a),  de  la  Constitución  General

1

,  al  restringir  a  los  ascendientes  en  primer  grado  de  la  persona  servidora  pública,  el 

derecho a recibir la pensión por causa de muerte del trabajador, cuando estén recibiendo una pensión propia. 

Como  lo  manifesté  en  la  sesión  plenaria,  estoy  de  acuerdo  con  la  sentencia  en  que  es  inconstitucional  exigir  que  el 
goce de una pensión por muerte del trabajador dependa de que los beneficiarios 

—en este caso los padres del servidor 

público fallecido

— no cuenten con alguna otra pensión de seguridad social. 

Al  respecto,  como  lo  he  sostenido  en  precedentes 

—por  ejemplo,  en  la  acción  de  inconstitucionalidad  12/2016

2

—,  el 

artículo 123, apartado B, fracción XI, constitucional es el fundamento de las bases mínimas que deben aplicarse en toda 
la República respecto a los derechos de seguridad social de los trabajadores al servicio del Estado. En estos precedentes 
se  ha  desarrollado  el  principio  de  solidaridad  en  materia  de  seguridad  social,  de  manera  que  éste  se  traduce  en  el 
esfuerzo conjunto de los trabajadores y del Estado para garantizar el otorgamiento de las prestaciones constitucionales 
mínimas 

—pensiones por retiro, invalidez o incapacidad y muerte—.   

A partir de estas bases mínimas, desde 2011 

—al resolver el amparo en revisión 956/2010

3

— en la Segunda Sala y con 

motivo de su nueva integración, abandonamos el criterio sustentado con anterioridad, para sostener, como ya lo hacía la 
Primera Sala

4

, que desde una nueva interpretación del artículo 123, apartado B, fracción XI, inciso a), de la Constitución 

General  se  deriva  el  principio  constitucional  de  previsión  social,  sustentado  en  la  obligación  de  establecer  un  sistema 
íntegro  que  otorgue  tranquilidad  y  bienestar  personal  a  los  trabajadores  y  a  su  familia  ante  los  riesgos  a  que  están 
expuestos,  orientados  necesariamente  a  procurar  el  mejoramiento  del  nivel  de  vida,  por  lo  que  decidimos  que  era 
inconstitucional el artículo 51, párrafo segundo, de la Ley del ISSSTE vigente en ese momento, por restringir el derecho a 
percibir  íntegramente  las  pensiones  de  viudez  y  de  jubilación,  cuando  la  suma  de  ambas  rebasara  los  10  salarios 
mínimos

5

En ese precedente establecimos un estándar que ahora resulta aplicable 

—incluso así se hizo en la sentencia materia de 

este voto

—, consistente en que existe compatibilidad para que una persona disfrute de más de una pensión, como es el 

caso,  cuando  éstas:  a)  tengan  orígenes  o  fuentes  distintas;  b)  Cubran  riesgos  diferentes;  y  c)  Tengan  autonomía 
financiera. 

En  efecto,  coincido  con  el  criterio  del  Pleno  en  que  el  hecho  de  que  los  ascendientes  del  trabajador  fallecido  sean 
beneficiarios de otra pensión de seguridad social no impide que se sean beneficiarios de una pensión por muerte de su 
hijo,  porque  dada  la  naturaleza  y  origen  de  las  pensiones,  existe  compatibilidad  para  que  simultáneamente  se  goce  de 
sus beneficios. 

En el caso, existe compatibilidad entre la pensión por muerte del trabajador 

—en favor de los padres— con alguna otra 

obtenida por el esfuerzo de los ascendientes, como la jubilación.   

                                                           

1

 

1

 

Artículo 123.- Toda persona tiene derecho al trabajo digno y socialmente útil; al efecto, se promoverán la creación de empleos y la 

organización social de trabajo, conforme a la ley. 
El Congreso de la Unión, sin contravenir a las bases siguientes deberá expedir leyes sobre el trabajo, las cuales regirán: 
(…) 
B.- Entre los Poderes de la Unión y sus trabajadores: 
(…) 
XI.- La seguridad social se organizará conforme a las siguientes bases mínimas: 
a).- Cubrirá los accidentes y enfermedades profesionales; las enfermedades no profesionales y maternidad; y la  jubilación, la invalidez, 
vejez y muerte
(…)”. 

2

 Acción  de  inconstitucionalidad  12/2016,  resuelta  por  el  Pleno  el  9  de  julio  de  2018,  por  unanimidad  de  10  votos  de  los  Ministros 

Gutiérrez Ortiz Mena, Cossío Díaz, Luna Ramos, Franco González Salas, Zaldívar Lelo de Larrea, Pardo Rebolledo, Piña Hernández, 
Medina Mora I., Laynez Potisek y Aguilar Morales

3

 Amparo  en  revisión  956/2010,  resuelto  por  la  Segunda  Sala  el  2  de  marzo  de  2011,  por  mayoría  de  4  votos  de  los  Ministros  Valls 

Hernández (Ponente), Luna Ramos, Presidente Aguirre Anguiano y Aguilar Morales. El Ministro Franco González Salas votó en contra. 

4

 

Jurisprudencia 1a./J. 66/2009, de rubro: “PENSIÓN  POR  VIUDEZ.  EL  ARTÍCULO  51,  FRACCIÓN  II,  INCISO  C),  DE  LA  LEY  DEL 

INSTITUTO DE SEGURIDAD Y SERVICIOS SOCIALES DE LOS TRABAJADORES DEL ESTADO, AL RESTRINGIR EL DERECHO 
A RECIBIRLA, VIOLA LA GARANTÍA SOCIAL PREVISTA EN EL ARTÍCULO 123, APARTADO B, FRACCIÓN XI, INCISO A), DE LA 
CONSTITUCIÓN  FEDERAL  (LEGISLACIÓN  VIGENTE  HASTA  EL  31  DE  MARZO  DE  2007)

”.  Registro  166890.  [J];  9a.  Época;  1a. 

Sala; S.J.F. y su Gaceta; Tomo XXX, Julio de 2009; Pág. 333. 

5

 

Tesis aislada 2a. XXX/2011 (9a.), de rubro: “ISSSTE. EL ARTÍCULO 51, SEGUNDO PÁRRAFO, DE LA LEY RELATIVA, VIOLA LA 

GARANTÍA  DE  SEGURIDAD  SOCIAL  Y  EL  PRINCIPIO  DE  PREVISIÓN  SOCIAL,  CONTENIDOS  EN  EL  ARTÍCULO  123, 
APARTADO B, FRACCIÓN XI, INCISO A), CONSTITUCIONAL (LEGISLACIÓN VIGENTE HASTA EL 31 DE MARZO DE 2007)

”. 

Registro 160546. [TA]; 9a. Época; 2a. Sala; S.J.F. y su Gaceta; Libro III, diciembre de 2011; Tomo 4; Pág. 3270. 

EL ESTADO DE COLIMA

- 41 -