VOTO CONCURRENTE QUE FORMULA EL MINISTRO PRESIDENTE ARTURO ZALDÍVAR LELO DE LARREA EN LA 
ACCIÓN DE INCONSTITUCIONALIDAD 81/2019, PROMOVIDA POR LA COMISIÓN NACIONAL DE LOS DERECHOS 
HUMANOS.

En sesión pública celebrada el primero de julio de dos mil veintiuno, el Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación 
resolvió la acción de inconstitucionalidad 81/2019, en la que 

—entre otras cosas— declaró la invalidez del artículo 190, 

fracción III, del Código Penal para el Estado de Colima, que establecía como excusa absolutoria del delito de robo simple, 
que éste se cometiera entre cónyuges “siempre que hubiesen contraído matrimonio bajo el régimen de sociedad conyugal, 
en términos de la legislación civil aplicable”. 

El Tribunal Pleno determinó que la disposición normativa impugnada elimina la punibilidad de conductas lesivas respecto 
de bienes jurídicos y materiales que no han sido incorporados a una sociedad conyugal sin tener una razón constitucional 
de mayor peso que ampare la ausencia de la sanción, lo que genera una trasgresión a los derechos de las víctimas

Por  un  lado,  se  consideró  que  lo  anterior  resulta  sobreincluyente,  pues  presupone  que  la  sociedad  conyugal  implica  la 
conformación de un patrimonio en común, por lo que resulta innecesario punir el robo entre cónyuges; sin embargo, existen 
bienes que no necesariamente pertenecen a la sociedad conyugal. Por otro lado, se estableció que, como consecuencia, 
ello impide que se les pueda garantizar una respuesta efectiva a las víctimas por parte del sistema de justicia, en aras de 
resolver un posible conflicto jurídico que les garantice los diversos derechos humanos que como víctima u ofendidos se les 
reconocen tanto a nivel constitucional como convencional. 

Al  respecto,  formulo  el  presente  voto  concurrente  pues  si  bien  coincido  por  completo  con  las  razones  expuestas  por  la 
mayoría,  considero  que  existe  un  argumento  adicional  para  declarar  inconstitucional  el  precepto  impugnado.  Este 
argumento 

—de  la  mayor  relevancia—  consiste  en  establecer  que  el  precepto  impugnado  genera  también  una 

discriminación indirecta por razones de género. 

En efecto, como explicaré a mayor detalle en los párrafos siguientes, considero que la fracción invalidada generaba una 
afectación  desproporcionada  al  patrimonio  de  las  mujeres 

—particularmente  de  aquellas  dedicadas  a  las  labores  del 

hogar

— al dejar impunes o sin sanción un cúmulo de conductas que constituyen violencia económica y patrimonial 

por parte de sus parejas

En primer lugar, cabe recordar que esta Suprema Corte ha sostenido que una discriminación indirecta se genera como 
resultado de leyes, políticas o prácticas que, en apariencia, son neutrales, pero que impactan adversamente en el 
ejercicio de los derechos de ciertos grupos o personas

1

. En ese sentido, el legislador debe evitar el dictado de leyes 

que puedan crear una situación de discriminación de jure o de facto.  

Por tanto, al realizar lo anterior, debe verificarse que tanto el hombre como la mujer tengan las mismas oportunidades y 
posibilidades de obtener iguales resultados y, para ello, no siempre basta con que la ley garantice un trato idéntico, sino 
que, en ocasiones, deben tenerse en cuenta las diferencias biológicas que hay entre ellos y las que la cultura y la 
sociedad  han  creado  para  determinar  si  el  trato  que  establece  la  ley  para  uno  y  otra  es  o  no  discriminatorio

considerando que en ciertas circunstancias será necesario que no haya un trato idéntico precisamente para equilibrar sus 
diferencias. 

Partiendo de esta premisa, debe recordarse que la sociedad conyugal está formada por una comunidad de bienes integrada 
por la aportación de cada uno de los cónyuges al momento de su constitución, de todo o de parte de lo que les pertenece, 
así  como  de  los  bienes  que  se  adquieran  durante  el  matrimonio  salvo  por  las  excepciones  que  se  prevean  en  las 
capitulaciones matrimoniales. De esta manera, este régimen patrimonial se caracteriza por ser una comunidad de bienes, 
que  por  principio  de  equidad  y  justicia consecuentes  con  la  situación  de  mutua  colaboración  y  comunidad  de  vida  y  de 
intereses, les da el mismo derecho sobre ellos. 

No obstante, si bien la finalidad de la sociedad conyugal es lograr el sostenimiento del hogar y cubrir los gastos de la familia, 
es decir, que los bienes que la constituyen estén destinados a fines comunes y bajo dominio común de ambos cónyuges, 
no puede pasar desapercibido que en México a un número importante de mujeres casadas se les restringe el manejo 

 

1

 Al respecto, véase la tesis aislada CCCVI/2014 de la Primera Sala, publicada en la Gaceta del Semanario Judicial de la Federación, Décima Época, Libro 10, 

septiembre de 2014, Tomo I, página 579, de rubro: “IGUALDAD Y NO DISCRIMINACIÓN POR CUESTIONES DE GÉNERO. PARA ANALIZAR SI 
UNA  LEY  CUMPLE  CON  ESTE  DERECHO  FUNDAMENTAL,  DEBE  TENERSE  EN  CUENTA  QUE  LA DISCRIMINACIÓN PUEDE  SER 
DIRECTA E INDIRECTA
” 

- 30 -

EL ESTADO DE COLIMA