así,  en  tanto,  como  se  lee  del  propio  artículo  92  impugnado

50

 y  el  diverso  93  de  la  ley  impugnada

51

,  la  norma 

solamente establece la presunción legal en el caso de la o él cónyuge, concubina o concubino, e hijos menores de 
edad, para recibir la pensión sin necesidad de demostrar la dependencia económica.  

91. 

En cambio, tratándose de un excónyuge, se debe demostrar que se ha recibido pensión de alimentos del servidor 
público  fallecido,  esto  es,  se  precisa  la  misma  condicionante  de  existencia  de  una  dependencia  económica  para 
obtener la pensión por muerte. Mismo caso del supuesto de los hijos mayores de edad como beneficiarios, quienes 
solo  tendrán  derecho  a  la  pensión  de  orfandad  en  caso  de  demostrar  la  dependencia  económica  a  causa  de 
imposibilidad parcial o total de trabajar.  

92. 

Por tanto, es claro que el requisito de dependencia económica de los beneficiarios que tienen derecho a recibir los 
derechos de seguridad social a causa de muerte de quien cotizó en el sistema de seguridad social, encuentra una 
lógica en los fines propios que persigue la previsión social y supera el test de proporcionalidad en sentido estricto 
sin  que  afecte  el  principio  de  igualdad  entre  los  sujetos  que  pueden  tener  la  calidad  de  beneficiarios  de  una 
pensión por muerte del servidor público afiliado o pensionado.  

93. 

En  suma,  considerando  que  la  pensión  por  causa  de  muerte  busca  proteger  la  seguridad  y  bienestar  de  los 
dependientes  o  miembros  de  una  familia,
  entendida  en  una  concepción  amplia  y  dinámica,  conforme  el 
concepto constitucional de familia que esta Suprema Corte de Justicia de la Nación ha derivado de los principios 
constitucionales  del  artículo  4  de  la  Constitución  Federal,  es  que  ante  el  riesgo  de  la  muerte  del  trabajador  o 
pensionado  la  condición  relativa  a  dependencia  económica  para  gozar  de  una  pensión  por  muerte,  encuentra 
asidero constitucional sustentado en los principios de solidaridad, asistencia y ayuda mutua que responden no solo 
vínculos  sanguíneos  y  afectivos  sino  también  por  la  garantía  de  sobrevivencia  y  subsistencia  que  deben  ser 
protegidas por el sistema de previsión social. 

94. 

Máxime que, como se ha reiterado, la pensión por causa de muerte no es una concesión gratuita o generosa, sino 
que  constituye  un  seguro  que  se  activa  con  la  muerte  del  trabajador  o  pensionado  y  deriva  directamente  de  las 
aportaciones que éste haya hecho por determinado número de años de trabajo productivo y una de las finalidades 
de tales aportaciones es garantizar, aunque sea en una parte, la subsistencia de los dependientes o quienes sufran 
directamente la contingencia de la falta de recursos después de acaecida la muerte del trabajador; así el disfrute 
de ese derecho busca hacer efectiva la garantía de la previsión social, orientada a otorgar tranquilidad y bienestar 
de los familiares y/o dependientes del trabajador o pensionado fallecido.  

95. 

A  mayor  abundamiento,  cabe  señalar  que  en  el  marco  del  derecho  social,  diversos  ordenamientos  prevén  el 
derecho  de  los  dependientes  económicos  a  percibir  los  beneficios  derivados  de  las  prestaciones  otorgadas  en 
favor  de  los  sujetos  de  ese  tipo  de  normas;  así,  el  numeral  501,  fracción  IV,  de  la  Ley  Federal  del  Trabajo,

52

 

                                                           

50

 Artículo 92. Prelación de derechos de beneficiarios 

1. El orden de prelación para gozar de la pensión por causa de muerte de un pensionado o afiliado será el siguiente: 
I. El cónyuge supérstite, sólo o en concurrencia con los hijos del afiliado o pensionado cuando los hubiera; 
II. A falta de cónyuge, la concubina o concubinario, por sí solos o en concurrencia con los hijos del afiliado o pensionado; o estos solos a 
falta de concubina o concubinario; o 
III. A falta de cónyuge, hijos, concubina o concubinario, la pensión se entregará a la madre o padre, conjunta o separadament e, en caso 
de que hubiesen dependido económicamente del afiliado o pensionado y no posean una pensión propia derivada de cualquier régimen 
de seguridad social. 
2. Las personas divorciadas no tendrán derecho a la pensión de quien haya sido su cónyuge, a menos que a la muerte del causante, éste 
estuviese  ministrándole  alimentos  por  condena  judicial  y  siempre  que  no  existan  viuda  o  viudo,  hijos,  concubina  o  concubinario  y 
ascendientes  con  derecho  a  la  misma.  Cuando  las  personas  divorciadas  disfrutasen  de  la  pensión  en  los  términos  de  este  artículo, 
perderán dicho derecho si contraen nuevas nupcias o si viviesen en concubinato. 

51

 Artículo 93. Derechos de pensión de orfandad por fallecimiento del afiliado 

1.  Tratándose  de  los  hijos  del  afiliado  o  pensionado,  para  recibir  la  pensión  deberán  ser  menores  de  dieciocho  años  o  bien  hasta 
veinticinco  años,  previa  comprobación  de  que  están  realizando  estudios  de  nivel  medio  o  superior  con  reconocimiento  oficial  de  la 
Secretaría de Educación Pública. 
2.  Los  hijos  del  afiliado  o  pensionado  que  sean  mayores  de  dieciocho  años,  pero  estén  incapacitados  o  imposibilitados  parcial  o 
totalmente  para  trabajar,  acreditado  por  dictamen  emitido  por  institución  de  seguridad  social  o  en  su  caso  por  el  Instituto,  o  bien 
declarados en estado de interdicción por autoridad judicial, recibirán la pensión hasta en tanto subsista la incapacidad. 

52

 

Artículo 501. Tendrán derecho a recibir indemnización en los casos de muerte o desaparición derivada de un acto delincuencial: 

[…] 

EL ESTADO DE COLIMA

- 31 -