33. 

En  el  dictamen  elaborado  en  la  Cámara  de  Diputados  del  Congreso  de  la  Unión,  al  que  se  le  dio  lectura  en  la 
sesión  ordinaria  celebrada  el  veintidós  de  diciembre  de mil  novecientos cincuenta  y  nueve,  entre  otras  cosas,  se 
razonó lo siguiente: 

 

“Al  efecto,  el  señor  presidente  de  la  República  indica  que  ha  sido  de  su  preocupación  mantener  y 

consolidar los ideales revolucionarios, cuyo legado ha recibido con plena conciencia y responsabilidad por 
todo  lo  que  representa  para  el  progreso  de  México  dentro  de  la  justicia  social,  que  los  trabajadores  al 
servicio  del  Estado  no  habían  disfrutado  con  plenitud  de  todas  las  garantías  sociales  consagradas  en  la 
Constitución General de la República para los trabajadores del campo y de la industria privada; que si bien 
es  cierto  que  es  de  distinta  naturaleza  la  relación  jurídica  que  une  a  los  trabajadores  en  general  con  sus 
patrones, respecto de los servicios públicos con el Estado, también lo es que el trabajo no constituye una 
simple mercancía, sino que forma parte esencial de la dignidad del hombre y que la adición que propone el 
texto constitucional comprende la enumeración de los derechos de los trabajadores al servicio del Estado y 
consagra  las  bases  mínimas    de  protección  social  que  aseguran,  en  lo  posible,  tanto  su  tranquilidad  y 
bienestar personal, como los de su familia... 

Es  pues,  de  gran  trascendencia  la  iniciativa  que se  nos  presenta  a  estudio  y  consideramos  que  debe  ser 
aprobada por esta asamblea. Pero estimamos que es indispensable dejar precisado, como lo hace el señor 
Presidente en su exposición de motivos, que las adiciones y reformas que se proponen al artículo 123 se 
refieren  a  los  trabajadores  al  servicio  del  E

stado,  dentro  de  cuya  denominación  de  ‘trabajadores’  se 

comprenden a todos los que tienen una designación legal como tales, cualquiera que sea la forma de ella, 
por lo que motiva que se hagan algunas modificaciones por estas comisiones unidas, al texto de la iniciativa 
presidencial, como a las llevadas a cabo por el Honorable Senado de la República.   

En  la  fracción  XI,  que  trata  de  la  seguridad  social  se  usa  en  sus  incisos  b,  d,  e  y  f,  el  concepto  ‘empleo 
público’,  que  se  presta  a  diversas  interpretaciones,  y,  congruentes  con  la  exposición  de  motivos  de  la 
iniciativa  presidencial  proponemos  que  se  substituya  ese  concepto  por  el  de  ‘trabajadores’;  en  esas 
condiciones, queda claramente establecido que los beneficios a favor de los servidores públicos son para 
todos aquéllos que se encuentren al servicio del Estado, operando dicha substitución en las fracciones que 
usan el término ‘empleados’.  

Consecuentemente  con  lo  expresado  en  el  párrafo  anterior,  no  estimamos  adecuado  el  empleo  de  la 
palabra  ‘empleados’  que  agregó  al  enunciado  del  apartado  B,  el  Senado  de  la  República,  el  cual 
seguramente  lo  incluyó  por  haberse  usado  ese  vocablo  en  los  incisos  citados  de  la  fracción  XI  de  ese 
apartado de la iniciativa presidencial. Respetando, de consiguiente, el resto de la redacción propuesta por el 
Senado,  deben  quedar,  en  opinión  de  esa  comisión  redactados  los  enunciados  que  se  mencionan  de  la 
siguiente manera...”. 

34. 

Así, de la lectura del precepto constitucional preinserto y del proceso legislativo del cual deriva, se puede concluir 
que en el precepto constitucional que reconoce el derecho a la seguridad social y los principios de previsión social: 

a) 

Se  instituyeron  no  sólo  las  bases  mínimas  de  seguridad  social  para  los  trabajadores  al  servicio  del  Estado,  sino 
también el principio de previsión social que obliga establecer un sistema íntegro que otorgue tranquilidad y bienestar 
personal a los trabajadores y su familia, ante los riesgos a los que se encuentran expuestos. 

b) 

Se previó a nivel constitucional la protección para dichos trabajadores y sus familiares en caso de invalidez, vejez y 
muerte. 

c) 

Se elevaron a rango constitucional las disposiciones orientadas a procurar el mejoramiento del nivel de vida de los 
trabajadores y sus familiares y adoptar bases mínimas de seguridad social con igual propósito. 

d) 

Las garantías sociales establecidas en el precepto en comento podrán ampliarse, pero nunca restringirse. 

35. 

De acuerdo con todo lo anterior, se estableció que la seguridad social para los trabajadores al servicio del Estado, 
como  garantía  social  constitucionalmente  reconocida,  también  está  dirigida  a  sus  familiares  y  dependientes
por ello, a éstos tampoco se les puede reducir o restringir la garantía de referencia. 

36. 

Esa  es  la  razón  por  la  que  se  elevaron  a  rango  constitucional  las  disposiciones  orientadas  a  procurar  el 
mejoramiento del nivel de vida de los trabajadores  y sus familiares, y se adoptaron bases mínimas de seguridad 
social con igual propósito. Igualmente, en el reconocimiento de dicho derecho permea el principio de progresividad 
en tanto las garantías sociales establecidas en el precepto en comento podrán ampliarse, pero nunca restringirse, 

- 14 -

EL ESTADO DE COLIMA