127.  La conformación de la sociedad conyugal permite a los cónyuges limitar los bienes, tanto los presentes al momento 

de establecerse la sociedad, como los futuros que adquieran los consortes.  

128.  Si bien su regulación permite introducir a la sociedad conyugal todos los bienes de cada consorte, de manera que 

pudiera configurarse un solo patrimonio común, el propio código en sus fracciones IV y V del artículo 189, reconoce 
la posibilidad de que los consortes distingan y precisen cuáles son los bienes y productos de trabajo que hayan de 
entrar a la sociedad. 

129.  Así, la adopción del régimen matrimonial de sociedad conyugal en términos del Código Civil del Estado de Colima 

faculta la coexistencia de tres patrimonios distintos durante el matrimonio:  

•  Uno que surge con la celebración del matrimonio que puede integrarse por bienes presentes o futuros que los 

consortes coloquen a la sociedad, y  

•  Dos patrimonios que corresponden en lo individual a cada consorte, respecto de bienes que expresamente se ha 

determinado que no formen parte de la sociedad.  

130.  Para  este  Tribunal  Pleno  el  contenido  de  la  excusa  absolutoria  ya  señalada  resulta  inconstitucional,  aunque  por 

razones distintas a las aducidas por la accionante

33

.  

131.  El artículo 20, apartado C, de la Constitución Federal dispone lo siguiente:  

Artículo 20(…) 

C. De los derechos de la víctima o del ofendido: 

I.  

Recibir asesoría jurídica; ser informado de los derechos que en su favor establece la Constitución y, cuando lo 
solicite, ser informado del desarrollo del procedimiento penal; 

II.   Coadyuvar con el Ministerio Público; a que se le reciban todos los datos o elementos de prueba con los que 

cuente, tanto en la investigación como en el proceso, a que se desahoguen las diligencias correspondientes, y 
a intervenir en el juicio e interponer los recursos en los términos que prevea la ley. 

Cuando  el  Ministerio  Público  considere  que  no  es  necesario  el  desahogo  de  la  diligencia,  deberá  fundar  y 
motivar su negativa; 

III.   Recibir, desde la comisión del delito, atención médica y psicológica de urgencia; 

IV.   Que se le repare el daño. En los casos en que sea procedente, el Ministerio Público estará obligado a solicitar 

la reparación del daño, sin menoscabo de que la víctima u ofendido lo pueda solicitar directamente, y el juzgador 
no podrá absolver al sentenciado de dicha reparación si ha emitido una sentencia condenatoria. 

La ley fijará procedimientos ágiles para ejecutar las sentencias en materia de reparación del daño; 

V.   Al resguardo de su identidad y otros datos personales en los siguientes casos: cuando sean menores de edad; 

cuando se trate de delitos de violación, trata de personas, secuestro o delincuencia organizada; y cuando a 
juicio del juzgador sea necesario para su protección, salvaguardando en todo caso los derechos de la defensa. 

El  Ministerio  Público  deberá  garantizar  la  protección  de  víctimas,  ofendidos,  testigos  y  en  general  todas  los 
sujetos que intervengan en el proceso. Los jueces deberán vigilar el buen cumplimiento de esta obligación; 

 

V.- La declaración explícita de si la sociedad conyugal ha de comprender los bienes todos de los consortes, o solamente sus productos. En uno y otro caso 
se determinará con toda claridad la parte que en los bienes o en sus productos corresponda a cada cónyuge; 
VI.- La declaración de si el producto del trabajo de cada consorte corresponde exclusivamente al que lo ejecutó, o si debe dar participación de ese producto al otro 
consorte y en qué proporción; 
VII.- La declaración terminante acerca de quién debe ser el administrador de la sociedad, expresándose con claridad las facultades que se le conceden; 
VIII.- La declaración acerca de si los bienes futuros que adquieran los cónyuges durante el matrimonio, pertenecen exclusivamente al adquiriente, o si deben 
repartirse entre ellos y en qué proporción; y 
IX.- Las bases para liquidar la sociedad. 

33

 Conclusión a la que se llega con fundamento en el artículo 71 de la Ley Reglamentaria de las Fracciones I y II del Artículo 105 de la Constitución Política de 

los Estados Unidos Mexicanos que establece lo siguiente: 
Artículo 71. Al dictar sentencia, la Suprema Corte de Justicia de la Nación deberá corregir los errores que advierta en la cita de los preceptos invocados y suplirá 
los  conceptos  de  invalidez  planteados  en  la  demanda.  La  Suprema  Corte  de  Justicia  de  la  Nación  podrá  fundar  su  declaratoria  de  inconstitucionalidad  en  la 
violación de cualquier precepto constitucional, haya o no sido invocado en el escrito inicial. Igualmente, la Suprema Corte de Justicia de la Nación podrá fundar 
su declaración de invalidez en la violación de los derechos humanos consagrados en cualquier tratado internacional del que México sea parte, haya o no sido 
invocado en el escrito inicial. 
 

EL ESTADO DE COLIMA

- 17 -