Es considerable que los dictámenes hechos por las Comisiones correspondientes, lleven anexo los documentos 
necesarios para su valoración, ya que cada integrante de la Comisión, debe estar debidamente informado sobre 
lo que conlleva a la resolución de una iniciativa

”. 

125.  Por lo que, en el caso, no se advierte que existieran solicitudes de informes o escritos remitidos por otras autoridades 

que  se  tuvieran  que  anexar al  Dictamen.  De  ahí  que  este  Tribunal  Pleno  considere  que  se  aplicaron  de  manera 
correcta los artículos que reglamentan el proceso de reformas y no se advierte alguna violación a los principios de 
legalidad, ya que en el caso sí se observaron las normas locales relativas al procedimiento de reformas, y no se 
advierte alguna irregularidad con potencial invalidante de la reforma aquí analizada. 

126.  Por  tanto,  conforme  a  lo  expuesto,  este  Tribunal  Pleno  no  advierte  violaciones  del  procedimiento  legislativo  que 

tengan como consecuencia la declaración de invalidez del Decreto 193, por el que se adicionó el artículo 8, fracción 
IV, de la Ley Orgánica del Poder Legislativo del Estado de Colima impugnado. 

 
TEMA 2. Análisis del artículo 8, fracción IV, de la Ley Orgánica del Poder Legislativo local 

127.  En el primer concepto de invalidez, el Municipio actor argumenta que es inconstitucional el artículo 8, fracción IV, de 

la Ley Orgánica del Poder Legislativo del Estado de Colima. Agrega que el artículo 115 de la Constitución Federal 
establece la libertad política, económica, administrativa y de gobierno de los Municipios, por lo que las legislaturas 
estatales  sólo  pueden  intervenir  como  excepción,  en  cuestiones  relacionadas  con  la  fiscalización  (que  se  debe 
realizar a través del Órgano Superior de Auditoría y Fiscalización del Estado y de acuerdo con los procedimientos 
que  establece  la  Ley  de  Fiscalización  Superior  y  Rendición  de  Cuentas  del  Estado),  en  la  suspensión  de  los 
Ayuntamientos o su desaparición, en la designación de sus miembros cuando no lo prevea la ley, en la emisión de 
leyes  sobre  las  bases  generales  de  la  administración  pública,  laborales,    y  de  contribuciones,  así  como  en  la 
asociación con municipios de otros Estados. De ahí que el artículo impugnado que faculta a llamar a los funcionarios 
para ver qué están haciendo y cómo lo hacen se encuentra fuera de las facultades del Congreso para intervenir en 
la vida municipal, vulnerando así la soberanía y autonomía municipal. 

128.  Este Tribunal Pleno estima que el argumento es fundado. Para demostrar lo anterior, en primer lugar, se expondrá 

brevemente  como  en  el  sistema  federal  mexicano,  los  órdenes  de  gobierno  municipal  y  estatal  se  conciben  de 
manera  diferenciada  (y  no  subordinada),  para  posteriormente  contrastar  el  artículo  impugnado  con  el  régimen 
competencial estatal, concluyendo que el Congreso local no tiene facultades para citar a los servidores públicos del 
Municipio actor. 

129.  El principio de autonomía municipal previsto en el artículo 115 de la Constitución Federal es el resultado de una serie 

de  reformas  a  dicha  porción  normativa,  mediante  las  cuales  paulatinamente  se  fue  fortaleciendo  la  figura  del 
Municipio. La más importante, sin duda, es la reforma de mil novecientos noventa y nueve. 

130.  Al respecto, en la exposición de motivos que originó esta reforma, quedó de manifiesto la percepción de que, aunque 

la Constitución calificaba al Municipio como “libre”, en los hechos, las atribuciones de las entidades federativas y la 
Federación no tenían un límite claro sobre las atribuciones municipales, por lo que era común que las legislaturas 
locales se inmiscuyeran en las competencias municipales y hasta decidieran en su nombre.

40

  

131.  De dicha reforma se destacan dos aspectos. Para reconocer expresamente al Municipio como ámbito de gobierno, 

se  consideró  conveniente  sustituir,  en  la  fracción  I  del  artículo  115  constitucional,  la  frase  “cada  Municipio  será 
administrado 

por  un  Ayuntamiento  de  elección  popular  directa”,  por  la  que  dice  (y  actualmente  vigente)  “cada 

                                                 

40

 Véase especialmente la iniciativa de reformas presentada por los diputados del Partido Acción Nacional, en la que se puede leer: “[…] al municipio libre; pero 

que lejos estamos aún de que este adjetivo, en los hechos, sea en la realidad una garantía de vida política y social verdaderamente autónoma, no tan solo como 
concepción del legislador sino como imperiosa necesidad y aspiración del pueblo mexicano. 
[…] 
Lo anterior ha sido premisa e intención del constituyente, que empero, a estas alturas ha sido ineficaz dadas las lagunas, omisiones y hasta contradicciones del 
texto constitucional, así como en razón de las cuestionables leyes emanadas de la carta magna, respecto del ámbito municipal. Se dice que el municipio es libre y 
sin embargo se le confunde con los gobiernos estatales y federal, a título de concurso o concurrencia. 
Al municipio, a través de su ayuntamiento se le confirieron facultades reglamentarias, mas no existe limitación alguna para que las legislaturas estatales y federales, 
encuentren una frontera entre sus atribuciones y las del municipio de tal manera, que sea efectiva la capacidad cuasilegislativa de los ayuntamientos que, de modo 
incipiente, ya les ha reconocido la Suprema Corte de Justicia de la Nación. 
Se les reconoce personalidad jurídica pero hoy por hoy, los gobiernos estatales y las legislaturas locales afectan el ámbito municipal, tomando decisiones en su 
nombre, sobre todo de carácter administrativo de tal manera que dejan a los ayuntamientos como entidad de despacho o ejecución en asuntos trascendentes. 
[…] 
Esta realidad, a grandes rasgos  expresada, pero de todos conocida, porque la vivimos en carne propia como ciudadanos y sobre todo, quienes hemos tenido el 
honor de servir en un gobierno municipal, son motivos suficientes para replantear el texto de los artículos cuya reforma constitucional se propone con el propósito 
de garantizar una autentica autonomía municipal […]”. 

EL ESTADO DE COLIMA

- 23 -