PERIÓDICO OFICIAL DEL ESTADO

PÁG. 24

San Francisco de Campeche,

Cam., Septiembre 10 de 2021

105 y 1389  del Código de Procedimientos Civiles del 

Estado, gírese atento exhorto al Juez competente de 

Santa Rosalía, Baja California, para que en auxilio de las 

labores de este juzgado, emplace al C. Manuel Dionisio 

Hernández, en el domicilio ubicado en el Sector Naval 

de la calle Acacia y las Flores sin número, Colonia Mesa 

México de la ciudad de Santa Rosalía, Baja California, 

C.P. 240920, con entrega de las copias simples de 

traslado exhibidas y debidamente cotejadas que se 

anexarán al exhorto, para que dentro del plazo de tres 

días hábiles, más tres por razón de la distancia, contados 

a partir del día siguiente a aquél en el que haya tenido 

lugar la notificación, ocurra ante este juzgado a producir 

su contestación y a oponer excepciones si las tuviere.  

Hágasele saber al demandado que deberá señalar 

domicilio en esta ciudad capital del Estado de Campeche, 

para  oír  y  recibir  notificaciones  respecto  del  presente 

asunto, apercibido que de no hacerlo, las subsecuentes, 

aun las de carácter personal, se le realizarán por medio 

de cédula que se fije en los estrados de este juzgado, 

de conformidad con los artículos 96 y 97 del Código de 

Procedimientos Civiles del Estado en vigor.  

Asimismo, de conformidad con el numeral 1385 

del Código de Procedimientos Civiles, se hace del 

conocimiento del demandado que puede contar con 

el patrocinio de un abogado, informándole que cuenta 

con el Instituto de Acceso a la Justicia del Estado de 

Campeche, ubicado en la Calle Niebla No.2, entre 

Avenida Patricio Trueba de Regil y Calle Escarcha, 

Fracciorama 2000 C.P. 24090 de esta ciudad (Edificio de 

talleres gráficos del Gobierno del Estado).-

Por otra parte, de conformidad con los 

artículos 130, fracción IV, y 1389, fracción I, del 

Código  de  Procedimientos  Civiles  del  Estado,  se  fija 

provisionalmente el 40% (cuarenta por ciento) del total de 

todas y cada una de las percepciones económicas diarias 

del C. Manuel Dionisio Hernández, por concepto de 

pensión alimentaria, correspondiendo a cada una de las 

niñas de iniciales A.G.D.G. y K.G.D.G., representadas por 

su madre, la C. Gabriela García Franco, el  20% (veinte 

por  ciento),  en  consecuencia,  gírese  atento  oficio  al  

Comandante y/o pagador del Sector Naval  con dirección 

en la calle Acacia y las Flores sin número, Colonia Mesa 

México de la ciudad de Santa Rosalía, Baja California, 

C.P. 240920, para que en el término de tres días hábiles, 

contados  a  partir  de  la  recepción  del  oficio,  ordene  a 

quien corresponda efectuar los descuentos a cargo del 

C. Manuel Dionisio Hernández, en la forma en la que 

se le realicen los pagos (semanal, quincenal, etc.), y 

sean remitidos a la central de consignaciones de este H. 

Tribunal, ubicado en la avenida Patricio Trueba y de Regil 

No. 236, Col. San Rafael, C.P. 24090, San Francisco de 

Campeche, Campeche, para que sean entregados  a la 

C. Gabriela García Franco, o en su caso se deposite en 

la cuenta bancaria que se sirva proporcionar la actora. 

De igual manera, se hace de su conocimiento que 

la base salarial que sirve para el cálculo del porcentaje 

decretado como pensión alimenticia, está conformada 

por la cantidad neta resultante con posterioridad a los 

descuentos que legalmente deben hacerse a la suma 

bruta devengada por el deudor alimentario, tomándose en 

cuenta que son los fijos y obligatorios, como por ejemplo 

el impuesto sobre la renta, impuesto sobre producto del 

trabajo, de fondo de pensiones y las aportaciones que 

se enteren al Instituto del Seguro Social correspondiente, 

pero no los descuentos secundarios o accidentales o 

aquellos descuentos que se realicen al trabajador por 

préstamos personales; de conformidad con los criterios 

jurisprudenciales de rubros: 

“ALIMENTOS. PRESTACIONES QUE DEBEN 

CONSIDERARSE  PARA  FIJAR  LA  PENSIÓN. 

Es  correcta  la  pensión  alimenticia  fijada  en  forma 

porcentual  a  los  ingresos  que  percibe  el  deudor  como 

contraprestación  a  sus  servicios,  pues  aquélla  debe 

establecerse con base en el salario integrado que percibe 

el  demandado,  entendiéndose  por  éste,  no  sólo  los 

pagos hechos en efectivo por cuota diaria, sino también 

por las gratificaciones, percepciones, habitación, primas, 

comisiones,  prestaciones  en  especie  y  cualquier  otra 

prestación o cantidad que se entregue al trabajador por su 

trabajo y los únicos descuentos susceptibles de tomarse 

en  cuenta  son  los  fijos,  es  decir,  los  correspondientes 

al  impuesto  sobre  la  renta  (impuestos  sobre  productos 

del  trabajo),  de  fondo  de  pensiones  y  las  aportaciones 

que se enteren al Instituto Mexicano del Seguro Social 

como  cuotas;  pues  dichas  deducciones  son  impuestas 

por  las  leyes  respectivas,  pero  no  son  susceptibles  de 

tomarse en cuenta las cuotas sindicales o de ahorro, ya 

que si bien es cierto que son deducciones secundarias 

o  accidentales  que  se  calculan  sobre  la  cantidad  que 

resulta del salario que percibe todo trabajador, también 

lo es que sobre éstas sí debe fijarse el porcentaje de la 

pensión alimenticia decretada en favor de los acreedores 

alimentistas, así como también deben estar incluidas las 

percepciones que el demandado obtenga por concepto 

de  ayuda  de  renta,  despensas,  compensación  por 

antigüedad,  aguinaldo,  vacaciones,  prima  vacacional 

y  todas  las  demás  percepciones  o  cantidades  que 

reciba  el  demandado  por  su  trabajo  en  la  empresa 

donde labora. SEGUNDO TRIBUNAL COLEGIADO EN 

MATERIA CIVIL DEL SEXTO CIRCUITO. Amparo directo 

176/89.  13  de  junio  de  1989.  Unanimidad  de  votos. 

Ponente:  Gustavo  Calvillo  Rangel.  Secretario:  Jorge 

Alberto González Álvarez. Amparo directo 192/98. 4 de 

junio  de  1998.  Unanimidad  de  votos.  Ponente: Antonio 

Meza Alarcón. Secretaria: Myriam del Perpetuo Socorro 

Rodríguez Jara. Amparo directo 282/2000. 18 de agosto 

de 2000. Unanimidad de votos. Ponente: Raúl Armando 

Pallares  Valdez.  Secretaria:  Gloria  Margarita  Romero