Efectivamente,  en  la  sentencia  se  elabora  un  marco  constitucional  y  convencional  que  tiene  como  punto  de  partida  el 
Convenio  102  de  la  OIT,  adoptado  el  veintiocho  de  junio  de  1952  a  fin  de  establecer  las  bases  mínimas  a  las  que  los 
Estados partes se encuentran obligados a garantizar en materia de seguridad social. 

Específicamente,  en  el  apartado  X  (artículos  59  a  64),  del  Convenio  102,  se  desarrollan  las  “prestaciones  de 
sobrevivientes

”  entre  las  cuales  se  establece  que,  en  el  caso  de  la  viuda,  el  derecho  a  la  prestación  puede  quedar 

condicionado a la presunción de que es incapaz para subvenir a sus propias necesidades (artículo 60.1); o bien, que la 
legislación  nacional  podrá  suspender  la  prestación  si  la  persona  beneficiaria  ejerce  actividades  remuneradas  (artículo 
60.2)

8

Asimismo,  en  el  Convenio  102  de  la  OIT  se  establece  como  base  mínima  que  las  pensiones  por  muerte  del  trabajador 
deberán garantizar, al menos, la protección de las cónyuges e hijos del trabajador que fungió como “sostén de la familia” 
(artículo 61)

9

Como se puede apreciar, el Convenio 102 de la OIT fue adoptado en 1952 como una base a partir de la cual los Estados 
se comprometieran a un mínimo de protección de los trabajadores y sus familias. En este sentido, desde mi perspectiva, 
el Convenio 102 constituye únicamente un tope mínimo, de manera que los Estados-Nación pueden desarrollar e incluso 
ampliar los derechos reconocidos en este instrumento internacional. 

De hecho, en nuestro marco constitucional y jurisprudencial hemos dado una interpretación más amplia a los derechos de 
prestación social que la mínima exigida en el Convenio de la OIT. 

Además,  estas  normas  básicas  fueron  de  gran  utilidad  a  partir  de  1952,  pero  se  basan  en  un  modelo  de  familia 
“tradicional” y en una realidad social muy distinta a la que actualmente impera en nuestro País.  Por ejemplo, a diferencia 
de 1950, cuando la esperanza de vida era de 46.9 años, en 2016 fue de 75.2 años, según los datos del Instituto Nacional 
de Estadística y Geografía (INEGI)

10

De esta manera, actualmente tenemos otro contexto y necesidades sociales, pues se espera que las personas vivan cada 
vez más tiempo, lo que implica que sus necesidades de seguridad social y protección a partir de un deber de solidaridad, 
sean mayores. 

Incluso, nuestra jurisprudencia 

—si bien tomó como base el Convenio 102 de la OIT— ha sido mucho más protectora de 

los derechos de seguridad social, por ejemplo, al resolver el  amparo en revisión 1927/2006

11

, la Segunda Sala estableció 

que  no  existe  incompatibilidad  ni  impedimento  para  que  una  persona  que  tiene  una  pensión  por  viudez,  pueda 
desempeñar  un  cargo,  empleo  o  comisión  remunerados  en  cualquier  dependencia  o  entidad  pública,  porque  ambos 
derechos tienen orígenes distintos y en conjunto, el nuevo empleo y la pensión hacen efectiva la garantía social orientada 
a garantizar la tranquilidad y bienestar de los familiares del trabajador pensionado muerto 

—lo que pareciera alejarse del 

artículo 60.2 del Convenio de la OIT)

—. 

                                                           

8

 

Artículo 60 

1. La contingencia cubierta deberá comprender la pérdida de medios de existencia sufrida por la viuda o los hijos como consecuencia de 
la muerte del sostén de familia; en el caso de la viuda, el derecho a la prestación podrá quedar condicionado a la presunción, según la 
legislación nacional, de que es incapaz de subvenir a sus propias necesidades. 
2.  La  legislación  nacional  podrá  suspender  la  prestación  si  la  persona  que  habría  tenido  derecho  a  ella  ejerce  ciertas  actividades 
remuneradas  prescritas,  o  podrá  reducir  las  prestaciones  contributivas  cuando  las  ganancias  del  beneficiario  excedan  de  un  valor 
prescrito,  y  las  prestaciones  no  contributivas,  cuando  las  ganancias  del  beneficiario,  o  sus  demás  recursos,  o  ambos  conjuntamente, 
excedan de un valor prescrito

”. 

9

 

Artículo 61 

Las personas protegidas deberán comprender: 
(a) sea a las cónyuges y a los hijos del sostén de familia que pertenezca a categorías prescritas de asalariados, categorías que en total 
constituyan, por lo menos, el 50 por ciento de todos los asalariados; 
(b)  sea  a  las  cónyuges  y  a  los  hijos  del  sostén  de  familia  a  que  pertenezca  a  categorías  prescritas  de  la  población  económicamente 
activa, categorías que en total constituyan, por lo menos, el 20 por ciento de todos los residentes; 
(c) sea, cuando sean residentes, a todas las viudas y a todos los hijos que hayan perdido su sostén de familia y cuyos recursos durante 
la contingencia cubierta no excedan de límites prescritos, de conformidad con las disposiciones del artículo 67; 
(d)  o  bien,  cuando  se  haya  formulado  una  declaración  en  virtud  del  artículo  3,  a  las  cónyuges  y  a  los  hijos  del  sostén  de  familia  que 
pertenezca  a  categorías  prescritas  de  asalariados,  categorías  que  en  total  constituyan,  por  lo  menos,  el  50  por  ciento  de  todos  los 
asalari

ados que trabajen en empresas industriales en las que estén empleadas, como mínimo, veinte personas”. 

10

 http://cuentame.inegi.org.mx/poblacion/esperanza.aspx?tema=P 

https://sinegi.page.link/uCRv 

11

 Amparo en revisión 1927/2016, resuelto por la Segunda Sala, el 7 de marzo de 2007, por unanimidad de cuatro votos de los Ministros 

Azuela Güitrón, Góngora Pimentel, Aguirre Anguiano (ponente) y Presidenta Luna Ramos. Ausente el Ministro Franco González Salas. 

EL ESTADO DE COLIMA

- 43 -