X. 

Requerir a los titulares de las dependencias y entidades de la administración pública municipal su participación 
para  solventar  la  promoción  de  acciones  relacionadas  con  su  gestión  municipal,  en  las  cuales  la  autoridad 
competente en materia de auditoría y fiscalización hubiere formulado observaciones; 

XI. 

Establecer las bases generales para la realización de procedimientos que regulen el funcionamiento del sistema 
de  control  y  evaluación  en  materia  presupuestal,  administrativa,  programática  y  de  obra  pública  del 
Ayuntamiento; 

XII. 

Auditar preventivamente a las dependencias y entidades de la administración pública municipal y paramunicipal. 
El  ejercicio  de  esta  atribución  abarcará,  en  lo  posible,  la  revisión  de  las  operaciones  contables,  financieras, 
presupuestales y de ejecución de obras públicas, las relativas a programas sociales y, en general, todas las 
operaciones que afecten el patrimonio, la deuda pública municipal directa o indirecta y que estén relacionadas 
con las concesiones otorgadas por el Ayuntamiento; 

XIII. 

Formular recomendaciones, derivadas de las observaciones que resulten de las auditorías internas realizadas 
y dar seguimiento a la solventación de las mismas; 

XIV. 

Elaborar  un  informe  de  resultados  de  las  auditorias  preventivas  practicadas  y  remitirlo  a  la  Comisión  de 
Hacienda y al Síndico Municipal; 

XV. 

Elaborar o actualizar el código de ética municipal y evaluar anualmente sus resultados; 

XVI. 

Proponer  al  Cabildo,  por  conducto  del  Presidente  Municipal,  la  expedición  de  disposiciones  administrativas 
internas que sean necesarias para el adecuado cumplimiento de la Ley de Adquisiciones; 

XVII. 

Programar,  ordenar  y  autorizar  auditorías  complementarias,  auditorías  de  gasto  federalizado,  auditorías  de 
inversiones físicas, auditorías de legalidad, auditorías de obra pública, auditorías de procesos, auditorías de 
tecnologías de la información, auditorías específicas, auditorías de gestión y auditoría financiera que realice el 
personal de la Contraloría; 

XVIII. 

Notificar el inicio de la auditoría, mediante oficio, tanto al titular del área administrativa como al director general 
correspondiente, señalando el tipo de auditoría a realizar y los requerimientos para realizarla; 

XIX. 

Autorizar el programa de trabajo para cada auditoría que deberá indicar: el objeto a auditar, el auditor encargado 
de  realizarla,  la  dependencia  a  auditar,  el  objeto  a  auditar,  el  periodo,  los  procedimientos  de  auditoría 
seleccionados para aplicar y la duración de la misma; 

XX. 

Emitir el Informe de Auditoría mediante el cual se dan a conocer los resultados de una auditoría; 

XXI. 

Emitir el Dictamen de Auditoría, que es la opinión técnica del Contralor debidamente fundado y motivado; 

XXII. 

Autorizar el Plan de Trabajo y designar a los responsables de las tareas específicas señaladas en el mismo; 

XXIII. 

Participar en el Comité de Transparencia; 

XXIV. 

Diseñar e implementar lineamientos y acciones para la prevención, atención y sanción de actos de corrupción, 
así  como  para  proponer,  analizar y  estudiar  políticas  o acciones  en  materia  de  transparencia y  rendición  de 
cuentas; 

XXV. 

Designar  a  los  auditores,  notificadores  y  demás  personal  necesario,  para  que  intervengan  en  la  práctica  de 
actos relacionados con el ejercicio de las atribuciones de la Contraloría; 

XXVI. 

Expedir los nombramientos y las constancias de identificación del personal adscrito a la Contraloría Municipal; 

XXVII. 

Requerir a las autoridades competentes los dictámenes técnicos, así como los peritajes o avalúos con objeto 
de las auditorías o investigaciones que así lo requieran; y 

XXVIII. 

Las demás que le otorguen las Leyes, Reglamentos y Manuales de Organización. 

F. 

En materia de resolución por faltas administrativas no graves: 

I. 

Recibir de la Autoridad Substanciadora los expedientes de los procedimientos de responsabilidad administrativa 
debidamente integrados a efecto de emitir la resolución correspondiente; 

II. 

Una  vez  transcurrido  el  periodo  de  alegatos,  declarar  cerrada  la  instrucción  y  citar  a  las  partes  para  oír  la 
resolución que corresponda, la cual deberá dictarse en un plazo no mayor a 30 días hábiles, pudiendo ampliarlo 
por una sola vez por otros 30 días hábiles cuando la complejidad del asunto así lo requiera; 

III. 

Notificar personalmente al presunto responsable. En su caso, se notificará a los denunciantes únicamente para 
su conocimiento, y al jefe inmediato o al titular de la dependencia o entidad, para los efectos de su ejecución, 
en un plazo no mayor de 10 días hábiles; 

- 12 -

EL ESTADO DE COLIMA