el  entregar  la  pensión  por  muerte  al  padre  y/o  madre  que  hubiesen  sido  dependientes  económicos  del  servidor 
público  fallecido  constituye  una  medida  que  persigue  una  finalidad  constitucional  válida  bajo  los  principios  de 
previsión social.  

84. 

Además,  la  medida  legislativa  resulta  idónea

46

 para  lograr  la  consecución  de  los  fines  constitucionales  que  se 

persigue.  Lo  que  se  explica,  porque  al  considerar  la  dependencia  económica  ante  la  falta  de  beneficiarios  en  el 
eslabón  de  prelación  para  obtener  la  pensión  por  muerte  del  servidor  público,  se  garantiza  de  mejor  modo  el 
cumplimiento  de  los  fines  de  la  previsión  social,  porque  dada  la  multiplicidad  de  conformación  de  un  entorno 
familiar en el que no necesariamente por razón de lazos filiales se establecen dependencias apoyo y solidaridad, 
con motivo de las distintas formas en que los seres humanos establecen lazos sentimentales y de ayuda mutua por 
medio  de  relaciones  intersubjetivas  que  establecen  una  familia  dentro  de  un  mismo  domicilio  o  bien  relaciones 
afectivas con dependencias no solo emocionales sino también económicas, es que interesa más a la consecución 
de los fines que emanan del principio de previsión social el demostrar la dependencia económica para conceder la 
transmisión  de  derechos  de  seguridad  social,  que  el  grado  de  filiación  entre  las  personas,  de  ahí  que  la  medida 
resulta idónea. 

85. 

Aunado que la misma es necesaria

47

 en tanto se estima que no existiría otra medida alternativa que garantizara de 

mejor modo el procurar el bienestar y sostenimiento de los dependientes ante la muerte del servidor público titular 
de los derechos de seguridad social. Y especialmente, porque la misma resulta proporcional en sentido estricto

48

                                                           

46

 Ver  tesis:  1a.  CCLXVIII/2016  (10a.)    de  rubro  y  texto:  SEGUNDA  ETAPA  DEL  TEST  DE  PROPORCIONALIDAD.  EXAMEN  DE  LA 

IDONEIDAD  DE  LA  MEDIDA  LEGISLATIVA.  Para  que  resulten  constitucionales  las  intervenciones  que  se  realicen  a  un  derecho 
fundamental,  éstas  deben  superar  un  test  de  proporcionalidad  en  sentido  amplio.  Lo  anterior  implica  que  la  medida  legislativa  debe 
perseguir una finalidad constitucionalmente válida, lograr en algún grado la consecución de su fin y no limitar de manera inn ecesaria y 
desproporcionada el derecho fundamental en cuestión. Por lo que hace a la idoneidad  de la medida, en esta etapa del escrutinio debe 
analizarse si la medida impugnada tiende a alcanzar en algún grado los fines perseguidos por el legislador. En este sentido,  el examen 
de  idoneidad  presupone  la  existencia  de  una  relación  entre  la  intervención  al  derecho  y  el  fin  que  persigue  dicha  afectación,  siendo 
suficiente  que  la  medida  contribuya  en  algún  modo  y  en  algún  grado  a  lograr  el  propósito  que  busca  el  legislador.  Finalmente,   vale 
mencionar  que  la  idoneidad  de  una  medida  legislativa  podría  mostrarse  a  partir  de  conocimientos  científicos  o  convicciones  sociales 
generalmente aceptadas.  

47

 Tesis:  1a.  CCLXX/2016  (10a.)  de  rubro  y  texto:  TERCERA  ETAPA  DEL  TEST  DE  PROPORCIONALIDAD.  EXAMEN  DE  LA 

NECESIDAD  DE  LA  MEDIDA  LEGISLATIVA.  Para  que  resulten  constitucionales  las  intervenciones  que  se  realicen  a  algún  derecho 
fundamental,  éstas  deben  superar  un  test  de  proporcionalidad  en  sentido  amplio.  Lo  anterior  implica  que  la  medida  legislativa  debe 
perseguir una finalidad constitucionalmente válida, lograr en algún grado la consecución de su fin y no limitar de manera innecesaria y 
desproporcionada  el  derecho  fundamental  en  cuestión.  Así,  una  vez  que  se  ha  constatado  un  fin  válido  constitucionalmente  y  la  
idoneidad de la ley, corresponde analizar si la misma es necesaria o si, por el contrario, existen medidas alternativas que también sean 
idóneas  pero  que  afecten  en  menor  grado  el  derecho  fundamental.  De  esta  manera,  el  examen  de  necesidad  implica  corroborar,  en 
primer lugar, si existen otros medios igualmente idóneos para lograr los fines que se persiguen y, en segundo lugar, determinar si estas 
alternativas  intervienen  con  menor  intensidad  el  derecho  fundamental  afectado.  Lo  anterior  supone  hacer  un  catálogo  de  medidas 
alternativas y determinar el grado de idoneidad de éstas, es decir, evaluar su nivel de eficacia, rapidez, probabilidad o afectación material 
de su objeto. De esta manera, la búsqueda de medios alternativos podría ser interminable y requerir al juez constitucional imaginarse y 
analizar  todas  las  alternativas  posibles.  No  obstante,  dicho  escrutinio  puede  acotarse  ponderando  aquellas  medidas  que  el  legislador 
consideró  adecuadas  para  situaciones  similares,  o  bien las  alternativas  que  en  el  derecho  comparado  se  han  diseñado  para  regular  el 
mismo fenómeno. Así, de encontrarse alguna medida alternativa que sea igualmente idónea para proteger el fin constitucional y que a su  
vez intervenga con menor intensidad al derecho, deberá concluirse que la medida elegida por el legislador es inconstitucional . En caso 
contrario, deberá pasarse a la cuarta y última etapa del escrutinio: la proporcionalidad en sentido estricto. 
 
Época: Décima Época, Registro: 2013154, Instancia: Primera Sala, Tipo de Tesis: Aislada, Fuente: Gaceta del Semanario Judicial de la 
Federación, Libro 36, noviembre de 2016, Tomo II, Materia(s): Constitucional, Página: 914. 
 

48

 Ver  Tesis:  1a.  CCLXXII/2016  (10a.)  de  rubro  y  texto:  CUARTA  ETAPA  DEL  TEST  DE  PROPORCIONALIDAD.  EXAMEN  DE  LA 

PROPORCIONALIDAD EN SENTIDO ESTRICTO DE LA MEDIDA LEGISLATIVA. Para que resulten constitucionales las intervenciones 
que se realicen a algún derecho fundamental, éstas deben superar un test de proporcionalidad en sentido amplio. Lo anterior i mplica que 
la medida legislativa debe perseguir una finalidad constitucionalmente válida, lograr en algún grado la consecución de su fin y no limitar 
de manera innecesaria y desproporcionada el derecho fundamental en cuestión. Así, una vez que se han llevado a cabo las primeras tres 
gradas del escrutinio, corresponde realizar finalmente un examen de proporcionalidad en sentido estricto. Esta grada del test consiste en 
efectuar un balance o ponderación entre dos principios que compiten en un caso concreto. Dicho análisis requiere comparar el  grado de 
intervención en el derecho fundamental que supone la medida legislativa examinada, frente al grado de realización del fin perseguido por 
ésta.  En  otras  palabras,  en  esta  fase  del  escrutinio  es  preciso  realizar  una  ponderación  entre  los  beneficios  que  cabe  esperar  de  una 

EL ESTADO DE COLIMA

- 29 -