17 de noviembre de 2021 

  PERIÓDICO OFICIAL 

 

Página 27 

REGLAS DE OPERACIÓN 

PROGRAMA  DE  APOYO  ALIMENTARIO  BÁSICO 
EMERGENTE EN EL ESTADO DE MORELOS 2021 
SECRETARÍA  DE  DESARROLLO  SOCIAL  DEL 
PODER EJECUTIVO DEL ESTADO DE MORELOS 

OSIRIS  PASOS  HERRERA,  SECRETARIO  DE 

DESARROLLO  SOCIAL  DEL  PODER  EJECUTIVO 
DEL  ESTADO  DE  MORELOS,  con  fundamento  en  lo 
dispuesto  por  los  artículos  74  de  la  Constitución 
Política  para  el  Estado  Libre  y  Soberano  de  Morelos; 
artículos  9,  fracción  XII,  13,  fracción  VI,  14  y  32, 
fracciones  I,  III,  IV,  V,  IX,  XIII,  y  XVIII  de  la  Ley 
Orgánica de la Administración Pública del Estado Libre 
y Soberano de Morelos; 2, 3, 5, fracciones I, IV y V, 6, 
fracción I, 11, fracción III, 13, 19, fracción I y X y 32 de 
la  Ley  de  Desarrollo  Social  del  Estado  de  Morelos;  1, 
2,  fracción  XIII,  3,  4,  fracción  II,  6,  8,  fracción  VII  y  9, 
fracción VII del Reglamento Interior de la Secretaría de 
Desarrollo  Social  del  Poder  Ejecutivo  del  Estado  de 
Morelos, y:  

CONSIDERANDO 

Que 2020 fue un año sin precedente debido a la 

expansión,  alcances  e  impacto  de  la  enfermedad 
SARS-CoV-2  en  el  mundo;  específicamente  en  el 
Estado  mexicano,  el  Consejo  Nacional  de  Evaluación 
de  la  Política  de  Desarrollo  Social  (CONEVAL),  en  su 
análisis  “La  política  social  en  el  contexto  de  la 
pandemia por el virus SARS-CoV-2 (COVID-

19)” (s.f.). 

Recuperado 

de 

https://www.coneval.org.mx/Evaluacion/IEPSM/Docum
ents/Politica_Social_COVID-19.pdf, 

refiere 

que 

enfrentamos  esta  contingencia  en  condiciones  de 
vulnerabilidad  debido,  entre  otros  elementos,  a  las 
altas  prevalencias  de  diabetes  y  enfermedades 
cardiovasculares, precariedad laboral y estancamiento 
económico,  carencias  en  el  acceso  del  agua  y 
hacinamiento, así como brechas en el cumplimiento de 
los derechos sociales: salud, alimentación, educación, 
seguridad  social  y  vivienda,  advirtiendo  que  la  crisis 
podría  provocar  que  la  población  que  en  2018  no  era 
ni  pobre  ni  vulnerable,  tenga  afectaciones  que  los 
lleven  a  encontrase  en  condiciones  de  pobreza  y 
mayor vulnerabilidad.  

Una  primera  aproximación  a  los  efectos 

potenciales 

de 

la 

crisis, 

preveía 

aumentos 

preocupantes  en  la  pobreza  por  ingresos;  la  pobreza 
laboral,  es  decir  aquella  población  que  no  puede 
adquirir una canasta alimentaria con su ingreso laboral 
y  el  riesgo  de  que  en  ausencia  de  políticas  públicas 
orientadas  a  esta  población,  las  condiciones  de  vida 
de los grupos de ingreso medio enfrenten condiciones 
de pobreza.  

En  este  entendido  y  con  sustento  en  el  informe 

“10 años de medición de pobreza en México, avances 
y  retos  de  la  política  social”,  Consejo  Nacional  de 
Evaluación  de  la  Política  de  Desarrollo  Social 
(CONEVAL). 

(s.f.). 

Recuperado 

de 

https://www.coneval.org.mx/SalaPrensa/Comunicados
prensa/Documents/2019/COMUNICADO_10_MEDICI
ON_POBREZA_2008_2018.pdf),  tenemos  que  en  la 
entidad  el  número  de  personas  en  situación  de 
pobreza  pasó  de  965,852  a  1  millón  de  personas  de 
2016  a  2018;  el  número  de  personas  en  pobreza 
extrema de 115,383 a 146,974 considerando el mismo 
parámetro;  es  decir,  menos  personas  cuentan  con  el 
ingreso suficiente  para adquirir la canasta alimentaria, 
la  cual  a  partir  del  2019  el  Organismo  de  Seguridad 
Alimentaria  Mexicana  (SEGALMEX)  sectorizado  a  la 
Secretaría  de  Agricultura  y  Desarrollo  Rural  (SADER) 
del  Gobierno  Federal,  dio  a  conocer  el  incremento  de 
ésta a 40 productos.  

Al mes junio de 2021, de acuerdo al contenido y 

valor  de  las  Líneas  de  Pobreza  por  Ingresos,  el  costo 
de la canasta alimentaria asciende a $1,256.37 pesos 
mensuales  por  persona  en  el  sector  rural,  mientras 
que en el urbano se encuentra sobre $1,745.20; ahora 
bien  considerando  una  canasta  alimentaria  y  no 
alimentaria,  en  el  sector  rural  equivale  a  $2,219.42 
pesos  y  en  el  sector  urbano  a  $3,383.03  pesos  por 
persona  por  mes;  la  canasta  no  alimentaria  incluye 
entre  otras  cosas,  los  gastos  por  transporte  público, 
limpieza  y  cuidados  en  la  casa,  cuidados  personales, 
educación,  cultura  y  recreación,  comunicaciones  y 
servicios  para  vehículos,  vivienda  y  servicios  de 
conservación, prendas de vestir, calzado y accesorios, 
y  cuidados  de  la  salud  entre  otros  gastos  menores 
relacionados 

con 

el 

hogar 

actividades 

de 

esparcimiento,  que  si  bien  son  importantes  no  son 
vitales.  Sobre  estos  criterios  y  análisis  estadísticos,  la 
familia  morelense  promedio  de  3.8  integrantes,  en  la 
zona rural debe lograr un ingreso mínimo de $4,774.21 
exclusivamente  para  atender  la  alimentación  y 
$8,433.80  pesos  para  cubrir  el  resto  de  necesidades 
básicas;  respecto  a  una  familia  en  zona  urbana,  el 
ingreso  para  cubrir  sólo  necesidades  alimentarias  es 
de 

$6,631.76  pesos 

para 

satisfacer 

otras 

necesidades básicas $12,855.51 pesos.  

Considerando  el  impacto  social  y  económico 

que  derivó  de  la  pandemia  por  coronavirus,  a  través 
de  un  monitoreo  de  la  situación  de  la  ocupación  y 
empleo  en  el  periodo  de  contingencia  en  Morelos,  de 
junio  2019  a  junio  2020,  la  tasa  de  desempleo 
incrementó  de  2.35%  a  3.47  %,  considerando  que  la 
población  económicamente  activa  es  de  464,251  de 
los  cuales  16,121  se  encontraba  en  desempleo, 
mientras  que  la  tasa  de  informalidad  laboral  llegó  a 
59.5  %;  por  otro  lado,  de  la  población  ocupada  al 
primer  trimestre  de  2021  el  40.5%  son  mujeres  y  el 
59.5%  son  hombres,  que  en  valores  absolutos 
equivale a 806,650 personas ocupadas, 7.61% menos 
que el mismo periodo del año anterior (873,059).