de cráneo). Dentro de las consideraciones especiales podemos mencionar el levantamiento facial, que nos aportará datos 
más específicos en el identoestomatograma; incisión en “V” y exploración anterior por planos del cuello en aquellos casos 
por ahorcadura y  

estrangulamiento;  incisión  posterior en “X”  cuando el  Perito Médico así lo  determine  necesario, para 

exploración  posterior  por  planos  del  cuerpo  en  aquellos  casos  donde  se  presenten  contusiones  como  por  ejemplo  en 
hechos  de  tránsito  terrestre  tipo  choque  o  atropellamiento;  incisión  sobre  línea  media  posterior  para  la  exploración  de 
columna vertebral y extracción de cuerpos vertebrales o médula espinal; extracción de bloque cervical para examen de 
arterias vertebrales; disección perineal o intestinal. 
 
Cavidad  craneana:  palpar  la  cabeza  y  examinar  las  superficies  externas  e  internas  del  cuero  cabelludo,  refiriendo 
trauma,  hemorragia  o  hematoma  y  fractura.  Extraer  la  bóveda  del  cráneo  cuidadosamente  y  referir  presencia  de 
hematomas epidurales y subdurales. Cuantificar, pesar y recabar todo hematoma presente. La extracción del encéfalo se 
inicia  abriendo  el  seno  longitudinal  superior  y  la  duramadre  mediante  cortes  paralelos  al  seno  longitudinal,  se  corta  la 
inserción  anterior  de  la  hoz  del  cerebro  en  la  apófisis  Crista  Galli  y  se  reclina  hacia  atrás,  quedando  al  descubierto  la 
superficie externa del cerebro recubierta por la piamadre, se separa hacia atrás uno de los hemisferios con lo que se pone 
al descubierto la tienda del cerebelo, el cual se secciona, lo anterior permite cortar las uniones del cerebro con la base del 
cráneo, siguiendo los nervios ópticos, arteria carótida, nervios motor ocular común, trigémino, motor ocular externo, facial, 
auditivo,  glosofaríngeo,  neumogástrico,  espinal  e  hipogloso  y  arteria  vertebral,  esta  operación  se  lleva  a  cabo 
primeramente  de  un  lado  y  posteriormente  del  lado  restante.  En  caso  de  no  haber  efectuado  extracción  del  raquis,  se 
corta  transversalmente  la  médula  en  la  profundidad  del  conducto  raquídeo  para  finalmente  extraer  el  encéfalo  y  se 
refieren  anomalías  en  caso  de  existir.  Debe  comentarse  especialmente  la  atrofia  de  la  corteza  cerebral,  ya  sea  focal  o 
generalizada. Evaluar los vasos cerebrales.  
 
Cuello:  En  el  cuello  es  factible  utilizar  diversas  incisiones  algunas  de  ellas  permiten  disimular  la  incisión  cutánea,  sin 
embargo, el tipo de corte quedará exclusivamente a criterio del Perito Médico, la más frecuente y que permite una mejor 
visualización y maniobrabilidad es la longitudinal, que va de la región submentoniana hasta la horquilla del tórax. Para la 
extracción  de  las  estructuras  cervicales  se  realiza  un  corte  por  debajo  del  mentón  a  través  del  suelo  de  la  boca  y  se 
practican dos incisiones laterales siguiendo la cara interna del maxilar, se extrae y se tracciona la lengua para seccionar 
la pared posterior de la faringe para finalmente disecar el espacio prevertebral, formándose un solo bloque con todas las 
estructuras del cuello. Deberá ser examinado después de haber drenado los vasos del cuello. Se verificará la integridad 
muscular y del paquete neurovascular, posteriormente extraer las estructuras del cuello, teniendo cuidado de no fracturar 
el  hioides.  Diseccionar  y  describir  todas las lesiones. Examinar  la  mucosa  de la laringe  y  esófago  y  referir  de  petequia, 
edema  o  quemaduras  causadas  por  sustancias  corrosivas,  así  como  de  sustancias  u  objetos  encontrados  en  la  luz  de 
esas estructuras. Examinar la tiroides. Separar y examinar las paratiroides, si es fácil su identificación. Cuando el Perito 
Médico  determine  necesario  debe  examinar  la  columna  cervical,  torácica  y  lumbar,  las  vértebras  desde  sus  aspectos 
anteriores y hacer mención de datos de fractura, dislocación, compresión o hemorragia. En los casos en que se sospeche 
que hay lesiones espinales, diseccionar y describir la médula espinal, examinarla y hacer referencia de hemorragia de los 
músculos  paravertebrales  en  caso  de  haberla.  De  ser  necesario  el  examen  posterior  se  recomienda  para  evaluar  las 
lesiones cervicales altas en donde se apertura el canal espinal y se extrae la médula, haciendo cortes transversales cada 
5 mm refiriendo la existencia de anormalidad. 
 
Cavidad  Torácica. El tórax puede ser abierto por medio de diferentes incisiones, la longitudinal es la recomendable ya 
que  permite  mayor  campo  visual  y  esta  misma  se  prolonga  hasta  la  sínfisis  del  pubis  para  la  apertura  de  la  cavidad 
abdominal; la disección por planos anatómicos quedará a criterio del Médico, quien establecerá la necesidad de llevarlo a 
cabo de esa manera o efectuar una sola incisión que permita el acceso directo a la cavidad. Para ingresar propiamente a 
cavidad  torácica  se  recomienda  el  corte  de  los  arcos  costales  por  medio  del  costotomo,  siguiendo  una  dirección  hacia 
fuera  de  la  línea  media.  Se  debe  dejar  constancia  de  toda  fractura  costal,  tomando  nota  de  si  hay  maniobras  de 
reanimación cardiopulmonar. Antes de incidir, comprobar la presencia de enfisema subcutáneo a través de la palpación. 
Dejar  constancia  del  grosor  de  la  grasa  subcutánea.  Inmediatamente  después  de  incidir  el  tórax,  evaluar  el  espacio 
pleural y el saco del pericardio para detectar la presencia de sangre o de otro fluido y describir y cuantificar los mismos. 
Guardar si el Perito Médico lo determina, todo fluido presente hasta explicar la presencia de objetos extraños. Describir la 
presencia  de  embolismo  gaseoso,  caracterizado  por  sangre  espumosa  dentro  de  la  aurícula  y  el  ventrículo  derechos. 
Documentar toda lesión antes de extraer los órganos con todas las fotografías que sean necesarias. Si no hay sangre en 
otros sitios, tomar una muestra directamente del corazón. Examinar el corazón, tomando nota del grado y la ubicación de 
enfermedad arterial coronaria o de otras anomalías. El examen macroscópico del corazón se recomienda efectuarlo de la 
siguiente manera: Inspeccionar el pericardio, abrirlo y explorar la cavidad pericárdica; posteriormente revisar la anatomía 
de  las  grandes  arterias  antes  de  seccionarlas  a  por  lo  menos  3  cm.  por  arriba  de  las  válvulas  aórtica  y  pulmonar.  Se 

- 14 -

EL ESTADO DE COLIMA