I.6.2.- De esas 600 mil personas, la cuarta parte se encontraba en inmuebles habitacionales y las demás en 
instituciones públicas, privadas, bancos, aeropuertos, aduanas, empresas o traslados de valores. 

I.6.3.- Un tercio de los elementos que laboran en empresas de seguridad privada lo hacen en la informalidad, 
por lo que es necesario avanzar en la profesionalización, regionalización y cobertura del sector. 

I.6.4.- En el país existen 6 mil empresas que no tienen permiso, no cuidan sus procesos, y tienen un número 
desconocido de trabajadores que desempeñan una labor sin capacitación y que pueden incurrir en la comisión 
de un ilícito. 

I.7.- Que en este contexto, de acuerdo con los resultados de la Encuesta Nacional de Calidad Regulatoria e Impacto 
Gubernamental en Empresas 2017, realizada por el Inegi, 7 de cada 10 grandes empresas se vieron en la necesidad 
de contratar servicios de seguridad privada, por lo que dichas sociedades tuvieron que destinar entre 5% y 8% de 
su gasto operativo para resguardar a su personal, proteger mercancías e información. 

1.8.- Que por lo anterior, resulta de vital importancia crear el marco normativo que atienda las necesidades actuales, 
por lo que propone la emisión de una legislación única, que propicie el mejoramiento de los servicios de seguridad 
privada en beneficio de quienes hagan uso de los mismos. 

I.9.- Que lo anterior es necesario, ya que: 

I.9.1.- 

Actualmente  la  Ley  Federal  de  Seguridad  Privada,  dispone  en  su  artículo  lo  que  “los  servicios  de 

seguridad privada que se presten sólo dentro del territorio de una entidad federativa estarán regulados como 
lo establezcan las leyes locales correspon

dientes”. 

I.9.2.-  Esta  norma  ha  generado  conflicto,  ya  que  cada  entidad  federativa  aplica  regulaciones  diferentes, 
además de propiciar una falta de criterios que homologuen los requisitos de autorización, los procedimientos 
de verificación y sanción, así como la información que deben contener los registros  estatales de seguridad 
privada. 

I.9.3.- Sumado a lo anterior, al contar con una multiplicidad de procedimientos de autorización, de registro de 
personal, así como del equipo que se utiliza en la prestación de los servicios de seguridad privada, se tiene un 
desconocimiento total del número real de elementos de seguridad privada en todo el país. 

I.10.-  Que  la  problemática  citada  encontraría  solución con  la  emisión  de  la  Ley  General  de  Seguridad  Privada, a 
través de la cual se homologuen los procedimientos, requisitos, criterios y registros de los prestadores de servicios, 
ya que actualmente la seguridad privada requiere un marco jurídico moderno que le permita a los particulares prestar 
sus servicios con certeza y que además aporte al Sistema Nacional de Seguridad Pública. 

I.11.- 

Que en términos de la resolución 18/2 de 24 de abril de 2009, denominada “Los servicios de seguridad privada 

civil: su papel, supervisión y contribución a la prevención del delito y 

la seguridad de la comunidad”, emitida por la 

Organización de las Naciones Unidas, la Comisión de Prevención del Delito y Justicia Penal observó la importancia 
de una supervisión eficaz de los servicios de seguridad privada civil, por parte de organismos públicos competentes 
para garantizar que dichos servicios no se vieran comprometidos o fueran utilizados indebidamente por elementos 
delictivos,  e  invitó  a  los  gobiernos  a  que,  entre  otras  cosas,  cuando  procediera  y  en  consonancia  con  sus  leyes 
nacionales y políticas administrativas, evaluaran la contribución de los servicios de seguridad privada a la prevención 
del delito y a la seguridad de la comunidad. 

I.12.- Que la Estrategia Nacional de Seguridad Pública del gobierno de la república, publicada en el Diario Oficial de 
la Federación el 16 de mayo de 2019, establece como una de sus estrategias específicas la prevención del delito, la 
cual  tendrá  como  prioridades:  a)  establecer  lazos  de  colaboración  con  todas  las  dependencias  relevantes  del 
gobierno de México, (b) coordinarse en todo momento con las autoridades estatales y municipales y (c) estrechar 
sus vínculos con la comunidad internacional, el sector privado y, de manera muy importante, con la sociedad civil 
organizada y no organizada. 

I.13.- Que con la finalidad de generar los mejores resultados posibles en el combate a la violencia e inseguridad que 
se vive en nuestro país se debe procurar coordinar la implementación de políticas, planes y programas de gobierno, 
así como las acciones entre sociedad civil e iniciativa privada, ya que actualmente existe un vacío legal en cuanto a 
i)  cómo  definir  el  carácter  auxiliar  de  los  prestadores  de  servicios  de  seguridad  privada,  ii)  de  qué  manera  estos 
últimos coadyuvarán en la seguridad pública tanto de la Federación como de las Entidades Federativas y iii) bajo 
qué régimen deben cumplir con los principios y obligaciones de actuación, similares a las instituciones de seguridad 
pública, logrando con ello un mejor servicio en beneficio de la población que utiliza de tales servicios. 

EL ESTADO DE COLIMA

- 29 -