De  esta  manera,  me  parece  que  la  esencia  de  nuestra  jurisprudencia  radica  en  la  obligación  constitucional  de 
proteger la tranquilidad  y  bienestar del trabajador  y  de su familia
; por lo que no comparto la noción contenida en la 
sentencia  por  la  que 

—estimo—  se  concluye  que  las  pensiones  por  muerte  del  trabajador  se  dirigen  a  proteger 

exclusivamente  a  las  personas  que  tenían  una  dependencia  económica  con  el  trabajador  fallecido,  ya  que  ese  sería 
únicamente el piso mínimo de protección constitucional. 

Por el contrario, atendiendo al principio de progresividad de los derechos humanos, considero que la porción normativa 
impugnada es inconstitucional
, por establecer que los padres de un trabajador fallecido podrán ser beneficiarios de la 
pensión  por  muerte 

—en  tercer  orden  de  prelación—  siempre  y  cuando  acrediten  que  hubieran  dependido 

económicamente del trabajador. 

Para mí, esta exigencia y carga probatoria de acreditar una dependencia económica de los ascendientes con el trabajador 
fallecido  es  excesiva  y  no  me  resulta  proporcional  con  la  finalid

ad  de  “garantizar  el  bienestar  de  los  dependientes 

económicos”. 

Al  respecto,  el  artículo  123,  apartado  B,  fracción  XI,  constitucional  establece  las  bases  mínimas  sobre  los  derechos  de 
seguridad  social  de  los  trabajadores  al  servicio  del  Estado  y,  sobre  estas  bases,  hemos  definido 

—por  ejemplo,  en  la 

Segunda  Sala  al  resolver  el  amparo  en  revisión  956/2010

12

—  que  el  principio  constitucional  de  previsión  social  se 

sustenta  en  la  obligación  de  establecer  un  sistema  íntegro  que  otorgue  tranquilidad  y  bienestar  personal  a  los 
trabajadores y su familia ante los riesgos a que están expuestos, orientados necesariamente a procurar el mejoramiento 
del nivel de vida.  

Es  decir,  no  se  limita  a  proteger  únicamente  la  supervivencia  de  la  familia  del  trabajador,  sino  que  protege  incluso  la 
tranquilidad y bienestar como valores supremos. 

La  porción  normativa  impugnada  establece  que  los  padres  de  un  trabajador  fallecido  podrán  ser  beneficiarios  de  la 
pensión  por  muerte 

—en  tercer  orden  de  prelación—  siempre  y  cuando  acrediten  que  hubieran  dependido 

económicamente  del  trabajador.  Como  se  puede  advertir,  en  este  caso  los  ascendientes  no  compiten  de  forma  alguna 
con  un  derecho  a  recibir  la  pensión  por  muerte  del  trabajador  sobre  los  hijos  o  hijas  del  servidor  público,  ni  sobre  su 
cónyuge, concubina o concubinario, pues la norma sólo establece el orden de prelación. 

Sin  embargo,  la  norma  parte  de  una  lógica  algo  anticuada,  ya  que  en  ella  se  presume  que  los  hijos  y  el  cónyuge 
supérstite, y a falta de cónyuge, la concubina o concubinario pueden gozar de la pensión por muerte de un pensionado o 
afiliado,  sin  necesidad  de  acreditar  una  dependencia  económica.  Mientras  que,  en  el  tercer  grado  de  prelación,  los 
ascendientes sí deben demostrar que han dependido económicamente del trabajador fallecido. 

Al  respecto,  contrario  a  lo  sostenido  en  la  sentencia,  me  parece  que  esta  construcción  normativa  genera  un  trato 
desigual  y  vulnera  el  derecho  de  previsión  social  por  exigir  demostrar  la  dependencia  económica  únicamente  a  los 
ascendientes,  y  no  así  a  cónyuge  e  hijos.  Además,  con  esta  estructura,  se  puede  generar  un  estereotipo  de  familia,  al 
asumir  que  “una  persona,  usualmente  el  varón,  se  encarga  de  sostener  económicamente  a  la  esposa  e  hijos”,  lo  cual, 
evidentemente hemos superado en múltiples criterios de esta Suprema Corte. 

En la sentencia se sostiene, además, que  el requisito de demostrar la dependencia económica se contempla 

—en igual 

forma

— en otros ordenamientos, como en la Ley Federal del Trabajo y en la Ley del ISSSTE que remite a la propia Ley 

laboral.  Sin embargo, no comparto esta lectura, pues desde mi perspectiva, lo que se hace en esos ordenamientos, es 
justamente  lo  contrario:  se  presume  que  hijos,  cónyuge  y  ascendientes  tienen  derecho  a  la  pensión  por  muerte  del 
trabajador, y en el caso de los ascendientes, únicamente la autoridad puede demostrar que no existía una dependencia 
económica.  

En  el  artículo  501, fracción  IV,  de la  Ley  Federal  del  Trabajo

13

 se  establece  que  tienen  derecho  a  recibir indemnización 

por  muerte  o  desaparición:  el  o  la  cónyuge,  los  hijos  y  ascendientes,  sin  necesidad  de  demostrar  una  dependencia 
económica, pues en el caso de ascendientes, la carga probatoria recae sobre la autoridad. 

                                                           

12

 Amparo  en  revisión  956/2010,  resuelto  por  la  Segunda  Sala  el  2  de  marzo  de  2011,  por  mayoría  de  4  votos  de  los  Ministros  Valls 

Hernández (Ponente), Luna Ramos, Presidente Aguirre Anguiano y Aguilar Morales. El Ministro Franco González Salas votó en contra. 

13

 

Artículo 501. Tendrán derecho a recibir indemnización en los casos de muerte o desaparición derivada de un acto delincuencial: 

(…) I. La viuda o el viudo, los hijos menores de dieciocho años y los mayores de esta edad si tienen una incapacidad de cincuenta por 
ciento  o  más,  así  como  los  hijos  de  hasta  veinticinco  años  que  se  encuentran  estudiando  en  algún  plantel  del  sistema  educativo 
nacional;  en  ningún  caso  se  efectuará  la  investigación  de  dependencia  económica,  dado  que  estos  reclamantes  tienen  la 
presunción a su favor de la dependencia económica

- 44 -

EL ESTADO DE COLIMA