31 de diciembre de 2021 

DÉCIMA QUINTA SECCIÓN 

 

Página 3 

Esta 

unidad 

tendrá 

como 

atribuciones 

principales  las  de  coordinación  de  acciones  de 
supervisión,  vigilancia,  investigación,  fiscalización, 
participación  y  seguimiento  de  las  acciones  y 
actividades a cargo de la Secretaría de la Contraloría, 
con  respecto  a  los  diversos  organismos  auxiliares 
existentes  en  el  sector  paraestatal,  para  cuyo  efecto 
actuará,  representará  y  participará  en  las  actividades 
conjuntas,  coordinadas  o  directas  ante  los  órganos 
fiscalizadores  federales,  logrando  con  ello  una  mayor 
eficacia  y  eficiencia  en  la  labor  de  seguimiento  y 
cumplimiento;  así  mismo,  brindará  atención  y 
participará  de  manera  directa  ante  los  distintos 
órganos 

jurisdiccionales, 

tanto 

estatales 

como 

federales,  en  los  procedimientos,  investigaciones  y 
demás  actuaciones  como  parte  del  órgano  estatal  de 
control  interno;  coordinará  de  manera  directa  las 
acciones  y  el  cumplimiento  de  metas,  a  través  de  los 
comisarios  públicos,  asumiendo  la  responsabilidad  de 
la supervisión de ello, entre otras. 

En  ese  sentido,  derivado  de  la  reorganización 

administrativa  que  conlleva  la  creación  de  dicha 
Unidad  de  Órganos  de  Vigilancia,  se  realizará  un 
ajuste  en  la  distribución  de  los  organismos  auxiliares 
por  cada  comisaría  pública,  que  ahora  estarán 
distribuidos  de  acuerdo  con  cargas  de  trabajo  más 
equilibradas y agrupados por sector, logrando con ello 
una  mayor  eficacia,  especialización  y  eficiencia  en  el 
ejercicio  del  servicio  público,  lo  que  permitirá  el 
desempeño  directo,  inmediato  y  eficaz  de  ciertos 
servicios  públicos  sectorizados  por  rubro  o  materia,  a 
fin  de  satisfacer,  en  forma  emergente  y  diligente,  las 
necesidades  de  la  población,  evitando  burocracia  o 
intermediarios. 

Por  ello,  se  tuvo  a  bien  realizar  una  reducción 

mínima  en  el  número  de  comisarios  públicos,  como 
fuerza  directiva,  pero,  a  su  vez,  eso  permitió  el 
incremento en plazas de jefaturas de departamento en 
el ámbito y labor operativa, logrando tener más fuerza 
de trabajo que permita programar y ejecutar más actos 
de  fiscalización,  integrar  oportunamente  las  carpetas 
de  investigación,  así  como  desarrollar  con  eficiencia 
las demás labores preventivas y correctivas del órgano 
de  control  interno  estatal.  Por  tal  motivo,  no  se 
presenta  incremento  alguno  en  el  presupuesto  anual 
asignado  a  la  Secretaría  de  la  Contraloría  del  estado, 
sino que, por el contrario, se genera una economía. 

Efectivamente,  con  esta  nueva  estructura 

administrativa  se  realiza  el  ajuste  en  la  organización 
de  la  estructura  de  la  secretaría,  reduciendo  el 
personal  directivo,  pasando  a  nivel  de  jefaturas  de 
departamento,  que  estarán  a  cargo,  de  manera 
directa,  del  titular  de  la  unidad  que  se  crea,  para  que 
haya coordinación  y se dé seguimiento a las acciones 
de  supervisión,  vigilancia,  investigación,  fiscalización, 
participación  y  demás  actividades  a  cargo  de  la 
Secretaría de la Contraloría del estado con respecto a 
los  organismos  auxiliares  existentes.  Esto  es  así, 
puesto  que  la  persona  titular  de  la  unidad  será  la 
responsable  de  la  toma  de  decisiones  y  de  la 
coordinación  de  acciones  y  su  seguimiento,  en  tanto 
que su personal operativo  le dará  el  acompañamiento 
y la apoyará en el cumplimiento de esas acciones.  

Lo  anterior,  deriva  de  las  políticas  públicas  en 

materia  de  combate  a  la  corrupción  y  fortalecimiento 
de las instituciones, de ahí la creación de la Unidad de 
Órganos de Vigilancia, para tener un mayor control en 
materia  de  fiscalización,  atención  de  quejas  e 
investigaciones  y  su  seguimiento  por  cuanto  al  sector 
paraestatal;  consolidándose,  al  mismo  tiempo,  las 
atribuciones  a  cargo  de  los  comisarios  públicos,  para 
que  en  coordinación  con  la  unidad  que  se  crea,  se 
ejecuten 

de 

manera 

eficiente 

las 

acciones 

encaminadas  a  la  transparencia  y  rendición  de 
cuentas,  como  parte  fundamental  para  evitar  y  abatir 
la corrupción. 

En  tal  virtud,  la  especialización  en  materia  de 

control  interno,  fiscalización,  vigilancia,  auditoría, 
evaluación 

de 

la 

gestión 

gubernamental, 

responsabilidades  administrativas,  ética  y  todas 
aquellas  inherentes  a  la  correcta  aplicación  de  los 
recursos  humanos,  materiales  y  financieros  en  la 
Administración  pública  paraestatal,  coadyuvará  en  la 
realización  de  acciones  y  proyectos  orientados  a  los 
ejes  transversales  de  cero  corrupción  y  cero 
impunidad,  como  ejes  absolutos  y  contundentes  que 
deben  operar  permanentemente  y  sin  tolerancia  para 
todos  los  ejes  rectores,  estrategias,  líneas  de  acción, 
objetivos,  programas,  proyectos  y  acciones  de 
gobierno  que  forman  parte  del  Plan  Estatal  de 
Desarrollo 2019-2024, que todos los entes públicos del 
Poder  Ejecutivo  Estatal  están  obligados  a  cumplir, 
alcanzándose  -como  consecuencia-  una  mayor 
eficacia  en  las  labores  de  la  Secretaría  de  la 
Contraloría del estado. 

Ejemplo  de  lo  anterior,  lo  encontramos  en  la 

recepción 

de 

las 

declaraciones 

de 

situación 

patrimonial  y  de  intereses  de  los  servidores  públicos 
en  el  2021,  cuyo  incremento  en  el  Poder  Ejecutivo 
Estatal  rebasó  en  más  del  700%  el  número  de 
declarantes  respecto  de  años  anteriores,  con  motivo 
de lo estipulado en el artículo 32 de la Ley General de 
Responsabilidades  Administrativas  y  en  el  artículo  34 
de  la  Ley  de  Responsabilidades  Administrativas  para 
el  Estado  de  Morelos,  que  obligan  a  todos  los 
servidores  públicos  a  presentar  declaración  de 
situación  patrimonial  y  de  intereses,  eliminando  la 
discrecionalidad  que  imperaba  en  épocas  anteriores, 
para que los órganos internos de control determinaran 
quiénes debían cumplir con esa obligación.  

Por tanto, deben replantearse algunas funciones 

a cargo de las diferentes unidades administrativas que 
conforman la Secretaría de la Contraloría, para agilizar 
las  acciones  en  materia  de  vigilancia,  control, 
supervisión, 

investigación 

responsabilidades 

administrativas  de  los  servidores  públicos,  para 
afianzar  la  mejora  gubernamental,  estableciéndose 
dentro  de  la  estructura  orgánica  de  la  institución  los 
órganos  internos  de  control  que  la  conforman,  que  si 
bien  ya  existían,  no  guardaban  una  relación 
expresamente 

determinada 

en 

el 

reglamento, 

encomendándose, además,  a  la  unidad  administrativa 
encargada  de  las  acciones  de  contraloría  social,  la 
mejora  gubernamental,  que  surge  a  raíz  de  las 
propuestas  ciudadanas  recibidas  en  los  comités  de 
contraloría  social,  de  ahí  que  se  considera  necesario 
realizar  un  cambio  de  denominación  a  Dirección 
General  de  Mejora  Gubernamental  y  Contraloría 
Social.