Corte de Justicia de la Nación, al fallar el amparo en revisión 415/2017

3

 y sostener que es posible la coexistencia 

de dos pensiones de naturaleza distinta, en virtud de que los derechos se encuentran inmersos en circunstancias 
divergentes, y cubren diversos riesgos, razonamiento con el que se declaró la inconstitucionalidad del artículo 12, 
párrafo tercero, del Reglamento para el Otorgamiento de Pensiones de los Trabajadores Sujetos al Régimen del 
Artículo Décimo Transitorio del Decreto por el que se expidió la Ley del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales 
de los Trabajadores del Estado 

—ISSSTE— que establece la incompatibilidad de la pensión de viudez con la de 

ascendencia, en tanto la Segunda Sala consideró que esa limitante contravenía el derecho de seguridad social y 
el principio de previsión social. 

h)  En  otra  línea  argumentativa,  la  Comisión  actora  alega  que  el  artículo  92,  numeral  1,  fracción  III,  en  la  porción 

normativa que dice: “no posean una pensión propia derivada de cualquier régimen de seguridad social” de la Ley 
de  Pensiones  de  los  Servidores  Públicos  del  Estado  de  Colima,  vulnera  el  derecho  de  legalidad  y  de  seguridad 
jurídica  reconocidos  en  los  artículos  14  y  16  de  la  Constitución  Federal,  porque  presenta  una  antinomia  con  el 
diverso  artículo  99  de  la  Ley  de  Pensiones  de  los  Servidores  Públicos  del  Estado  de  Colima,  contradicción  que 
genera  incertidumbre  para  el  destinatario  de  la  norma,  porque  el  artículo  99  permite  la  compatibilidad  de  las 
pensiones, y la norma impugnada lo impide a los ascendientes beneficiarios de la pensión por causa de muerte 
del servidor público, entonces el gobernado desconoce cuál será la consecuencia jurídica de los actos que realiza, 
lo que da pie a que se cometa un actuar caprichoso, arbitrario y discrecional de la autoridad para que decida cuál 
de los dos preceptos aplicará para esa prestación social.  

i) 

Y respecto de la segunda condicionante que establece la porción normativa impugnada, relativa a la dependencia 
económica del ascendiente con el servidor público fallecido, la Comisión actora estima que esa condición es una 
exigencia  injustificada  y  por  ello  no  puede  constituir  un  requisito  para  acceder  a  las  pensiones,  ya  que  las 
pensiones  no  son  concesiones  gratuitas,  ni  generosas  del  Estado,  sino  que  es  un  derecho  que  se  gesta  de  las 
aportaciones del trabajador durante su vida laboral, aunque sea en una parte, aunado que el mismo precepto 92 
señala  que  solamente  a  falta  de  cualquier  de  los  otros  beneficiarios 

—cónyuge,  hijos  y  concubinas  o 

concubinarios

— podrán la madre o el padre tener ese derecho, sin que se exija a los beneficiarios en prelación la 

misma condición de dependencia económica, por lo que condicionar así solamente a los ascendientes resulta en 
una condición injustificada y restrictiva del derecho a la seguridad social.   

En  esa  tesitura,  la  actora  dice  que  el  hecho  de  que  los  ascendientes  no  hayan  dependido  económicamente  del 
trabajador fallecida, al tener ingresos propios, no excluye ni se contrapone a que reciban el pago de la pensión por 
causa  de  muerte  de  su  descendiente,  pues  precisamente  la  conjugación  de  ambos  ingresos  hace  efectivo  el 
derecho social orientado a garantizar la tranquilidad y el bienestar de los familiares del trabajador en deceso, en 
virtud de que con ello se mejora el nivel de vida.  

j) 

Así, al quedar evidenciado que la norma impugnada restringe injustificadamente el derecho a la seguridad social, 
la  actora  estima  que  dicha  limitante  ni  siquiera  supera  la  primera  fase  del  test  de  proporcionalidad  porque 
identificando los fines que ha perseguido el legislador de Colima en el Decreto combatido, se advierte que éstos 
no  resultan  válidos  constitucionalmente  porque  pretenden  lograr  el  equilibrio  financiero  del  Estado  lo  que  no 
resulta  en  un fin  constitucionalmente  legítimo  para  restringir  el  derecho  a  la seguridad  social,  pues  no  se  puede 
condicionar el derecho so pretexto del equilibrio presupuestario ya que ello va en contra del espíritu constitucional 
y  convencional  de  reconocer  el  derecho  a  la  seguridad  social  con  bases  mínimas  las  cuales  no  pueden  ser 
limitadas bajo un criterio financiero del Estado, porque de considerarlo así se llegaría al absurdo de que con tal de 
preservar la economía estatal, se limite el acceso a una pensión por muerte al establecer requisitos innecesarios e 
injustificados.  

k)  Por  otra  parte,  la  Comisión  actora  alega  que  la  misma  OIT  ha  precisado  que  dentro  de  los  principios  que  los 

Estados  deben  observar  para  la  garantía  del  derecho  a  la  seguridad  social  está  el  implementar  estrategias  de 
extensión  de  los  sistemas  de  seguridad  social  que  aseguren  progresivamente  niveles  más  adecuados  de 
seguridad social, en aplicación para ello de otros principios como el de universalidad con una base de solidaridad 
financiera,  previsibilidad  en  la  cobertura,  servicios  de  calidad  y  acceso  a  medios  de impugnación.  De  ahí  que  el 

                                                           

3

 Fallado  en  sesión  de  la  Segunda  del  veintitrés  de  agosto  de  dos  mil  diecisiete,  por  unanimidad  de  cuatro  votos  de  los  señores 

Ministros Alberto Pérez Dayán, Javier Laynez Potisek (ponente), José Fernando Franco González Salas y Presidente Eduardo Medina 
Mora Icaza. Ausente la señora Ministra Margarita Beatriz Luna Ramos. 

EL ESTADO DE COLIMA

- 5 -