Artículo 92. Prelación de derechos de beneficiarios 

1.  El  orden  de  prelación  para  gozar  de  la  pensión  por  causa  de  muerte  de  un  pensionado  o  afiliado 
será el siguiente: 

I.  El  cónyuge  supérstite,  sólo  o  en  concurrencia  con  los  hijos  del  afiliado  o  pensionado  cuando  los 
hubiera; 

II.  A  falta  de  cónyuge,  la  concubina  o  concubinario,  por  sí  solos  o  en  concurrencia  con  los  hijos  del 
afiliado o pensionado; o estos solos a falta de concubina o concubinario; o 

III.  A  falta  de  cónyuge,  hijos,  concubina  o  concubinario, la  pensión  se  entregará  a  la  madre  o  padre, 
conjunta o separadamente, en  caso  de  que  hubiesen  dependido  económicamente  del  afiliado  o 
pensionado  y  no  posean  una  pensión  propia  derivada  de  cualquier  régimen  de  seguridad 
social.
 

2. Las personas divorciadas no tendrán derecho a la pensión de quien haya sido su cónyuge, a menos 
que  a  la  muerte  del causante,  éste  estuviese  ministrándole  alimentos  por  condena  judicial  y siempre 
que no existan viuda o viudo, hijos, concubina o concubinario y ascendientes con derecho a la misma. 
Cuando las personas divorciadas disfrutasen de la pensión en los términos de este artículo, perderán 
dicho derecho si contraen nuevas nupcias o si viviesen en concubinato. 

Desde  mi  punto  de  vista,  el  artículo  transcrito  genera  inequidad  en  su  parte  destacada  porque  claramente  crea  dos 
categorías distintas de beneficiarios sin seguir un razonable orden de prelación, porque los distingue a tal grado, que crea 
cargas  probatorias  para  un  conjunto  posible  de  beneficiarios  (ascendientes)  en  contraste  con  otro  conjunto  (cónyuge, 
concubino o concubina y descendientes) que no requiere demostrar dependencia económica. 

En  esta  parte,  la  sentencia  argumenta  sobre  la  importancia  de  la  dependencia  económica  para  ser  beneficiario  de  la 
pensión,  presupuesto  con  el  que  coincido,  lo  que  no  comparto  es  que  se  inobserve  que  la  exigencia  de  demostrar  ese 
requisito  recae  sobre  solo  una  categoría  de  beneficiarios  y  no  sobre  el  resto  de  los  mencionados  en  el  artículo,  lo  que 
rompe el principio de igualdad. 

El  principio  de  quién  es  beneficiario  de  una  pensión  de  seguridad  social  es  la  dependencia  económica,  tal  como  se 
dispone,  por  ejemplo,  en  el  artículo  9  numeral  1  del  Protocolo  de  San  Salvador

4

,  o  en  el  párrafo  2  de  la  Observación 

General 19 del Comité de los Derechos Económicos Sociales y Culturales de la Organización de las Naciones Unidas

5

donde se dispone que el derecho a la seguridad social incluye el derecho a obtener y mantener prestaciones sociales, sin 
discriminación, especialmente, entre otras cosas, contra el “apoyo familiar insuficiente, en particular para los hijos y los 
familiares a cargo”. 

Es  decir,  el  parámetro  para  identificar  a  quienes  deben  ser  los  beneficiarios  de  una  pensión  de  seguridad  social  es  la 
dependencia económica dentro de un vínculo familiar, sin embargo, el artículo 92 de la ley impugnada crea distinciones 
pues a unos beneficiarios los exenta de demostrar esa dependencia, en contraste con otros. Con esto se introduce, no un 
orden de prelación, sino dos categorías distintas de beneficiarios: unos que no ameritan demostrar dependencia, y otros 
que sí, distinción que no encuentro justificada en los precedentes convencionales anteriormente indicados ni en los que 
invoca la ejecutoria aprobada por la mayoría. 

Esta distinción es discriminatoria respecto a los ascendientes (como dependientes económicos), pues les arroja la carga 
de demostrar su dependencia sin que quede claro qué elementos debe colmar satisfactoriamente esa exigencia. Esto es 
contrario  al  artículo  1°  constitucional  en  lo  referente  al  principio  de  igualdad  y  no  discriminación

6

.  No  es  un  orden  de 

                                                           

4

 Artículo 9 

Derecho a la Seguridad Social. 
1.  Toda  persona  tiene  derecho  a  la  seguridad  social  que  la  proteja  contra  las  consecuencias  de  la  vejez  y  de  la  incapacidad  q ue  la 
imposibilite física o mentalmente para obtener los medios para llevar una vida digna y decorosa. En caso de muerte del beneficiario, las 
prestaciones de seguridad social serán aplicadas a sus dependientes. […]. 
 

5

 2.  El derecho a la seguridad social incluye el derecho a obtener y mantener prestaciones sociales, ya sea en efectivo o en especie, 

sin discriminación, con el fin de obtener protección, en particular contra:  a) la falta de ingresos procedentes del trabajo  debido a 
enfermedad, invalidez, maternidad, accidente laboral, vejez o muerte de un familiar; b) gastos excesivos de atención de salud; c) 
apoyo familiar insuficiente, en particular para los hijos y los familiares a cargo. 

 

6

 Artículo 1°. En los Estados Unidos Mexicanos todas las personas gozarán de los derechos humanos reconocidos en esta Constitución 

y en los tratados internacionales de los que el Estado Mexicano sea parte, así como de las garantías para su protección, cuyo ejercicio 
no podrá restringirse ni suspenderse, salvo en los casos y bajo las condiciones que esta Constitución establece.  

- 38 -

EL ESTADO DE COLIMA