jueves 28 de octubre de 2021

Periódico Oficial No. 191  

2

ocupación  de  los  cargos  internos.  Se  trata  de  elementos  que  inciden  directamente  en  el
mejoramiento de la función pública electoral, dándole certeza a los derechos de la ciudadanía para su
ejercicio  de  forma  plena,  lo  que  trasciende  en  la  legitimidad  de  los  procesos  electorales,  la
constitución de las autoridades públicas y de las decisiones políticas.

En  esta  tesitura,  han  acontecido  las  transformaciones  constitucionales  del  Órgano  Jurisdiccional
Especializado en el Estado que, habiéndose depositado en el Tribunal Electoral, tiene reconocida en
la  Constitución  local  su  autonomía,  permanencia  y  plena  jurisdicción  en  la  materia,  facultad
regulatoria  que,  en  general,  constituyen  las  garantías  orgánicas  y  personales  que  protegen  su
funcionamiento e integración.

En cuanto a estos aspectos destaca que, en términos del régimen establecido en el artículo 116 de la
Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, el diseño actual adoptado por la Constitución
Política del Estado Libre y Soberano de Chiapas, es de una magistratura en Pleno de tres integrantes
nombrados por el Senado de la República, quienes de entre éstos designan, por mayoría de votos al
titular de la Presidencia, que asume el cargo para el periodo de dos años y debe tener el carácter de
rotatoria.

La  modificación  constitucional  que  se  realiza  pretende  avanzar  en  aspectos  sustanciales  de  la
integración  y  funcionamiento  del  dicho  órgano  jurisdiccional,  en  primer  término,  en  cuanto  a  la
garantía de la participación igualitaria de los géneros en la titularidad de la Presidencia, porque así
como se ha logrado que las mujeres que conforman el género en desventaja, estructuralmente en la
sociedad accedan a los puestos públicos, ahora es necesario que participen en aquellos cargos de
relevancia  dentro  cualquier  órgano  colegiado,  como  lo  es  el  caso  de  la  Presidencia  del  Pleno  del
Tribunal Electoral del Estado.

En concreto, se establece que la sucesión de la titularidad de la Presidencia se rija por el principio de
alternancia paritaria de forma preferente, en atención a la integración que prevalezca en el seno de
dicho Pleno, con lo que se pretende contribuir a que las funciones que conllevan dicho cargo en la
magistratura  electoral  sean  desempeñadas  por  los  hombres  y  mujeres  integrantes  del  Pleno,  en
condiciones de igualdad y con la rotación establecida por la norma.

La  otra  modificación  sustancial  que  se  realiza  es  respecto  a  la  temporalidad  del  periodo  de  la
titularidad de la Presidencia, para ampliarla a tres años.

La  finalidad  específica  que  pretende  esta  reforma  es  dar  congruencia  al  funcionamiento  de  dicha
figura  con  la  integración  del  Pleno  que,  al  paso  de  las  reformas  electorales  y  de  las  condiciones
propias  del  contexto,  ha  sido  concentrada  en  tres  magistraturas;  de  esta  forma,  todas  éstas,
conforme  la  rotación  y  el  principio  de  alternancia  paritaria,  pueden  acceder  a  tal  titularidad  por  un
periodo idóneo para el desempeño de las funciones propias de la Presidencia del Tribunal.

La  reforma  incidirá  en  beneficio  de  la  función  del  cargo,  pues  los  planes  de  actividades  y  logro  de
metas institucionales se implementarán con estrategias de mayor alcance, lo que habrá de redundar