1.  Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. 

 

2.  Código Nacional de Procedimientos Penales.  

 

3.  Ley General de Salud. 

 

4.  Ley Orgánica de la Fiscalía General del Estado de Colima. 

 

5.  Protocolo para el Levantamiento e Identificación de Cadáveres y Restos Humanos de la Conferencia Nacional de 

Procuración de Justicia. 

 

6.  Protocolo Para el Tratamiento e Identificación Forense. Conferencia Nacional de Procuración de Justicia. 

 

7.  Protocolo de Actuación con Perspectiva de Género para la Investigación del Delito de Feminicidio en el Estado 

de Colima. 

 

8.  Protocolo  de  Actuación  para  el  Personal  de  las  Instancias  de  Procuración  de  Justicia  del  País,  en  Casos  que 

Involucren la Orientación Sexual o la Identidad de Género. 
 

9.  Protocolo  de  Minnesota  Sobre  la  Investigación  de  Muertes  Potencialmente  Ilícitas  (observación  internacional, 

última actualización 2016). 
 

10.  Guía Nacional de Cadena de Custodia.- Emitido por el Secretariado Ejecutivo. 

 

11.  Proyecto  de  Protocolo  de  Necropsia  Médico  Legal  del  Grupo  Nacional  de  Servicios  Periciales  y  Ciencias 

Forenses, emitido por la Confederación Nacional de Procuración de Justicia.  
 

12.  NOM-087-ECOL-SSA1-2002,  Protección  Ambiental  -  Salud  Ambiental  -  Residuos  Peligrosos  Biológico-

Infecciosos - Clasificación y Especificaciones de Manejo. 
 

13.  NOM-168-SSA1-1998 del Expediente Clínico.  

 

14.  NOM-035-SSA3-2012 en Materia de Información en Salud. 

 

LINEAMIENTOS GENERALES 

 
Cada  procedimiento  de  necropsia  es  único,  lo  anterior  explica  por  qué  el  cadáver  debe  estar  dentro  de  la  sala  de 
anfiteatro para su estudio el tiempo mínimo necesario, sin que intervengan factores de premura y hostigamiento por parte 
de  autoridades  o  de  familiares  y  que  pongan  en  riesgo  o  que  entorpezcan  la  investigación  y  como  consecuencia  que 
limiten la obtención de los elementos necesarios que integran el estudio completo y detallado de la necropsia, es por ello 
que el tiempo mínimo requerido en el que un cadáver debe estar a disposición del médico debe ser de hasta 12 horas a 
fin  de  asegurar  un  examen  adecuado  y  sin  premuras  de  acuerdo  a  lo  señalado  en  el  Protocolo  que  haya  determinado 
utilizar el Perito Médico según sea el caso, tomando en consideración la carga de trabajo por parte del personal en turno. 

 

Es  responsabilidad  del  Perito  Médico  integrar  de  forma  puntual  el  expediente  forense  del  cadáver  en  cuestión,  por 
consecuencia deberá coordinar las actividades de otras áreas forenses que intervienen en la investigación (criminalística, 
lofoscopia, química forense, genética forense, odontología, antropología, entre otras), todos los anteriores deben dirigirse 
sin excepción a los principios deontológicos y respetando la integridad del cadáver en estudio y apegarse a lo que la ética 
profesional  o  con  perspectiva  de  género  y  además  de  apegarse  a  su  marco  de  legalidad  y  procesos  internos  de  igual 
manera  observará  lo  estipulado  en  el  Código  Nacional de  Procedimientos  Penales que  garanticen su  desarrollo  para  la 
investigación. Así como de los lineamientos del Protocolo para el Tratamiento e Identificación Forense, en su apartado del 
levantamiento de cadáveres, restos humanos, indicios o evidencias, es de resaltar que los especialistas en Criminalística 
de  campo,  Arqueología  forense  y/o  Antropología  forense,  cuando  sea  el  caso,  lo  realizarán  de  manera  conjunta  el 
levantamiento  de  lo  ya  señalado  y  que  previo  a  esto  se asegurarán  de  haber  documentado  con  precisión  el  contexto  a 
través de fotos, mapas, croquis, dibujos, video, diario de campo según los recursos disponibles, lo anterior no exime al 
Perito Médico de conocer los antecedentes de los hechos en caso de no haber acudido al lugar de los hechos y tendrá la 

- 6 -

EL ESTADO DE COLIMA