PERIÓDICO OFICIAL DEL ESTADO

PÁG. 9

San Francisco de Campeche,

Cam., Marzo 22 de 2021

Mercedes  Verónica  Sánchez  Miguez  y  Oscar  Vázquez 

Moreno.” 

Criterio que aunque no se pronuncia respecto a una ley 

local, si deja claro que el divorcio sin manifestación de 

causa consolida las garantías de libertad y vida privada, 

so  pena  de  proceder  contra  las  autoridades  que  las 

vulneren.

En tales condiciones, como el matrimonio es una institución 

de  derecho  civil  que  tiene  como  base  la  autonomía  de 

la voluntad de las personas, lo que implica una decisión 

libre de ambas para continuar unidas o no en ese vínculo; 

es claro que no se justifica que el legislador local lejos 

de garantizar el ejercicio libre de ese derecho vinculado 

con el estado civil que a cada uno de los consortes les 

corresponde decidir, lo restrinja, precisamente al sujetar 

la  disolución  del  vínculo  matrimonial  a  la  demostración 

de  determinadas  causales,  o  bien,  la  existencia  de 

un  acuerdo  mutuo  de  los  cónyuges,  porque  con  ello 

desconoce el derecho del que quiere divorciarse; de ahí 

que en las condiciones apuntadas si no existe la voluntad 

de uno de los consortes para continuar con el matrimonio, 

el divorcio debe autorizarse, puesto que esa decisión les 

compete a cada uno de ellos del mismo modo en que lo 

hicieron al celebrar su matrimonio.

Sirve de fundamento a lo anterior la jurisprudencia cuyo 

texto a la letra dice:

“DIVORCIO NECESARIO. EL RÉGIMEN DE DISOLUCIÓN 

DEL MATRIMONIO QUE EXIGE LA ACREDITACIÓN 

DE  CAUSALES,  VULNERA  EL  DERECHO  AL  LIBRE 

DESARROLLO DE LA PERSONALIDAD (CÓDIGOS 

DE  MORELOS,  VERACRUZ  Y  LEGISLACIONES 

ANÁLOGAS).  El  libre  desarrollo  de  la  personalidad 

constituye  la  expresión  jurídica  del  principio  liberal  de 

“autonomía de la persona”, de acuerdo con el cual al ser 

valiosa en sí misma la libre elección individual de planes 

de vida, el Estado tiene prohibido interferir en la elección 

de  éstos,  debiéndose  limitar  a  diseñar  instituciones 

que  faciliten  la  persecución  individual  de  esos  planes 

de  vida  y  la  satisfacción  de  los  ideales  de  virtud  que 

cada  uno  elija,  así  como  a  impedir  la  interferencia  de 

otras  personas  en  su  persecución.  En  el  ordenamiento 

mexicano,  el  libre  desarrollo  de  la  personalidad  es 

un  derecho  fundamental  que  permite  a  los  individuos 

elegir  y  materializar  los  planes  de  vida  que  estimen 

convenientes, cuyos límites externos son exclusivamente 

el orden público y los derechos de terceros. De acuerdo 

con lo anterior, el régimen de disolución del matrimonio 

contemplado en las legislaciones de Morelos y Veracruz 

(y  ordenamientos  análogos),  que  exige  la  acreditación 

de causales cuando no existe mutuo consentimiento 

de  los  contrayentes,  incide  en  el  contenido  prima  facie 

del  derecho  al  libre  desarrollo  de  la  personalidad.  En 

este  sentido,  se  trata  de  una  medida  legislativa  que 

restringe  injustificadamente  ese  derecho  fundamental, 

toda vez que no resulta idónea para perseguir ninguno 

de  los  límites  que  imponen  los  derechos  de  terceros  y 

de  orden  público.  En  consecuencia,  los  artículos  175 

del Código Familiar para el Estado de Morelos y 141 del 

Código Civil para el Estado de Veracruz, en los cuales se 

establecen las causales que hay que acreditar para que 

pueda  decretarse  la  disolución  del  matrimonio  cuando 

no  existe  mutuo  consentimiento  de  los  cónyuges,  son 

inconstitucionales. De acuerdo con lo anterior, los jueces 

de esas entidades federativas no pueden condicionar el 

otorgamiento del divorcio a la prueba de alguna causal, 

de tal manera que para decretar la disolución del vínculo 

matrimonial basta con que uno de los cónyuges lo solicite 

sin necesidad de expresar motivo alguno. No obstante, 

el hecho de que en esos casos se decrete el divorcio sin 

la existencia de cónyuge culpable no implica desconocer 

la necesidad de resolver las cuestiones familiares 

relacionadas  con  la  disolución  del  matrimonio,  como 

pudieran ser la guarda y custodia de los hijos, el régimen 

de convivencias con el padre no custodio, los alimentos o 

alguna otra cuestión semejante. 

Contradicción  de  tesis  73/2014.  Suscitada  entre  el 

Cuarto  Tribunal  Colegiado  del  Décimo  Octavo  Circuito 

y el Segundo Tribunal Colegiado de Circuito del Centro 

Auxiliar de la Cuarta Región, en apoyo del Primer Tribunal 

Colegiado  en  Materia  Civil  del  Séptimo  Circuito.  25  de 

febrero  de  2015.  La  votación  se  dividió  en  dos  partes: 

mayoría de cuatro votos por la competencia. Disidente: 

José Ramón Cossío Díaz. Mayoría de tres votos de los 

Ministros  Arturo  Zaldívar  Lelo  de  Larrea,  José  Ramón 

Cossío Díaz y Olga Sánchez Cordero de García Villegas, 

en cuanto al fondo. Disidentes: Jorge Mario Pardo 

Rebolledo, quien reservó su derecho para formular voto 

particular y Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena. Ponente: Arturo 

Zaldívar Lelo de Larrea. Secretario: Arturo Bárcena 

Zubieta.” 

En  efecto,  si  no  se  tutela  jurídicamente  el  derecho  a 

permanecer casado, tampoco puede considerarse que la 

declaración judicial de divorcio constituya un acto privativo 

de  derechos,  es  decir,  que  si  bien  es  cierto  la  familia 

es  el  elemento  natural  y  fundamental  de  la  sociedad  y 

debe  ser  protegida  por  el  Estado;  sin  embargo,  familia  

y  matrimonio  no  son  conceptos  equivalentes,  lejos  de 

ello, el matrimonio únicamente es una de las formas que 

existen  para  formar  una  familia  y  por  lo  tanto,  resulta 

legítima la disolución del vínculo matrimonial, siempre y 

cuando se asegure la igualdad de derechos, la adecuada 

equivalencia de responsabilidades de los cónyuges y la 

protección necesaria de los hijos sobre la base única del 

interés y conveniencia de ellos; es decir existiendo una 

igualdad de género, la cual  consiste en el acceso de las 

mujeres y de los hombres al mismo trato y oportunidades 

para el reconocimiento, goce y ejercicio de los derechos 

humanos;  por  lo  que  la  igualdad  de  género  tiene  su