616  en  el  Periódico  Oficial  del  Estado  de  Colima,  el  veintiocho    de  septiembre  de  dos  mil  dieciocho,  vulnera  los 
derechos de seguridad  social y legalidad, además de los principios de previsión social al establecer como requisitos 
para  obtener  la  pensión  a  los  ascendientes  de  un  trabajador  fallecido,  el  no  recibir  una  pensión  propia  y  haber 
dependido económicamente de aquél.  

b)  A fin de sustentar su argumento, la Comisión actora abunda sobre lo que estima constituye el contenido y alcance del 

derecho a la seguridad social de los trabajadores al servicio del Estado y sus familias, de acuerdo a como se reconoce 
en  el  texto  constitucional,  artículo  123,  apartado  B,  fracción  XI,  de  cuyas  bases  mínimas  se  aprecia  que  el  sistema 
deberá cubrir los accidentes y enfermedades profesionales, no profesionales, maternidad, jubilación, invalidez, vejez 
y  muerte;  así  como  garantizar  la  conservación  del  derecho  al  trabajo  en  caso  de  accidente  o  enfermedad; 
garantizar  el  salario  íntegro  a  las  mujeres  durante  la  maternidad  y  en  la  lactancia,  servicios  médico-obstétrico, 
medicinas,  y  servicio  de  guarderías  infantiles;  así  como  servicios  médicos  y  medicinas  al  trabajador  y  sus 
familiares; y otorgar habitaciones baratas en arrendamiento o venta.  

Destacó que para cumplir con esas garantías y servicios el sistema de previsión social se financia por medio de 
las aportaciones de todos los trabajadores mediante el pago de cuotas o aportaciones, por lo que consiste en un 
mecanismo de protección solidario para garantizar el bienestar individual. Por lo que el Estado se compromete a 
contribuir a ese nivel mínimo de bienestar de los trabajadores y sus familias. 

c)  Luego, contrario a esa obligación estadual, el Congreso del Estado de Colima, estableció en la porción normativa 

impugnada dos claras restricciones al derecho de seguridad social, al establecer en el orden de prelación de los 
beneficiarios  del  trabajador  para  que  puedan  gozar  de  la  pensión  por  causa  de  muerte  que,  tratándose  del 
supuesto relativo al padre o madre del servidor público fallecido, se condicione el goce del derecho a la seguridad 
social,  esto  es,  al  acceso  a  la  pensión  por  su  muerte,  a  que  los  ascendientes  no  posean  una  pensión  propia 
derivada de cualquier régimen de seguridad social y que hayan dependido económicamente del servidor público 
fallecido, lo que vulnera el derecho humano a la seguridad social y el principio de previsión social reconocidos en 
el parámetro constitucional y convencional que se estima trasgredido. 

d)  Para demostrar la inconstitucionalidad de la porción normativa impugnada la Comisión actora argumenta, respecto 

de  la  primer  restricción  relativa  a  que  padre  o  madre  del  trabajador  no  posean  una  pensión  propia  derivada  de 
cualquier régimen de seguridad social, que esta resulta inconstitucional, porque de acuerdo al numeral 9 del Pacto 
Internacional de los Derechos Económicos, Sociales y Culturales, el derecho a la seguridad social debe garantizar 
el  obtener  y  mantener  las  prestaciones  de  seguridad  social,  lo  cual  ha  sido  corroborado  por  la  Organización 
Internacional del Trabajo, estatuyendo la obligación de los Estados de proporcionar asistencia y seguridad social, 
por ende, es un deber de los Estados garantizar la disponibilidad de las prestaciones para el mejoramiento no solo 
de la persona asegurada sino también de sus familias.  

e)  Agrega que, de acuerdo al parámetro constitucional contenido en el artículo 123, apartado B, fracción XI, inciso a) 

de la Constitución Federal, los familiares de los trabajadores del Estado tienen derecho a recibir una pensión por 
la  muerte  de  éstos;  de  modo  que  el solo fallecimiento  de  un  trabajador  dará  origen  a  la  pensión  en comento,  lo 
que  implica  el  nacimiento  del  derecho  a  recibirla,  en  razón  de  que  la  pensión  va  encaminada  a  procurar  el 
bienestar  de  los  beneficiarios,  especialmente  porque  esa  fue  la  intención  del  Constituyente,  el  procurar  el 
mejoramiento del nivel de vida de los trabajadores y sus familiares.  

f) 

Así, bajo esas bases constitucionales, el artículo 92, numeral 1, fracción III, en la porción normativa que dice: “no 
posean  una  pensión  propia  derivada  de  cualquier  régimen  de  seguridad  social

”  de  la  Ley  de  Pensiones  de  los 

Servidores Públicos del Estado de Colima, vulnera el derecho a la seguridad social reconocido en el precepto 123, 
apartado  B,  fracción  XI,  inciso  a)  constitucional,  al  restringir  a  los  ascendientes  en  primer  grado  del  servidor 
público, el derecho a recibir la pensión por causa de muerte de éste, cuando estén recibiendo una pensión propia.  

g)  Para sustentar su concepto de invalidez la Comisión actora refiere que ya la Primera Sala al resolver el amparo en 

revisión  431/2011

2

,  determinó  que  no  existe  justificación  constitucional  para  limitar  el  derecho  de  una  persona  a 

que reciba una pensión por causa de muerte y adicionalmente disfrute de otra que tenga un origen distinto, cubra 
un riesgo diferente y tenga autonomía financiera; criterio similar al sustentado por la Segunda Sala de la Suprema 

                                                           

2

 Fallado en sesión de la Primera Sala del quince de junio de dos mil once, por unanimidad de cinco votos de los señores Ministros: Jorge 

Mario Pardo Rebolledo, José Ramón Cossío Díaz (Ponente), Guillermo I. Ortiz Mayagoitia, Olga Sánchez Cordero de García Villegas y 
Presidente Arturo Zaldívar Lelo de Larrea. 

 

- 4 -

EL ESTADO DE COLIMA