estrictamente necesaria para hacer efectivas las facultades que le fueron otorgadas al orden estatal y, además, que 
la función se ejerza sólo en los casos expresamente indispensables para hacer efectiva la facultad de que se trate.

49

 

144.  Por lo que, a través de una ley ordinaria, no puede el Poder Legislativo local otorgarse una atribución que incida en 

la vida municipal que no le sea concedida por la Constitución Federal o que derive necesariamente de alguna facultad 
otorgada, como tampoco puede, a través de la ley secundaria, limitar la autonomía municipal. Sin que en el caso se 
advierta que la Ley Fundamental faculte al Congreso estatal a ser una suerte de vigilante respecto de las actuaciones 
municipales que resulten de trascendencia para la sociedad o para el buen desempeño del servicio público. 

145.  Una interpretación contraria implicaría permitir la intromisión arbitraria del gobierno estatal en la gestión municipal, 

lo  que  sería  un  retroceso  en  el  fortalecimiento  que  se  ha  venido  construyendo,  tanto  constitucional  como 
judicialmente, sobre la autonomía municipal; el cual ha desembocado, como ya se dijo, en la reducción al mínimo 
indispensable  de  las  interferencias  permitidas  en  las  competencias  propiamente  municipales  por  parte  de  las 
entidades  federativas  o  la  Federación  y,  a  la  vez,  en  la  consolidación  de  las  garantías  procesales  y  orgánico-
institucionales que permite que los Municipios puedan combatir jurisdiccionalmente cualquier exceso a manos de los 
otros niveles de gobierno. 

146.  Además de que el Congreso estatal tampoco fundamentó dicha facultad. Al respecto, cabe señalar que las iniciativas 

de reformas no contenían la adición de esa fracción,

50

 sino que la misma fue agregada por la Comisión de Estudios 

Legislativos y Puntos Constitucionales en su dictamen, en el que simplemente se mencionó: 

 

“Se incluye una hipótesis adicional para que comparezcan funcionarios ante el H. Congreso del Estado, cuando 

surja la necesidad de informar y explicar hechos o circunstancias que por su naturaleza resulten de trascendencia 
para la sociedad o el buen desempeño del servicio público, lo cual esta Legislatura ha venido realizando

”. 

147.  Por otra parte, además de no existir una facultad conferida constitucionalmente a la legislatura estatal para mandar 

a citar a los funcionarios municipales, los supuestos en los que permite la legislación secundaria impugnada hacer 
esta citación son claramente contrarios a las competencias y funciones del Municipio. 

148.  La primera de las hipótesis para que el Congreso o una comisión legislativa pueda citar a un funcionario municipal 

es para explicar hechos o circunstancias que por su naturaleza resulten de trascendencia para la sociedad. 

149.  El Municipio es la primera organización estatal en entrar en contacto con el núcleo social. Así, la Constitución Estatal 

establece que será el ayuntamiento el encargado de recoger y atender las necesidades colectivas y sociales.

51

 

150.  Asimismo,  el  Ayuntamiento,  como  órgano  de  gobierno  del  Municipio,  se  integra  por  individuos  seleccionados 

mediante  una  elección  popular  directa,  de  conformidad  con  el  artículo  115  de  la  Constitución  Federal.

52

 

Evidentemente,  los  tres  cargos  municipales  a que  se  refiere  este  precepto  distan  mucho de ser  los  únicos  en  la 
estructura  orgánica  de  un  municipio;  sin  embargo,  resulta  claro  que  los  miembros  del  Ayuntamiento  gozan  de 
legitimidad democrática y los demás funcionarios municipales tienen una relación de subordinación jerárquica hacia 
ese órgano de gobierno.

53

 

151.  Esta conformación se ideó, precisamente, para que el Municipio fuera el primer contacto con la población, de ahí 

que sus decisiones gocen, prima facie, de un amplio margen de libertad (el cual encuentra su límite en su ámbito 
competencial y en los mandatos constitucionales) que deriva tanto de su posición constitucional como órgano de 
gobierno autónomo, así como de su legitimidad democrática, por lo que no es posible que las legislaturas estatales 
intenten  vigilar  al  Municipio  so  pretexto  de  ser  el  conducto  entre  éste  y  la  población.  Máxime  que  el  artículo 
impugnado deja a la consideración subjetiva del legislador estatal la determinación de cuándo se debe considerar 
que los hechos son 

de “trascendencia para la sociedad”, lo que podría dar lugar a un uso arbitrario de esa facultad 

                                                 

49

  Resulta  aplicable,  por  mayoría  de  razón,  la  tesis  P.  CLIX/2000  emitida  por  este  Tribunal  Pleno,  de  rubro:  “INFORMES  ENTRE  PODERES.  SÓLO 

PROCEDEN CUANDO, DE MANERA EXPLÍCITA O IMPLÍCITA, ESTÉN CONSIGNADOS EN LA CONSTITUCIÓN”. Novena Época. Semanario 
Judicial de la Federación y su Gaceta, tomo XII, septiembre de 2000, página 28. 

50

 Vid. Supra, nota 31. 

51

 Artículo 91. El Ayuntamiento es depositario de la función pública municipal y constituye la primera instancia de gobierno, con el propósito de recoger y atender 

las necesidades colectivas y sociales, así como para articular y promover el desarrollo integral y sustentable del Municipio. […] 

52

 Constitución Federal. Artículo 115. […] 

I. Cada Municipio será gobernado por un Ayuntamiento de elección popular directa, integrado por un Presidente o Presidenta Municipal y el número de regidurías 
y sindicaturas que la ley determine, de conformidad con el principio de paridad. […] 

53

 Este Alto Tribunal ha declarado la inconstitucionalidad de artículos que facultan a un poder pedir informes a un órgano subordinado jerárquicamente a otro 

poder. Véase la jurisprudencia P./J. 116/2007, de rubro: “COMPETENCIA ECONÓMICA. EL ARTÍCULO 28, FRACCIÓN III, DE LA LEY FEDERAL 
RELATIVA,  QUE  ESTABLECE  QUE  EL  PRESIDENTE  DE  LA  COMISIÓN  FEDERAL  DE  COMPETENCIA  DEBERÁ  PRESENTAR  AL 
CONGRESO DE LA UNIÓN UN INFORME ANUAL SOBRE EL DESEMPEÑO DE ESE ÓRGANO, TRANSGREDE EL PRINCIPIO DE DIVISIÓN 
DE PODERES”.
 Novena Época. Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta. Tomo XXVI, diciembre de 2007, página 967. 

- 26 -

EL ESTADO DE COLIMA