LEY GENERAL DE ASENTAMIENTOS HUMANOS, ORDENAMIENTO TERRITORIAL Y DESARROLLO URBANO. 

Publicada en el Diario Oficial de la Federación el día 28 de noviembre del año 2016, en la que dentro de sus disposiciones 
tienen por objeto: 

Fijar  las  normas  básicas  e  instrumentos  de  gestión  de  observancia  general,  para  ordenar  el  uso  del  territorio  y  los 
Asentamientos Humanos en el país; Establece la concurrencia de la Federación, de las entidades federativas y de los 
municipios y las Demarcaciones Territoriales para la planeación, ordenación y regulación de los asentamientos humanos 
en el territorio nacional;  Fijar los criterios  para que,  en  el  ámbito de sus respectivas competencias exista una  efectiva 
congruencia,  coordinación  y  participación  entre  la  Federación,  las  entidades  federativas,  los  municipios  y  las 
demarcaciones territoriales para la planeación de la fundación, crecimiento, mejoramiento, consolidación y conservación 
de los centros de población. 

Definir los principios para determinar las Provisiones, Reservas, Usos del suelo y Destinos de áreas y predios que regulan 
la propiedad en los Centros de Población, y Propiciar mecanismos que permitan la participación ciudadana en particular 
para las mujeres, jóvenes y personas en situación de vulnerabilidad, en los procesos de planeación y gestión del territorio 
con base en el acceso a información transparente, completa y oportuna, así como la creación de espacios e instrumentos 
que garanticen la corresponsabilidad del gobierno y la ciudadanía en la formulación, seguimiento y evaluación de la política 
pública en la materia. 

La  planeación,  regulación  y  gestión  de  los  Asentamientos  Humanos,  Centros  de  Población  y  la  Ordenación  Territorial, 
deben de conducirse en apego a los siguientes principios de política pública: 

Derecho a la ciudad. Garantizar a todos los habitantes de un Asentamiento Humano o Centros de Población el acceso a 
la vivienda, infraestructura, equipamiento y servicios básicos;  

Equidad  e  inclusión.  Garantizar  el  ejercicio  pleno  de  derechos  en  condiciones  de  igualdad,  promoviendo  la  cohesión 
social a través de medidas que impidan la discriminación, segregación o marginación de individuos o grupos; 

Derecho a la propiedad urbana. Garantizar los derechos de propiedad inmobiliaria con la intención de que los propietarios 
tengan protegidos sus derechos, pero también asuman responsabilidades específicas con el estado y con la sociedad;  

Coherencia  y racionalidad. Adoptar perspectivas que promuevan el ordenamiento territorial y el Desarrollo Urbano de 
manera equilibrada, armónica, racional y congruente, acorde a los planes y políticas nacionales;  

Participación democrática y transparencia. Proteger el derecho de todas las personas a participar en la formulación, 
seguimiento y evaluación de las políticas, planes y programas que determinan el desarrollo de las ciudades y el territorio;  

Productividad y eficiencia. Fortalecer la productividad y eficiencia de las ciudades y del territorio como eje del Crecimiento 
económico,  a  través  de  la  consolidación  de  redes  de  vialidad  y  Movilidad,  energía  y  comunicaciones,  creación  y 
mantenimiento de infraestructura productiva, equipamientos y servicios públicos de calidad;  

Protección  y  progresividad  del  Espacio  Público.  Crear  condiciones  de  habitabilidad  de  los  espacios  públicos,  como 
elementos fundamentales para el derecho a una vida sana, la convivencia, recreación y seguridad ciudadana que considere 
las necesidades diferenciada por personas y grupos;  

Resiliencia, seguridad urbana y riesgos. Propiciar y fortalecer todas las instituciones y medidas de prevención, mitigación, 
atención, adaptación y Resiliencia que tengan por objetivo proteger a las personas y su patrimonio, frente a los riesgos 
naturales y antropogénicos; así como evitar la ocupación de zonas de alto riesgo;  

Sustentabilidad ambiental. Promover prioritariamente, el uso racional del agua y de los recursos naturales renovables y 
no renovables, para evitar comprometer la capacidad de futuras generaciones. Así como evitar rebasar la capacidad de 
carga de los ecosistemas y que el Crecimiento urbano ocurra sobre suelos agropecuarios de alta calidad, áreas naturales 
protegidas o bosques; y  

Accesibilidad universal y movilidad. Promover una adecuada accesibilidad universal que genere cercanía y favorezca 
la  relación  entre  diferentes  actividades  urbanas  con  medidas  como  la  flexibilidad  de  Usos  del  suelo  compatibles  y 
densidades sustentables, un patrón coherente de redes viales primarias, la distribución jerarquizada de los equipamientos 
y una efectiva Movilidad que privilegie las calles completas, el transporte público, peatonal y no motorizado. 

El artículo 28 de la Ley General señala que los programas estatales de ordenamiento territorial y Desarrollo Urbano, los 
planes  o  programas  municipales  de  Desarrollo  Urbano,  serán  aprobados,  ejecutados,  controlados,  evaluados  y 
modificados  por  las  autoridades  locales,  con  las  formalidades  previstas  en  la  legislación  estatal  en  la  materia,  y  en 
congruencia con las normas oficiales mexicanas en la materia. 

- 6 -

EL ESTADO DE COLIMA