Pág. 7392 

PERIÓDICO OFICIAL 

10 de marzo de 2021 

gubernamentales  o  los  agentes  privados,  sean  los  evaluadores  de  contenido,  sino  que  esta  encomienda  les 
corresponde a las autoridades judiciales, puesto que el juicio de las empresas no puede estar por encima de los 
criterios del derecho internacional de los derechos humanos.    
 
De manera que, el contexto actual donde las normas y lineamientos privados de las empresas, varían de acuerdo 
con  el  modelo  de  negocio,  aunado  a  las  condiciones  subjetivas  de  interés  de  la  comunidad,  han  dado  como 
resultado  un  ambiente  inestable,  imprevisible  e  inseguro  para  todos  los  usuarios,  contribuyendo  incluso  a  la 
vigilancia de los Gobiernos. Ante la inexistencia de un marco nacional normativo adecuado para la coexistencia 
entre las empresas, el Gobierno y los usuarios, resulta necesario la generación de un marco de responsabilidad 
común, que a través de las leyes pertinentes e inspiradas en el derecho internacional de los derechos humanos 
puedan aportar la certidumbre jurídica para todos los involucrados.  
 
13.  Que resulta impostergable el análisis del fenómeno anteriormente expuesto, y en esa tarea deben plantearse 
líneas de acción específicas para la generación de un marco regulatorio que efectivice los derechos humanos en 
las plataformas tecnológicas.  
 
14.  Que  el  reconocimiento  de  que  la  libertad  de  opinión  y  expresión  resulta  un  derecho  que  no  puede  verse 
vulnerado  e  imposibilitado  bajo  el  criterio  y  determinación  de  un  agente  u  organismo  particular,  como  lo  son 
actualmente  las  plataformas  tecnológicas.  Por  ello,  resulta  necesario  que  en  el  proceso  del  diseño,  análisis  e 
implementación del marco regulatorio del fenómeno que representan las plataformas tecnológicas en México y 
su papel en posibles vulneraciones a los derechos humanos, sean incluidos todos los sectores de la sociedad, 
tanto de la sociedad civil, academia, iniciativa privada, entre otros.   
 
15.  Que  debemos  impulsar  los  ejercicios  de  parlamento  abierto  que  permitan  el  más  alto  nivel  de  dialogo  y 
construcción de propuestas viables para un abordaje técnico y profesional del problema, así como de las posibles 
alternativas que atiendan integralmente dicho fenómeno. 
 
16.  Que es primordial que las plataformas tecnológicas aseguren la mayor transparencia posible en las políticas, 
normas y lineamientos que afectan el derecho a la libertad de opinión  y a la libertad de expresión, así como a 
otros derechos humanos fundamentales. Priorizando de esta manera la generación de las bases normativas que 
puedan garantizar que las evaluaciones y solicitudes de regulación de contenido sean en el marco de un análisis 
transparente  respecto  a  sus  metodologías,  a  la  interpretación  e  inclusión  de  las  obligaciones  legales  y  de  la 
adecuada proporcionalidad de las posibles acciones u omisiones. 
 
17.  Que  es  vital  el  impulsar  la  capacidad  de  los  usuarios  para  impugnar  las  medidas  adoptadas  respecto  al 
contenido o al seguimiento de las quejas relacionadas con este, promoviendo de esta manera la posibilidad de la 
creación de mecanismos sólidos para la reparación de vulneraciones o afectaciones a derechos humanos en el 
entorno virtual, evitando así la censura previa y excesiva mediante lineamientos compatibles con los criterios de 
los derechos humanos.  
 
18.  Que debemos abordar e impulsar la reflexión y el debate sobre la necesidad de regular a las corporaciones 
tecnológicas en el contexto de las recientes acciones en donde se han extra limitado bajo el amparo discrecional 
de políticas y normativas internas en el espacio virtual, por lo que comprendiendo que las redes sociales se han 
convertido en el nuevo espacio público de encuentro comunitario, corresponde al Estado coordinar los esfuerzos 
para ofrecer el marco de referencia mínimo que pueda orientar los criterios y consideraciones para el diseño y 
generación de  las acciones  específicas  que hagan  compatibles  las reglas  en el  entorno  digital con  el  derecho 
internacional  de  los  derechos  humanos.  Estas  acciones  quedan  de  manifiesto  cuando  nos  encontramos  con 
referencias como las de Global Web Index 2019, en donde encuadran a México como el sexto lugar en consumo 
de  internet en el mundo,  y según  la  Asociación Mexicana  de  Internet, entre  las principales  actividades que se 
realizan en  línea son  el  uso de plataformas sociales, entre las que  destacan Whatsapp, Facebook, Instagram, 
YouTube y Twitter. 
 
Por  lo  anteriormente  expuesto,  la  Quincuagésima  Novena  Legislatura  del  Estado  de  Querétaro,  expide  el 
siguiente: