DERECHO HUMANO A LA IGUALDAD JURÍDICA. RECONOCIMIENTO DE SU DIMENSIÓN SUSTANTIVA O 
DE HECHO EN EL ORDENAMIENTO JURÍDICO MEXICANO.

3

 

El derecho humano a la igualdad jurídica ha sido tradicionalmente interpretado y configurado en el ordenamiento 
jurídico mexicano a partir de dos principios: el de igualdad ante la ley y el de igualdad en la ley (los cuales se han 
identificado como igualdad en sentido formal o de derecho). El primer principio obliga, por un lado, a que las normas 
jurídicas sean aplicadas de modo uniforme a todas las personas que se encuentren en una misma situación y, a su 
vez, a que los órganos materialmente jurisdiccionales no puedan modificar arbitrariamente sus decisiones en casos 
que compartan la misma litis, salvo cuando consideren que deben apartarse de sus precedentes, momento en el 
que deberán ofrecer una fundamentación y motivación razonable y suficiente. Por lo que hace al segundo principio, 
éste opera frente a la autoridad materialmente legislativa y tiene como objetivo el control del contenido de la norma 
jurídica  a  fin  de  evitar  diferenciaciones  legislativas  sin  justificación  constitucional  o  violatorias  del  principio  de 
proporcionalidad en sentido amplio. No obstante lo anterior, debe destacarse que la Constitución Política de los 
Estados Unidos Mexicanos no es ciega a las desigualdades sociales, por lo que contiene diversas protecciones 
jurídicas  a  favor  de  grupos  sujetos  a  vulnerabilidad,  a  través,  por  ejemplo,  de  manifestaciones  específicas  del 
principio de igualdad, tales como la igualdad entre el varón y la mujer (artículo 4o., párrafo primero) y la salvaguarda 
de la pluriculturalidad  de los pueblos  indígenas  de  manera equitativa  (artículo  2o,.  apartado  B).  Así,  la  igualdad 
jurídica en nuestro ordenamiento constitucional protege tanto a personas como a grupos. De ahí que se considere 
que el derecho humano a la igualdad jurídica no sólo tiene una faceta o dimensión formal o de derecho, sino también 
una de carácter sustantivo o de hecho, la cual tiene como objetivo remover y/o disminuir los obstáculos sociales, 
políticos, culturales, económicos o de cualquier otra índole que impiden a ciertas personas o grupos sociales gozar 
o ejercer de manera real y efectiva sus derechos humanos en condiciones de paridad con otro conjunto de personas 
o grupo social. 

SEXTO.- Se advierte que las iniciativas presentadas persiguen el mismo fin, sin embargo, la iniciativa presentada por la 
Diputada Ana Karen Hernández Aceves contempla la modificación del articulado que dispone el otorgamiento de cargos, 
mientras que la iniciativa de la Diputada Ma. Remedios Olivera Orozco contempla la reforma de forma general, por ello, se 
opta por la propuesta de la Diputada Ana Karen Hernández Aceves; en uso de la atribución conferida en el artículo 130 del 
Reglamento  de  la  Ley  Orgánica  del  Poder  Legislativo  del  Estado  de  Colima,  se  modifica  la  redacción  propuesta  por  la 
Diputada Ana Karen Hernández Aceves, cambiando la frase “en base” a la frase “con base”. 

SÉPTIMO.- Por lo expuesto en los considerandos que anteceden, resulta viable la propuesta de la Diputada Ma. Remedios 
Olivera Orozco, respecto de la reforma al artículo 36 de la Ley de Municipio Libre del Estado de Colima, pues es deber del 
legislador  crear  leyes  en  observancia  al  derecho  de  Igualdad  y  no  Discriminación,  así  como  contemplar  el  principio  de 
paridad en los nombramientos de los cargos públicos. 

Aunado  a  lo  anterior,  el  artículo  91  de  la  Constitución  Política  del  Estado  establece  que  los  ayuntamientos  crearán  las 
dependencias  y  entidades  de  la  administración  pública  municipal  necesarias  para  cumplir  con  las  atribuciones  de  su 
competencia, observando en su integración el principio de paridad de género. 

OCTAVO.-  Finalmente,  estas  Comisiones  Dictaminadoras,  resolvemos  la  viabilidad  de  la  Iniciativa  descrita  en  los 
Antecedentes 1 y 2, pues se dimensiona que estas reformas contribuyen a garantizar el derecho humano de Igualdad y el 
Principio  Constitucional  de  Paridad,  así  como  también  representa  un  apego  estricto  a  los  Derechos  Fundamentales 
contenidos en Nuestra Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, como en los instrumentos Internacionales 
ratificados por nuestro País. 

Por lo antes expuesto se expide el siguiente  

DECRETO NO. 448 

ARTÍCULO PRIMERO.- Se reforman los artículos 5, 10, 15 y 45 de la Ley Orgánica de la Administración Pública del Estado 
de Colima, para quedar como sigue: 

Artículo  5.-  El  Gobernador  podrá  nombrar  y  remover  libremente,  a  los  titulares  de  las  dependencias  y  entidades  de  la 
Administración Pública del Estado y demás servidores públicos cuyo nombramiento o remoción no esté determinado de 
otro  modo  en  la  Constitución  del  Estado  o  en  otras  leyes.  Las  designaciones  se  efectuarán  con  base  al  Principio 
Constitucional de Paridad de Género. 

                                                             

3

 

https://sjf2.scjn.gob.mx/detalle/tesis/2015679

  

EL ESTADO DE COLIMA

- 11 -