diario del dinero y de los bienes patrimoniales, a pesar de contribuir con el trabajo del hogar no remunerado y/o de 
percibir ingresos propios

En  otras  palabras,  la  violencia  económica  y  patrimonial,  entendida  como  cualquier  acto  u  omisión  que  afecta  la 
supervivencia de la mujer, es una realidad que perpetúa la desigualdad estructural entre mujeres y hombres que 
existe en el país

En efecto, la violencia económica, en el contexto del matrimonio o convivencia familiar, se manifiesta cuando, al tener una 
dependencia con su cónyuge o concubino, se le impide a la mujer tomar decisiones sobre la economía del hogar. Por 
su parte, la violencia patrimonial se manifiesta en la transformación, sustracción, destrucción, retención o distracción 
de objetos, documentos personales, bienes y valores, derechos patrimoniales o recursos económicos destinados 
a satisfacer las necesidades de la mujer y puede abarcar los daños a los bienes comunes o propios de la mujer

2

El  objetivo  de  la  violencia  patrimonial  y  económica  es  restringir  el  manejo  del  dinero  y  los  bienes  de  las  mujeres  que 
garantizan su autonomía en la toma de decisiones.  

En México, según el INEGI, 73.6% del trabajo doméstico y de cuidados no remunerado que se realiza en los hogares es 
producido por mujeres

3

. Por otro lado, según los últimos datos de la ENDIREH derivados del censo del INEGI en 2016

4

, en 

México 67.6% de las mujeres casadas o unidas que fueron encuestadas, cuentan con ingresos, propiedades y/o bienes. 
Sin embargo, únicamente 42.5% de las mujeres casadas o unidas que fueron encuestadas, disponen de dinero que 
puedan utilizar como quieran

5

 (violencia económica). Por su parte, 4.5% de las mujeres casadas, unidas o alguna vez 

unidas,  que  fueron    encuestadas  declararon  haber  sufrido  al  menos  un  incidente  de  violencia  patrimonial

6

Específicamente, señalaron que en algún momento les quitaron bienes, propiedades o documentos que comprobaban que 
son propietarias del algún bien y/o las obligaron a poner a nombre de otra persona las cosas o propiedades que compraron 
o heredaron

7

De esta manera, como señalé anteriormente, puede evidenciarse que a una gran cantidad de mujeres mexicanas se les 
restringe  el  manejo  diario  del  dinero  y  de  los  bienes  patrimoniales,  a  pesar  de  contribuir  con  el  trabajo  del  hogar  no 
remunerado y/o de percibir ingresos propios, lo que limita su autonomía y las pone en una situación de vulnerabilidad frente 
a otros tipos de violencia, como la física y la sexual, además de generarles dificultades para denunciar y alejarse de su 
agresor. 

En  este  contexto,  al  haber  establecido  como  excusa  absolutoria  del  robo  que  éste  se  cometa  entre  cónyuges, 
independientemente  del  régimen  patrimonial  que  se  hubiere  elegido  en  las  capitulaciones  matrimoniales,  el  legislador 
agrava esta situación de violencia estructural de género que permea en las relaciones de poder entre hombres y 
mujeres,  pues  impide  la  posibilidad  de  las  mujeres  de  hacer  uso  de  los  medios  legales  a  su  disposición  para 
denunciar la violencia económica y patrimonial de la que pudieran ser víctimas, en este caso, en la forma de robo 
a su patrimonio
.  

En el contexto actual de desigualdad en el país, se debe fortalecer el acceso de las mujeres a recursos que les permitan 
reclamar su autonomía en cualquiera de sus formas, lo cual debe por supuesto incluir las vías penales en los casos que lo 
ameriten. Por ello, sumado a las razones expuestas en la sentencia, estuve a favor de declarar la invalidez del artículo 
190, fracción III, del Código Penal para el Estado de Colima, el cual establecía que no será punible el delito de robo 

“cuando 

se cometa entre cónyuges, siempre que hubiesen contraído matrimonio bajo el régimen de sociedad conyugal”. 

La violencia contra las mujeres es una realidad que sufren en todos los ámbitos y que no se ha podido erradicar. La violencia 
económica y patrimonial a las mujeres en el contexto de relaciones de pareja tiene una condición estructural, sustentada 
en roles predeterminados de género y en las relaciones de poder asimétricas entre hombres y mujeres que imperan en 

 

2

 

Encuesta 

Nacional 

sobre 

la 

Dinámica 

de 

las 

Relaciones 

en 

los 

Hogares, 

INEGI. 

Véase, 

ENDIREH 

Ingresos 

Recursos 

(https://www.inegi.org.mx/programas/endireh/2016/#Tabulados) 

3

 

Datos 

de 

la 

Cuenta 

Satélite 

del 

Trabajo 

no 

Remunerado 

de 

los 

Hogares 

de 

México, 

2019. 

(https://www.inegi.org.mx/contenidos/saladeprensa/boletines/2020/StmaCntaNal/CSTNRH2019.pdf) 

4

 Todavía se espera el resultado de las observaciones muestrales que podrán derivarse del censo realizado por el INEGI en 2020. 

5

 

Encuesta 

Nacional 

sobre 

la 

Dinámica 

de 

las 

Relaciones 

en 

los 

Hogares, 

INEGI. 

Véase, 

ENDIREH 

Ingresos 

Recursos 

(https://www.inegi.org.mx/programas/endireh/2016/#Tabulados) 

6

 Para el caso de Colima, 5.4% de las mujeres casadas, unidas o alguna vez unidas encuestadas reportaron ser víctimas de violencia patrimonial ejercida en su 

contra. Véase, ENDIREH_Cuadro19_Factor 2013 (https://www.inegi.org.mx/programas/endireh/2011/#Tabulados) 

7

 

Encuesta 

Nacional 

sobre 

la 

Dinámica 

de 

las 

Relaciones 

en 

los 

Hogares, 

INEGI. 

Véase, 

ENDIREH_Cuadro18_Factor 

2013 

(https://www.inegi.org.mx/programas/endireh/2011/#Tabulados)  

EL ESTADO DE COLIMA

- 31 -