10 de marzo de 2021 

LA SOMBRA DE ARTEAGA 

Pág. 7389 

En  el  contexto  del  marco  jurídico  internacional  de  México,  podemos  resaltar  su  adhesión  a  la  jurisdicción  del 
sistema  interamericano  de  derechos  humanos,  siendo  la  respuesta  regional  por  atender  por  medio  de  los 
organismos que se encargan, siendo estos la Comisión de Derechos Humanos, así como la Corte Interamericana 
de  Derechos  Humanos,  los  cuales  sirven  de  mecanismo  de  ejecución  de  los  derechos  contemplados  en  la 
Convención Americana sobre Derechos Humanos. 
 
4. 

Que en este sentido, la Corte Interamericana de Derechos Humanos también ha señalado que la libertad de 

expresión es una piedra angular en la existencia misma de una sociedad democrática. Es indispensable para la 
formación de la opinión pública y para que la comunidad, a la hora de ejercer sus opciones, esté suficientemente 
informada. Es por eso que, es posible afirmar que una sociedad que no está bien informada no es plenamente 
libre.  La libertad de expresión es por lo tanto no sólo un derecho de los individuos sino de la sociedad misma. 
 
5. 

Que por su parte, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos estableció un marco jurídico que regula 

la  efectiva  protección  de  la  libertad  de  expresión  en  el  hemisferio,  incorporando  las  principales  doctrinas 
reconocidas en diversos instrumentos internacionales, a través de la Declaración de Principios sobre la Libertad 
de Expresión, convirtiéndose en el documento fundamental para la interpretación del Artículo 13 de la Convención 
Americana sobre Derechos Humanos.  
 
6. 

Que la Declaración de Principios sobre la Libertad de Expresión desarrolla 13 principios que amplían en el 

marco de los estándares internacionales para la defensa efectiva del ejercicio de la libertad de expresión, donde 
se puntualiza que la libertad de expresión no es una concesión de los Estados, sino un derecho fundamental que 
abarca  todas  las  formas  y  manifestaciones,  es  decir  todas  las  expresiones  artísticas,  culturales,  sociales, 
religiosas, políticas o cualquier otra índole.  
 
Destaca  que,  los  Estados  tienen  la  obligación  de  prohibir  la  censura  previa,  interferencia  o  presión  directa  o 
indirecta sobre cualquier expresión, opinión o información difundida a través de cualquier medio de comunicación 
oral, escrito, artístico, visual o electrónico. Siendo necesario que las medidas restrictivas a la libertad de expresión 
se  encuentren  en  responsabilidades  ulteriores,  tales  como  sanciones  civiles  o  jurisdiccionales  posteriores,  las 
cuales deben estar reguladas y definidas en la ley, siendo esto la garantía de la libertad de expresión, evitando 
así que ciertas personas, grupos, ideas o medios de expresión queden excluidos del debate público. Por lo que, 
mediante  conceptos  jurídicos  determinados,  cuyo  contenido  pueda  ser  predecible,  que  utilice  las  reglas  de  la 
razonabilidad y la sana lógica, y cuya interpretación solo admite una solución justa se satisface la legitimidad de 
dichas restricciones para la libertad de expresión, y no a través de la censura previa a la expresión no publicada. 
 
Retomando una interpretación de la Corte Europea de Derechos Humanos, la Corte Interamericana ha señalado 
que la protección a la libertad de expresión debe extenderse no sólo a la información o las ideas favorables, sino 
también a aquellas que ofenden, resultan chocantes o perturban”, porque tales son las exigencias del pluralismo, 
la tolerancia y apertura mental sin las cuales no existe una sociedad democrática. 
 
En  este  sentido,  se  señala  que  la  libertad  de  pensamiento  y  expresión  abarca  el  derecho  para  la  difusión  de 
información e ideas a través de cualquier medio, advirtiendo de la indivisibilidad de la expresión  y la difusión de 
las ideas y del pensamiento, ya que una restricción a la posibilidad de divulgación representa directamente un 
límite al derecho de expresarse libremente.  
 
7. 

Que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, a través del Informe sobre la Compatibilidad entre 

las Leyes de Desacato y la Convención Americana sobre Derechos Humanos ha expresado al respecto que el 
uso  de  poderes  para  limitar  la  expresión  de  ideas  se  presta  al  abuso,  ya  que  al  acallar  ideas  y  opiniones 
impopulares o críticas se restringe el debate que es fundamental para el funcionamiento eficaz de las instituciones 
democráticas.  La limitación en el libre flujo de ideas que no incitan a la violencia anárquica es incompatible con 
la  libertad  de  expresión  y  con los principios  básicos  que sostienen las formas pluralistas  y  democrática de las 
sociedades actuales. 
 
En  síntesis,  de  acuerdo  con  los  tratados  internacionales  de  derechos  humanos,  las  razones  por  las  que  se 
permiten restricciones a la libertad de expresión son las siguientes: los Estados pueden restringir el discurso o la 
expresión que constituya propaganda de guerra u odio nacional, racial o religioso. Los Estados pueden restringir 
el acceso a la información y la difusión de algunas informaciones por motivos de seguridad nacional y emergencia