la religión, la preferencia sexual y otros 
atributos que además han sido estigmatizados y asociados con inferioridad y falta de valor. 
 
Asimismo,  estamos  convencidos  de  que  el  esquema  de  una  sociedad  justa  tienen  que  concurrir  también  la  vigencia  de 
derechos  y  libertades  fundamentales  y  las  condiciones  socioeconómicas  que  garanticen  el  bienestar  general,  pero  la  no 
discriminación  es  imprescindible  y,  en  este  sentido,  destacamos  lo  previsto  en  el  5°,  párrafo  cuarto  de  la  Constitución 
Política del Estado Libre y Soberano de México, que textualmente refiere: “queda prohibida toda discriminación motivada por 
origen  étnico  o  nacional,  género,  edad,  discapacidades,  condición  social,  condiciones  de  salud,  religión,  opiniones, 
orientación  sexual  e  identidad  de  género,  estado  civil  o  cualquier  otra  que  atente  contra  la  dignidad  humana  y  tenga  por 
objeto anular o menoscabar los derechos y libertades de las personas”.  
 
En  este  contexto,  es  un  imperativo  evitar  la  discriminación,  sobre  todo,  en  contra  de  la  comunidad  LGBTTTIQ,  que  se 
presenta  de  manera  cotidiana,  en  múltiples  niveles:  en  los  entornos  familiares,  laborales,  institucionales,  propósito  que 
encierra la iniciativa de decreto que se dictamina. 
 
En  efecto,  la  iniciativa  de  decreto  se  vincula  con  la  identidad  de  género  y  busca  su  respeto  como  parte  de  las  múltiples 
configuraciones de la diversidad humana. 
 
Sobre  el  particular  destaca  que  la  Corte  Interamericana  ha  establecido  que  la  orientación  sexual  de  una  persona  se 
encuentra  ligada  al  concepto  de  libertad  y  la  posibilidad  de  toda  persona  de  auto-determinarse  y  escoger  libremente  las 
circunstancias  que  le  dan  sentido  a  su  existencia,  conforme  a  sus  propias  opciones  y  convicciones,  y  de  acuerdo  con  el 
contenido  del  artículo  26  Pacto  Internacional  de  Derechos  Civiles  y  Políticos;  y  el  artículo  2,  numeral  2  del  Pacto 
Internacional  de  Derechos  Económicos,  Sociales  y  Culturales,  relativos  a  la  no  discriminación,  prevé  una  sanción  por  la 
aplicación de las denomina

das “terapias de conversión”. 

 
Estas  prácticas  como  lo  refiere  la  iniciativa  de  decreto  en  la  mayoría  de  los  casos  provienen  de  organizaciones  con  una 
perspectiva ideológica que condena la homosexualidad, y los resultados que arrojan están colmados de prejuicios sociales, 
porque  quienes  las  ofrecen  no  son  clínicas  especializadas,  sino  “cursos  o  talleres”  manejados  en  la  informalidad, 
violentando la libre determinación de las personas. 
 
En consecuencia, las y los integrantes de las comisiones legislativas respaldamos la propuesta y coincidimos en incorporar 
algunas  modificaciones  para  adicionar  el  artículo  211  Sexies  y  el 

Capítulo  VII  “Delitos  contra  el  libre  desarrollo  de  la 

personalidad  y  la  identidad  sexual”  al  Subtítulo  Cuarto  del  Título  Segundo  del  Código  Penal  del  Estado  de  México,  y 
establecer que a quien someta, coaccione u obligue a otro, a recibir o realizar procedimientos o métodos con la finalidad de 
cambiar su orientación sexual, y derivado de éstos se afecte su integridad física o psicológica, se le impondrá de uno a tres 
años de prisión o de veinticinco a cien días de trabajo en favor de la comunidad y de cincuenta a doscientos días multa.  
 
Agregando  que  se  entiende  por  terapias  de  conversi

ón  aquellas  prácticas  consistentes  en  sesiones  psicológicas, 

psiquiátricas o tratamientos en las que se emplea violencia física, moral, psicoemocional o sexual, mediante tratos crueles, 
inhumanos o degradantes que atenten contra la autodeterminación sexual de las personas.  
 
Asimismo,  que,  si  la  conducta  se  lleva  a  cabo  contra  personas  menores  de  edad,  con  discapacidad,  adultas  mayores, 
privadas de libertad o que no tienen  la capacidad para comprender el significado del hecho, la pena se aumentará en una 
mitad. 
 
Estimamos pertinente que se aumente la pena en una mitad, cuando la víctima sea ascendiente, descendiente, hermano, 
pupilo, tutor, cónyuge, concubina o concubinario del inculpado. 

 

De  igual  forma,  establecemos  los  casos  en  que  se  persigue  de  oficio y  precisamos  que  las  sanciones  se  impondrán con 
independencia de las que correspondan por la comisión de otro u otros delitos, como se expresa en el Proyecto de Decreto. 

 

Por  lo expuesto, justificada  la  pertinencia social  de  la  iniciativa  y  acreditados  los requisitos  legales  de  fondo y forma,  nos 
permitimos concluir con los siguientes: 

 

RESOLUTIVOS 

 

PRIMERO.- Es de aprobarse en lo conducente, conforme al Proyecto de Decreto correspondiente, la Iniciativa con Proyecto 
de  Decreto  que  reforma  el  artículo  211  del  Código  Penal  del  Estado  de  México.  (Se  adiciona  el  artículo  211  Sexies  y  el