caso concreto tal configuración sea sustentada con los elementos convictivos de hecho y de prueba que acrediten 
plenamente la adecuación de la conducta del activo al tipo penal, así como las probanzas necesarias que acrediten 
que el cónyuge afectado no otorgó su consentimiento para que su consorte  ejerciera actos de dominio sobre los 
bienes comunes de la sociedad conyugal para fines distintos para los cuales fueron aportados, que no sean otros 
que los inherentes al hogar y la familia.  

26. 

Debe precisarse que en el caso anterior, la contradicción de tesis versó exclusivamente respecto a determinar que 
el delito de robo pudiera darse entre cónyuges cuando el bien robado se encontrara incluido en la sociedad conyugal, 
sin embargo, en el caso concreto la excusa absolutoria se hace extensiva a aquellos bienes ajenos al régimen de 
propiedad conyugal.  

27. 

Por tanto, se estima que la norma controvertida carece de la precisión necesaria, dejando en estado de indefensión 
o incertidumbre a la persona que pueda ser despojada de sus bienes por su cónyuge si se encuentra unida bajo ese 
particular régimen patrimonial, pues el legislador presupone que todos los bienes de las personas que se unieron en 
matrimonio forman parte de la sociedad conyugal.  

28. 

El artículo 178 del Código Civil del Estado de Colima señala que el contrato de matrimonio debe celebrarse bajo el 
régimen de sociedad conyugal o bajo el de separación de bienes.  

29. 

Respecto al primer régimen, se establece que se regirá por las capitulaciones matrimoniales que la constituyan y en 
lo que no estuviere expresamente estipulado, por las disposiciones relativas al contrato de sociedad. Asimismo, el 
artículo 189 prevé las reglas que deberán observarse al momento de formular las capitulaciones matrimoniales en 
que se establezca la sociedad conyugal.  

30. 

Respecto  al  segundo  régimen,  el  ordenamiento  civil  en  su  artículo  208  indica  que  puede  ser  absoluta  o  parcial, 
entendiendo en este último caso a aquellos bienes que no estén comprendidos en las capitulaciones de separación, 
los cuales serán objeto de la sociedad conyugal que deben constituir las personas unidas en matrimonio.  

31. 

Así, el código civil estatal exige que en las capitulaciones matrimoniales, entendidas de acuerdo con su artículo 179, 
como aquellos pactos que las parejas celebran para constituir tanto la sociedad conyugal como la separación de 
bienes y reglamentar la administración de éstos en uno y en otros casos, se deben determinar qué bienes constituirán 
la sociedad conyugal y cuáles se encuentran comprendidos fuera de él. 

32. 

Bajo esa línea, el código permite que en un matrimonio coexistan ambos regímenes pues queda patente que puede 
haber bienes que no se encuentren en el dominio común de ambos cónyuges pese a estar unidos bajo la sociedad 
conyugal. 

33. 

La norma impugnada soslayó que existen casos en los que algunos bienes no forman parte de la sociedad conyugal 
por disposición expresa de los cónyuges y de manera amplia estableció una regla que permite que en ningún caso 
una  persona  que  cometió  el  delito  de  robo  en  contra  de  su  consorte  sea  sancionada,  si  es  que  se  acredita  que 
contrajeron matrimonio bajo el régimen de sociedad conyugal.  

34. 

Lo que permite que se deje impune el acto ilícito cuando se trata de un bien cuya titularidad y propiedad pertenece 
al cónyuge víctima del delito, por el simple hecho de estar unido bajo el régimen de sociedad conyugal.  

35. 

No es óbice a lo anterior que la disposición señale que se atenderá a los términos de la legislación civil aplicable, 
toda vez que la norma expresamente descarta como conducta punible el hecho que el robo se cometa entre cónyuges 
unidos bajo el citado régimen, por lo que no resultaría válido recurrir a ella para sustentar la constitucionalidad de la 
norma, toda vez que como se ha expresado, la norma únicamente atiende a la relación civil-familiar, es decir, si los 
sujetos implicados están o no unidos bajo el mencionado régimen, sin considerar si el bien objeto del delito integra 
o no la sociedad conyugal

6

.  

Segundo 

36. 

La accionante sostiene 

que los párrafos cuarto y noveno en las porciones normativas “o definitiva” y séptimo, del 

artículo 233 del Código Penal del Estado de Colima resultan inconstitucionales toda vez que establecen una  pena 
perpetua y absoluta que genera una sanción desproporcionada y excesiva, incompatible con los artículos 14, 18 y 
22 de la Norma Fundamental; además, de que trasgrede el derecho a la seguridad jurídica y el principio de reinserción 
social.  

 

6

  Lo  anterior  en  términos  de  la  jurisprudencia  P-/J.  33/2009  de  rubro  “NORMAS  PENALES.  AL  ANALIZAR  SU  CONSTITUCIONALIDAD  NO  PROCEDE 

REALIZAR UNA INTERPRETACIÓN CONFORME O INTEGRADORA”. 

- 6 -

EL ESTADO DE COLIMA