•  1, 2, 21 y 26 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos.  

•  2 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.  

61. 

CUARTO. Mediante acuerdo del primero de agosto de dos mil diecinueve el Ministro Presidente de esta Suprema 
Corte de Justicia de la Nación ordenó formar y registrar el expediente relativo a la acción de inconstitucionalidad 
81/2019 y de conformidad con el registro de turno de los asuntos, designó al Ministro José Fernando Franco González 
Salas como instructor en la acción de inconstitucionalidad referida, en términos del artículo 81 del Reglamento Interior 
de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. 

62. 

QUINTO.  El  seis  de  agosto siguiente,  el  Ministro  instructor  admitió  la  referida  acción,  ordenó  dar  vista  al  Órgano 
Legislativo  que  emitió  la  disposición  impugnada  y  al  Poder  Ejecutivo  que  la  promulgó  para  que  rindieran  sus 
respectivos  informes,  así  como  al  Fiscal  General  de  la  República  para  que  formulara  el  pedimento  que  le 
corresponde.  

63. 

SEXTO.  Informe  del  Poder  Ejecutivo.  Al  rendir  su  informe,  el  Consejero  Jurídico  del  Estado  de  Colima  en 
representación del Poder Ejecutivo de dicha entidad, se limitó a señalar que era cierto el acto reclamado consistente 
en  la  promulgación  y  publicación  del  Decreto  número  87,  por  el  que  se  reformaron  y  adicionaron  diversas 
disposiciones normativas del Código Penal para el Estado de Colima, publicado el veintinueve de junio de dos mil 
diecinueve. 

64. 

Asimismo, manifestó que dicho acto se llevó a cabo en uso de las facultades que se le confieren al titular del Poder 
Ejecutivo en el artículo 58, fracción III, de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Colima, así como 
en los diversos 2, 3, 17 y demás relativos de la Ley Orgánica de la Administración Pública del propio Estado. 

65. 

SÉPTIMO. Informe del Poder Legislativo. Al rendir su informe, el Congreso del Estado Libre y Soberano de Colima 
sostuvo lo siguiente. 

66. 

En primer término consideró que se actualizaba una causal de improcedencia, con fundamento en los artículos 19, 
fracción VII, 20, fracción II y 59 de la Ley Reglamentaria, consistente en que la demanda se presentó fuera de los 
plazos establecidos, respecto del artículo 190, fracción III, del Código Penal para el Estado de Colima.  

67. 

Afirma que con motivo de la reforma constitucional en materia penal y en vísperas de la entrada en vigor del nuevo 
sistema de justicia penal acusatorio adversarial se llevó a cabo la adecuación respectiva de la normatividad local. En 
tal virtud, mediante Decreto 394 se publicó el nuevo Código Penal para el Estado de Colima el once de octubre de 
dos mil catorce y en su artículo 190, fracción III, preveía a los sujetos que no podían ser sancionados por el delito de 
robo, específicamente cuando se cometiera por 

“un ascendiente en contra de su descendiente o viceversa, por un 

cónyuge contra el otro, por el concubinario contra la concubina o viceversa o por el adoptante contra el adoptado o 
viceversa…” 

68. 

Posteriormente, refiere que mediante Decreto 87 publicado en el periódico oficial local se reformó la fracción III del 
artículo 190 del Código Punitivo local en la que únicamente se excluyeron a los cónyuges que hubiesen contraído 
matrimonio bajo el régimen de sociedad conyugal para cometer el delito de robo. 

69. 

Así,  estima  que  de  la  reforma  al  precepto  en  cuestión  se  advierte  que  no  hubo  un  cambio  sustancial  o  material 
específico

14

  que  ameritara  la  oportunidad  de  impugnarla,  esto  es,  no  se  incorporó  una  nueva  excepción  a  la 

punibilidad del delito, sino que se restringió y acotó a una circunstancia específica como lo es el matrimonio contraído 
bajo el régimen de sociedad conyugal, suprimiendo la hipótesis del régimen de separación de bienes. 

70. 

En consecuencia, sostiene que si el artículo impugnado, en un primer momento, preveía los supuestos de punibilidad 
para  los  cónyuges  sin  importar  su  régimen  patrimonial,  resulta  inconcuso  que  se  debió  promover  la  acción  de 
inconstitucionalidad a partir del doce de octubre de dos mil catorce. 

71. 

Como segunda causal, señala de igual forma, con fundamento en los artículos 19, fracción VII, 20, fracción II y 59 
de la Ley Reglamentaria, la extemporaneidad de la presentación de la demanda respecto del artículo 233 del Código 
Penal para el Estado de Colima.  

72. 

Al respecto, manifiesta que previo a su reforma, el artículo impugnado establecía inhabilitaciones de uno a veinte 
años, para lo cual se tomaba como punto de partida 200 Unidades de Medida y Actualización. Es decir, si el monto 

 

14

  Lo  anterior  en  términos  de  la  acción  de  inconstitucionalidad  11/2015  que  dio  origen  a  la  jurisprudencia  P./J.  25/2016  de  rubro:  “ACCIÓN  DE 

INCONSTITUCIONALIDAD.  LINEAMIENTOS  MÍNIMOS  REQUERIDOS  PARA  CONSIDERAR  QUE  LA  NUEVA  NORMA  GENERAL  IMPGUNADA 
CONSTITUYE UN ACTO LEGISLATIVO”.  

EL ESTADO DE COLIMA

- 9 -