PERIÓDICO OFICIAL DEL ESTADO

PÁG. 30

San Francisco de Campeche,

Cam., Septiembre 10 de 2021

I).- Se previene al actor, que en caso de embargar 

bienes muebles, deberá dar cumplimiento estricto a 

lo regulado por el numeral 463 del Código Federal de 

Procedimientos Civiles, aplicado supletoriamente al de 

Comercio, apercibido que de no dar cumplimiento a dicho 

precepto legal no se procederá a ordenar el desempeño 

de las funciones al depositario judicial designado. En el 

entendido que, para el supuesto que el depositario de los 

bienes embargados sea distinta al ejecutado, deberá dar 

cumplimiento a lo establecido en el citado numeral, esto 

es, antes de ponerlo en posesión del encargado, deberá 

acreditar tener bienes raíces bastantes para responder 

del secuestro, o en su defecto tendrá que otorgar fianza, 

y para el caso de que esta última en cualquiera de sus 

modalidades, deberá ser por el monto de un TRES 

PUNTO  CINCO POR CIENTO de la suerte principal, 

lo anterior en relación con los artículos 1393 y 1394 del 

Código de Comercio en vigor.

J).- Y siendo que el artículo 17 Constitucional señala que 

la justicia debe ser pronta y expedita, se le requiere a la 

parte actora acuda a enterarse de la fecha y hora que 

el  Actuario  le  fijará  con  motivo  del  presente  acuerdo, 

pues en caso de que no comparezca a enterarse de 

la citada fecha ni acuda a la diligencia respectiva LA 

SUBSECUENTE SOLICITUD respecto de la ejecución del 

auto de exequendo, sin menoscabo de que se encuentre 

ajustado a derecho, se proveerá ordenando su realización 

de manera continua e ininterrumpida, sin necesidad de la 

presencia la parte actora y/o titular del derecho en dicha 

diligencia, toda vez que el artículo 1393 del Código de 

Comercio, no exige que dicho emplazamiento no pueda 

llevarse a cabo por falta de la presencia del actor, porque 

el citado precepto legal sólo señala que el derecho para 

señalar bien para su embargo pasará al actor, pero no 

exige que éste tenga que estar presente, por lo que no es 

pretexto para no realizar la diligencia de requerimiento de 

pago, embargo y emplazamiento, ya que así lo establece 

el Tribunal Colegiado del Décimo Cuarto Circuito, en el 

Amparo en revisión 357/2009 emitido el tres de marzo de 

dos mil diez y sirve de apoyo a lo anterior, lo señalado en 

la siguiente tesis:

Localización: Séptima Época, Tercera Sala, Semanario 

Judicial de la Federación, Volumen 175-180, Cuarta 

Parte, p. 195, aislada, Civil. Genealogía: Informe 1983, 

Segunda Parte, Tercera Sala, tesis 46, página 36.  Rubro: 

EMBARGO EN EL JUICIO EJECUTIVO MERCANTIL, 

LOS VICIOS DEL, NO AFECTAN LA LEGALIDAD 

DEL EMPLAZAMIENTO.  Texto: Si bien es verdad que 

del contenido de los artículos 1394 y 1396 del Código 

de Comercio se colige que en los juicios ejecutivos 

mercantiles tanto el embargo como el emplazamiento a 

juicio deben realizarse en una sola diligencia, sin solución 

de continuidad (un acto a continuación del otro), no debe 

pasar inadvertido que el embargo y el emplazamiento 

son dos actuaciones judiciales distintas entre sí, con 

contenido y fines diferentes, pues el primero tiene como 

objeto fundamental el aseguramiento de bienes de la 

propiedad del demandado que garantice las prestaciones 

que se le reclamen, para que en un momento dado y en 

su oportunidad, con el producto de dichos bienes se haga 

el pago al actor de esas prestaciones. En cambio, el 

emplazamiento tiene por objeto sujetar al demandado a 

la jurisdicción del Juez que lo emplazó, dándole a conocer 

la demanda, para que dentro del plazo de ley haga paga 

llana de lo reclamado y de las costas o, en su caso, se 

oponga a la ejecución si tuviere excepciones para ello, 

preservando así la garantía de audiencia que consagra 

el segundo párrafo del artículo 14 constitucional. Por otra 

parte, el hecho de que de acuerdo con lo dispuesto por los 

artículos 1392, 1393, 1394 y 1396 del citado código, en 

los juicios ejecutivos mercantiles tenga que realizarse el 

embargo antes del emplazamiento, tiene como finalidad 

evitar que el deudor (demandado) oculte los bienes de 

su propiedad para eludir precisamente el embargo y no 

se haga nugatorio el derecho del acreedor a la garantía y 

al pago posterior de su crédito y, por ende, la realización 

del  embargo  en  la  forma  apuntada  se  da  en  beneficio 

del actor y no del demandado. Ahora bien, atendiendo 

la naturaleza jurídica de las  actuaciones judiciales a que 

se hizo mérito, cabe señalar también que los defectos 

o vicios del embargo, o su realización incompleta, no 

afectan a la legalidad del emplazamiento, según se 

colige del propio texto del artículo 1394 invocado, el cual 

consigna la posibilidad de que el demandado reclame 

los defectos o vicios del embargo, ya sea durante el 

juicio o fuera de él, sin establecer dicho dispositivo, ni 

ningún otro del ordenamiento legal en cita, la invalidez 

por tales causas del llamamiento a juicio, o sea, del 

emplazamiento. Lo anterior se hace patente si se toma en 

cuenta que en los artículos 1362, 1363, 1367 y siguientes 

del referido código, se establecen los procedimientos de 

tercerías excluyentes de dominio y de preferencia y en 

ellos, de resultar procedentes y fundados, podrá en un 

momento dado quedar sin efecto el embargo realizado 

en el juicio ejecutivo mercantil; empero, ello no trae 

consigo  la  nulificación  del  emplazamiento  ni  del  juicio, 

pues conforme al artículo 1375 del mismo cuerpo legal, 

el ejecutante puede pedir la ejecución en otros bienes 

del  deudor,  todo  lo  cual  significa  que,  como  ya  se 

adelantó, los vicios del embargo no afectan a la legalidad 

del emplazamiento. Precedentes: Amparo directo 

5951/82. Abelardo López Soto. 4 de noviembre de 1982. 

Unanimidad de cuatro votos. Ponente: Jorge Oliver Toro. 

Secretario: Julio Humberto Hernández Fonseca.

K).- En cuanto a las probanzas ofrecidas por la parte 

actora, acumúlese a los autos para ser tomadas en 

consideración en su momento procesal oportuno, acorde 

a lo regulado por el dispositivo 1401 párrafo tercero del 

Código en mención.