intereses”. Lo cual, de acuerdo con el tribunal interamericano, tiene la finalidad de hacer efectivo su “acceso a la 
justicia, el conocimiento de la verdad de lo ocurrido y el otorgamiento de una justa reparación

35

136.  Así, la Corte Interamericana ha sido enfática en señalar que los Estados firmantes del Pacto tienen el deber ineludible 

de adecuar su marco normativo interno de conformidad con la Convención Americana sobre Derechos Humanos. Lo 
anterior, incluye no solo lo relativo a los procesos jurisdiccionales, sino también al texto constitucional y todas las 
disposiciones  jurídicas  de  carácter  secundario  o  reglamentario,  de  tal  forma  que  pueda  traducirse  en  la  efectiva 
aplicación práctica de los estándares de protección de los derechos humanos

36

.  

137.  Aunado a lo anterior, es importante mencionar que el derecho de las víctimas a ser escuchadas en todo el proceso 

penal,  incluyendo  recursos  ordinarios  y  extraordinarios,  también  se  encuentra  reconocido  en  la  Ley  General  de 
Víctimas, publicada en el Diario Oficial de la Federación el nueve de enero de dos mil trece

37

.  

138.  Asimismo,  el  artículo  12,  fracción  III,  de  la  citada  Ley  establece  en  favor  de  las  víctimas  del  delito,  entre  otros 

derechos, el de coadyuvar con el Ministerio Público; a que se les reciban todos los datos o elementos de prueba con 
los que cuenten, tanto en la investigación como en el proceso; que se desahoguen las diligencias correspondientes, 
así como a “intervenir en el juicio como partes plenas ejerciendo durante el mismo sus derechos los cuales en ningún 
caso podrán ser menores a los del imputado

38

”. 

139.  De igual modo, en el artículo 14, el citado ordenamiento expresamente reconoce su derecho a intervenir en el proceso 

penal, a ser reconocidas como sujetos procesales en el mismo y a siempre ser notificadas de las actuaciones más 
relevantes que se desarrollen en el propio procedimiento. 

140.  Las  consideraciones  anteriores  permiten  concluir  que  nuestro  ordenamiento  constitucional  y  legal,  así  como  la 

doctrina  interamericana,  reconocen  en  favor  de  la  víctima  u  ofendido  del  delito,  una  legitimación  amplia  para  ser 
escuchados en el proceso penal en todas sus etapas pero no solo como un medio para asegurar la reparación del 
daño sino también como una manifestación de su derecho al acceso a la justicia y a la verdad, prerrogativas que 
deben  ser  tomadas  en  cuenta  por  los  órganos  legislativos  al  momento  de  introducir  cualquier  modificación  a  sus 
correspondientes ordenamientos penales. 

141.  En este caso, la disposición en estudio elimina la punibilidad de conductas  lesivas respecto de bienes jurídicos y 

materiales que no han sido incorporados a una sociedad conyugal, sin tener una razón constitucional de mayor peso 
que ampare la ausencia de la sanción. 

142.  Lo que genera una trasgresión a los derechos de las víctimas, como son el de acceso a la justicia en calidad de parte 

procesal y como coadyuvante junto al Ministerio Público, el derecho a la verdad, el derecho a la reparación del daño 
y la demostración de la plena responsabilidad penal del imputado, entre otros, establecidos en el artículo 20, apartado 
C, de la Constitución Federal.  

143.  La adopción de esta excusa absolutoria resulta sobreincluyente, pues presupone que es innecesario punir el robo 

entre  cónyuges  dada  la  conformación  de  un  patrimonio  en  común;  sin  embargo,  como  ya  se  ha  dicho  en  este 
considerando, existen bienes que no necesariamente pertenecen a la sociedad conyugal pero cuyo posible robo por 
el simple hecho de estar casado bajo este régimen no será sancionado. 

 

35

 Véase Corte IDH. Caso Radilla Pacheco Vs. México. Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 23 de noviembre de 2009. Serie 

C No. 209. Párrafo. 247. 

36

 En el mismo sentido, el Manual de Justicia sobre el Uso y Aplicación de la Declaración de Principios Básicos de Justicia para Víctimas de Delito y Abuso de 

Poder, en su Capítulo II, apartado D señala que: Todas las víctimas deberían tener acceso al sistema de justicia, incluyendo la justicia ordinaria, los procedimientos 
tradicionales, los procedimientos juveniles, los procedimientos administrativos y civiles y los tribunales internacionales. Las víctimas deberían estar apoyadas 
en sus esfuerzos por participar en el sistema de justicia a través de medios directos e indirectos; notificación en tiempo y forma de los hechos y decisiones críticas, 
provisión completa de información sobre los procedimientos y procesos implicados; apoyar la presencia de las víctimas en eventos críticos; y ayuda cuando 
tengan oportunidades para ser oídas. Véase “Handbook on Justice for Victims on the Use and Application of the Declaration of Basic Principles of Justice for 
Victims of Crime and Abuse of Power”, United Nations Office for Drug Control and Crime Prevention, Centre for International Crime Prevention, New York, 
1999. 

37

 Artículo 10. Las víctimas tienen derecho a un recurso judicial adecuado y efectivo, ante las autoridades independientes, imparciales y competentes, que les 

garantice el ejercicio de su derecho a conocer la verdad, a que se realice con la debida diligencia una investigación inmediata y exhaustiva del delito o de las 
violaciones de derechos humanos  sufridas por  ellas;  a que  los  autores de los  delitos y  de  las violaciones  de  derechos,  con el   respeto  al debido proceso,  sean 
enjuiciados y sancionados; y a obtener una reparación integral por los daños sufridos.  
Las víctimas tendrán acceso a los mecanismos de justicia de los cuales disponga el Estado, incluidos los procedimientos judiciales y administrativos. La legislación 
en la materia que regule su intervención en los diferentes procedimientos deberá facilitar su participación.  

38

 Artículo 12. Las víctimas gozarán de los siguientes derechos: 

III. A coadyuvar con el Ministerio Público; a que se les reciban todos los datos o elementos de prueba con los que cuenten, tanto en la investigación como en el 
proceso, a que se desahoguen las diligencias correspondientes, y a intervenir en el juicio como partes plenas ejerciendo durante el mismo sus derechos los cuales 
en ningún caso podrán ser menores a los del imputado. Asimismo, tendrán derecho a que se les otorguen todas las facilidades para la presentación de denuncias o 
querellas;  

EL ESTADO DE COLIMA

- 19 -