Página 2 

  PERIÓDICO OFICIAL 

 

05 de enero de 2022 

Al  margen  superior  un  escudo  del  estado  de 

Morelos  que  dice:  “TIERRA  Y  LIBERTAD”.-  LA 
TIERRA VOLVERÁ  A  QUIENES  LA  TRABAJAN  CON 
SUS  MANOS.-  MORELOS.-  2018-2024,  y  un  logotipo 
que  dice:  MORELOS  ANFITRIÓN  DEL  MUNDO.- 
Gobierno del Estado.- 2018-2024. 

CUAUHTÉMOC 

BLANCO 

BRAVO, 

GOBERNADOR  CONSTITUCIONAL  DEL  ESTADO 
LIBRE Y SOBERANO DE MORELOS, EN EJERCICIO 
DE  LAS  FACULTADES  QUE  ME  CONFIEREN  LOS 
ARTÍCULOS  57,  70,  FRACCIONES  XX  Y  XXIII,  74  Y 
76  DE  LA  CONSTITUCIÓN  POLÍTICA  DEL  ESTADO 
LIBRE 

SOBERANO 

DE 

MORELOS, 

DE 

CONFORMIDAD  CON  LO  DISPUESTO  POR  LOS 
ARTÍCULOS  2,  6,  7,  8, 9,  FRACCIONES  II  Y  XV,  13, 
FRACCIONES  III,  VI,  XIX  Y  XXIV,  22,  FRACCIONES 
II, VI,  XV,  XXIV,  XXVII,  Y  35  DE  LA  LEY  ORGÁNICA 
DE  LA  ADMINISTRACIÓN  PÚBLICA  DEL  ESTADO 
LIBRE  Y  SOBERANO  DE  MORELOS;  Y  CON  BASE 
EN LA SIGUIENTE: 

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS 

En  Morelos,  con  fecha  22  de  noviembre  de 

2007,  se  publicó  en  el  Periódico  Oficial  “Tierra  y 
Libertad”,  número  4570,  el  Código  de  Procedimientos 
Penales  del  Estado  de  Morelos,  cuya  finalidad  fue 
transformar  el  tradicional  sistema  de  justicia  penal, 
para que fuera de corte acusatorio adversarial. 

Posteriormente, mediante Decreto por el que se 

reforman  y  adicionan  diversas  disposiciones  de  la 
Constitución 

Política 

de 

los 

Estados 

Unidos 

Mexicanos,  publicada  en  el  Diario  Oficial  de  la 
Federación,  el  18  de  junio  de  2008,  se  determinó  la 
implementación  -a  nivel  nacional-  del  nuevo  sistema 
procesal  penal  acusatorio;  por  lo  cual  como  la 
implementación  del  nuevo  sistema  en  nuestra  entidad 
federativa  se  había  iniciado  con  antelación  a  dicha 
reforma  a  la  Constitución  Federal,  se  requirió  realizar 
diversas  reformar  consignadas  en  el  Decreto  Mil 
Quinientos  Setenta  Y  Uno,  publicado  en  el  Periódico 
Oficial “Tierra y Libertad”, número 4735 de fecha 24 de 
agosto  de  2009,  a  fin  de  realizar  su  actualización 
armónica  con  las  nuevas  bases  constitucionales  que 
regirían el nuevo sistema de justicia penal.  

Con  el  trascurso  del  tiempo,  sucede  que  el  05 

de marzo de 2014 fue publicado en el Diario Oficial de 
la  Federación,  el  Código  Nacional  de  Procedimientos 
Penales,  disponiéndose  en  su  artículo  1o.  que  las 
disposiciones  de  este  Código  son  de  orden  público  y 
de  observancia  general  en  toda  la  República 
Mexicana, por los delitos que sean competencia de los 
órganos  jurisdiccionales  federales  y  locales  en  el 
marco de los principios  y derechos consagrados en la 
Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos 
y en los Tratados Internacionales de los que el estado 
mexicano sea parte.  

De 

lo 

expuesto 

se 

aprecia 

que 

la 

implementación  y  consolidación  del  sistema  penal 
acusatorio  ha  atravesado  por  diversas  etapas  en 
nuestro país y lógicamente también en nuestro estado, 
pero  con  independencia  de  ello  su  fortalecimiento  es 
una  labor  inacabada  que  abre  un  espacio  de 
oportunidad  para  la  coordinación  y  concertación  de 
acciones  entre  los  múltiples  actores  involucrados,  de 
manera  que  puedan  generarse  políticas,  acciones  y 
proyectos para el uso estratégico de los recursos y su 
focalización  adecuada 

por  cada  uno 

de 

los 

involucrados,  ello conforme a su respectivo ámbito de 
competencia. 

Ahora, si bien conforme al diseño constitucional 

las funciones públicas se encuentran distribuidas entre 
los  diversos  poderes  y  órganos  del  estado,  en  los 
hechos 

no 

hay 

una 

separación 

absoluta 

determinante, sino por el contrario, entre ellos se debe 
presentar una coordinación o colaboración para lograr 
un  equilibrio  de  fuerzas  y  un  control  recíproco  que 
garantice  la  unidad  política  del  estado,  tal  y  como  lo 
refiere  nuestro  máximo  órgano  judicial  en  su 
jurisprudencia  denominada  “División  de  poderes.  El 
que  este  principio  sea  flexible  sólo  significa  que  entre 
ellos  existe  una  colaboración  y  coordinación  en  los 
términos  establecidos,  pero  no  los  faculta  para 
arrogarse  facultades  que  corresponden  a  otro  poder, 
sino solamente aquellos que la propia constitución les 
asigna”.

1

 En cuya parte conducente nos refiere que en 

nuestro  país,  la  división  funcional  de  atribuciones  no 
opera  de  manera  tajante  y  rígida,  identificada  con  los 
órganos que las ejercen, sino que se estructura con la 
finalidad  de  establecer  un  adecuado  equilibrio  de 
fuerzas,  mediante  un  régimen  de  cooperación  y 
coordinación  que  funcionan  como  medios  de  control 
recíproco, limitando y evitando el abuso en el ejercicio 
del  poder  público,  garantizando  así  la  unidad  del 
estado  y  asegurando  el  establecimiento  y  la 
preservación  del  estado  de  derecho,  refiriendo  que  el 
artículo  133  de  la  Constitución  Federal  consagra  el 
principio  de  supremacía,  que  impone  su  jerarquía 
normativa a  la que deben  sujetarse todos los órganos 
del Estado y todas las autoridades y funcionarios en el 
ejercicio  de  sus  atribuciones,  por  lo  que  el  hecho  de 
que  la  división  de  poderes  opere  de  manera  flexible, 
significa  que  entre  ellos  existe  una  colaboración  y 
coordinación en los términos establecidos, sin que ello 
implique arrogarse facultades que corresponden a otro 
poder,  sino  solamente  aquellos  que  la  propia 
Constitución les asigna. 
                                                      

1

 

Registro  digital:  166964,  Instancia:  Pleno,  Novena  Época, 

Materias(s): Constitucional, Tesis: P./J. 78/2009, Fuente: Semanario 
Judicial  de  la  Federación  y  su  Gaceta.  Tomo  XXX,  Julio  de  2009, 
página 1540. Tipo: Jurisprudencia