Pág. 7388 

PERIÓDICO OFICIAL 

10 de marzo de 2021 

PODER LEGISLATIVO 

 
LA  QUINCUAGÉSIMA  NOVENA  LEGISLATURA  DEL  ESTADO  DE  QUERÉTARO,  EN  EJERCICIO  DE  LAS 
FACULTADES  QUE  LE  CONFIEREN  LOS  ARTÍCULOS  17,  FRACCIÓN  XIX,  DE  LA  CONSTITUCIÓN 
POLÍTICA DEL ESTADO LIBRE Y SOBERANO DE QUERÉTARO Y 81 DE LA LEY ORGÁNICA DEL PODER 
LEGISLATIVO DEL ESTADO DE QUERÉTARO, Y 
 

CONSIDERANDO 

 
1. 

Que la Declaración Universal de los Derechos Humanos es el fundamento y punto de partida del derecho 

internacional de los derechos humanos, marcando la pauta respecto a los más esenciales valores y normas que 
son compartidas y reconocidas por la comunidad internacional. En este sentido, el artículo 19 de la Declaración 
señala que, “todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión, este derecho incluye el de no 
ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, 
sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión”. 
 
2. 

Que el artículo 19, párrafo primero del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, al que México se 

adhirió  el  23  de  marzo  de  1981,  garantiza  el  derecho  de  toda  persona  a  no  ser  molestada  a  causa  de  sus 
opiniones.  Además,  el  artículo  19,  párrafo  segundo,  protege  el  derecho  de  las  personas  de  buscar,  recibir  y 
difundir  informaciones  e  ideas  de  toda  índole,  sin  consideración  de  fronteras  y  por  cualquier  procedimiento. 
Adicionalmente conforme al artículo 19, párrafo tercero, toda restricción a este derecho deberá estar fijada por la 
ley  y  ser  necesaria  y  proporcionada  para  asegurar  los  derechos  o  la  reputación  de  los  demás,  la  seguridad 
nacional, el orden público o la salud y la moral públicas. 
 
De acuerdo a lo establecido en este último párrafo las moderaciones y control que se impongan a la libertad de 
expresión deben cumplir los siguientes criterios bien establecidos, el primero de ellos es el de legalidad, ya que 
al establecer que todas las restricciones deben estar previstas en la ley, se desprende entonces que es necesario 
su aprobación por medio de los procedimientos jurídicos ordinarios para limitar la discrecionalidad, pudiendo así 
distinguir entre las expresiones legales o ilegales con la suficiente precisión, ya que el seguimiento y supervisión 
del  criterio  de  legalidad  le  corresponderá  a  los  organismo  jurisdiccionales  independientes  e  imparciales.  El 
segundo criterio  es el de  la necesidad  y  la proporcionalidad de la restricción del derecho o libertad,  el cual se 
traduce en la obligación de imponer la menor carga posible al ejercicio del derecho mientras se protege el interés 
legítimo del Estado. El tercer criterio corresponde a la legitimidad, el cual señala que la legalidad de la restricción 
deberá estar orientada a proteger los intereses señalados en el párrafo 3, del artículo 19 del Pacto, ya sea los 
derechos o la reputación de los demás, la seguridad nacional o el orden público, o la salud o la moral públicas. 
 
De igual manera, se ha advertido que las restricciones que pretendan atender lo contemplado en el artículo 20, 
párrafo segundo, del Pacto, respecto a que se debe prohibir la apología del odio nacional, racial o religioso que 
constituya incitación a la discriminación, la hostilidad o la violencia, deben también cumplir con los criterios de 
legalidad, necesidad y legitimidad 
 
En  el  contexto  del  marco  jurídico  internacional  de  México,  podemos  resaltar  su  adhesión  a  la  jurisdicción  del 
sistema  interamericano  de  derechos  humanos,  siendo  la  respuesta  regional  por  atender  por  medio  de  los 
organismos que se encargan, siendo estos la Comisión de Derechos Humanos, así como la Corte Interamericana 
de  Derechos  Humanos,  los  cuales  sirven  de  mecanismo  de  ejecución  de  los  derechos  contemplados  en  la 
Convención Americana sobre Derechos Humanos.  
 
3. 

Que la  Asamblea General  de la Organización de  las  Naciones Unidas, en su resolución 68/163 resaltó la 

importancia de la libertad de opinión y expresión en la creación de sociedades y democracias. En las resoluciones 
mencionadas, ambos órganos enfatizaron y afirmaron que los mismos derechos que las personas tienen fuera 
de  línea,  también  deben  protegerse  en  línea,  y  en  particular  la  libertad  de  expresión.  El  Comité  de  Derechos 
Humanos  destacó,  en  el  párrafo  2  de  su  observación  general  núm.  34,  del  año  2011,  relativa  a  la  libertad  de 
opinión  y  la  libertad  de  expresión,  que  la  libertad  de  opinión  y  la  libertad  de  expresión  son  condiciones 
indispensables para el pleno desarrollo de la persona y son fundamentales para toda sociedad.