37. 

De una interpretación sistemática de los artículos 18 y 22 constitucionales, se desprende que una sanción penal no 
debe ser permanente, sino que por el contrario, atendiendo a cada caso en particular, con base en el delito cometido 
y el bien jurídico tutelado, los operadores jurídicos deben procurar que el individuo no vuelva a delinquir. 

38. 

En oposición a lo anterior, las normas impugnadas resultan inconstitucionales toda vez que establecen como sanción 
la inhabilitación definitiva para contratar con el servicio público y para participar en adquisiciones, arrendamientos, 
concesiones, servicios u obras públicas y también para desempeñar un cargo público, la cual resulta en una pena 
inusitada

7

, incompatible con el andamiaje constitucional.  

39. 

Se dispone como regla absoluta, que el juzgador deberá imponer invariablemente la inhabilitación definitiva cuando 
el monto de la afectación o beneficio obtenido por la comisión del delito exceda de dos mil veces el valor diario de la 
Unidad de Medida y Actualización, o cuando se incurra en reincidencia, lo que resulta contrario a los artículos 18 y 
22 de la Constitución Federal.  

40. 

El  legislador  tiene  la  obligación  de  proporcionar  un  marco  penal  que  posibilite  el  respeto  al  principio  de 
proporcionalidad en abstracto de la pena, en aras de permitir a los operadores jurídicos individualizarla de manera 
adecuada, al ser este último, quien determina el nivel de la sanción que debe aplicarse en cada caso concreto

8

.  

41. 

Si  bien  el  legislador  local  cuenta  con  libertad  de  configuración  para  diseñar  su  política  criminal,  elegir  los  bienes 
jurídicos tutelados, conductas típicas y sus sanciones, de acuerdo a las necesidades sociales, dicha libertad no es 
absoluta  y  encuentra  su  límite  en  la  observancia  y  respeto  de  los  principios  y  derechos  consagrados  en  la 
Constitución Federal, dentro de los cuales se encuentra el de proporcionalidad y razonabilidad jurídica.  

42. 

Es así, que la magnitud de la pena de inhabilitación, debe necesariamente corresponder con la gravedad del delito 
y el grado de culpabilidad de la persona, para que esté en proporción con el daño causado, condiciones que no se 
actualizan en la norma que se estima inconstitucional. 

43. 

En el caso, no se permite a la autoridad jurisdiccional individualizar la pena de manera adecuada, es decir, que pueda 
realizar una ponderación con base en el principio de proporcionalidad, tomando en consideración diversos factores 
y, por tanto, vulnera directamente el artículo 22 constitucional.  

44. 

Al respecto, la Corte Interamericana de Derechos Humanos ha sostenido que la pena debe ser individualizada según 
las características del delito, la participación del acusado y su grado de culpabilidad, aunado a que la imposición de 
sanciones se encuentra sujeta a ciertas garantías procesales y su cumplimiento debe ser estrictamente observado 
y revisado

9

.  

45. 

Para la determinación de la gravedad de la conducta se debe tomar en cuenta: (1) el valor del bien jurídico y su grado 
de afectación (2) la naturaleza dolosa o culposa de la conducta (3) los medios empleados (4) las circunstancias de 
tiempo, modo, lugar u ocasión del hecho y (5) la forma de intervención del sentenciado.  

46. 

Tomando en cuenta todas las circunstancias especificadas, existe la posibilidad de que el juzgador se mueva dentro 
de un límite mínimo y máximo, según su arbitrio y de acuerdo a las circunstancias de ejecución del delito, la gravedad 
del hecho y las peculiaridades del acusado o del ofendido para obtener el grado de culpabilidad y con esto imponer 
las sanciones respectivas de forma prudente, discrecional y razonable.  

47. 

Así se ha pronunciado la Primera Sala de esta Suprema Corte de Justicia de la Nación en la jurisprudencia 1a./J. 
42/2009

10

.   

48. 

Asimismo, del análisis del Dictamen de Decreto por el que se aprobaron las modificaciones al Código Penal para el 
Estado de Colima, se advierte que la intención del legislador de establecer la inhabilitación definitiva como pena a 
las  personas  responsables  de  algún  delito  por  hechos  de  corrupción  o  por  indebido  ejercicio  del  cargo,  fue  para 
garantizar a la sociedad que cualquier servidor público que sea sancionado por estos hechos no pueda acceder a 
un  cargo  de  elección  popular  o  desempeñarse  como  servidor  público  en  cualquier  empleo  o  comisión  de  la 

 

7

 De conformidad con la jurisprudencia P./J. de rubro: “PENA INUSITADA. SU ACEPCIÓN CONSTITUCIONAL”.  

8

 De conformidad con la jurisprudencia 1a./J. 114/2010 de rubro: “PENAS Y SISTEMA PARA SU APLICACIÓN. CORRESPONDE AL PODER LEGISLATIVO 

JUSTIFICAR EN TODOS LOS CASOS Y EN FORMA EXPRESA, LAS RAZONES DE SU ESTABLECIMIENTO EN LA LEY”. 

9

 Caso Dacosta Cadogan Vs. Barbados. Sentencia de 24 de septiembre de 2009 (Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas).  

10

 De rubro: “INHABILITACIÓN DE LOS SERVIDORES PÚBLICOS. LOS ARTÍCULOS 129, 131, 133, 136 Y 259 DEL CÓDIGO PENAL DEL ESTADO DE 

MÉXICO QUE ESTABLECEN DICHA PENA POR UN TÉRMINO DE VEINTE AÑOS SIN SEÑALAR LÍMITES MÍNIMO Y MÁXIMO DE APLICACIÓN, VIOLAN 
LOS ARTÍCULOS 14 Y 22 (ESTE ÚLTIMO VIGENTE HASTA ANTES DE LA REFORMA DE 2008) DE LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LOS ESTADOS 
UNIDOS MEXICANOS”. 

EL ESTADO DE COLIMA

- 7 -