05 de enero de 2022 

  PERIÓDICO OFICIAL 

 

Página 13 

Aunado  a  que  la  perspectiva  intercultural, 

implica reconocer la existencia de instituciones propias 

del  derecho  indígena,  entender  su  esencia,  así  como 

el  contexto  en  el  cual  se  desarrolla,  y  por  ende,  no 

imponer instituciones que resulten ajenas a un sistema 

normativo  vigente  en  el  pueblo  o  comunidad  indígena 

de  que  se  trate,  ya  sea  que  provenga  del  derecho 

legislado  o  de  otros  sistemas  normativos  indígenas. 

Sirve  de  criterio  a  lo  anterior,  las  tesis  XLVIII/2016  y 

LII/2016, cuyos rubros y textos son del tenor siguiente: 

JUZGAR 

CON 

PERSPECTIVA 

INTERCULTURAL. 

ELEMENTOS 

PARA 

SU 

APLICACIÓN 

EN 

MATERIA 

ELECTORAL. 

El 

reconocimiento  del  derecho  a  la  libre  determinación  y 

autonomía  de  los  pueblos  y  comunidades  indígenas 

contenido  en  el  artículo  2º,  de  la  Constitución  Política 

de los Estados Unidos Mexicanos; en el Convenio 169 

de  la  Organización  Internacional  del  Trabajo  sobre 

Pueblos 

Indígenas 

Tribales 

en 

Países 

Independientes;  así  como  en  la  Declaración  de  las 

Naciones  Unidas  sobre  Derechos  Indígenas,  exige 

que en los casos relacionados con el derecho electoral 

indígena,  se  realice  el  estudio  con  una  perspectiva 

intercultural.  Lo  anterior  implica,  en  primer  lugar, 

reconocer  el  pluralismo  jurídico  y  que  el  derecho 

indígena  cuenta  con  principios,  instituciones  y 

características  propias,  originadas  a  partir  del 

desarrollo  histórico  y  cosmovisión  de  los  pueblos 

originarios  y  que  son  distintas  a  las  generadas  en  el 

derecho  legislado  formalmente.  En  segundo  lugar, 

consiste  en  acudir  a  las  fuentes  adecuadas  para 

conocer las instituciones y reglas vigentes del sistema 

normativo  indígena  a  aplicar,  como  pueden  ser 

solicitud  de peritajes jurídico-antropológicos, así como 

informes  y  comparecencias  de  las  autoridades 

comunitarias;  revisión  de  fuentes  bibliográficas; 

realización  de  visitas  in  situ;  aceptación  de  opiniones 

especializadas  presentadas  en  forma  de  amicus 

curiae,  entre  otras.  De  esta  suerte,  el  estándar  para 

analizar una problemática  relativa al  derecho electoral 

indígena,  no  debe  ser  igual  al  aplicable  en  cualquier 

otro  proceso,  en  virtud  de  que  la  obligación 

constitucional  y  convencional  de  tomar  en  cuenta  las 

especificidades  culturales  de  los  pueblos  indígenas  y 

las  comunidades  que  los  conforman,  que  obliga  a 

implementar  y  conducir  procesos  susceptibles  de 

tutelar sus derechos de forma efectiva y maximizar su 

autonomía. 

SISTEMA 

JURÍDICO 

MEXICANO. 

SE 

INTEGRA  POR  EL  DERECHO  INDÍGENA  Y  EL 
DERECHO 

FORMALMENTE 

LEGISLADO. 

El 

reconocimiento  del  derecho  a  la  libre  determinación  y 
autonomía  de  los  pueblos  y  comunidades  indígenas 
contenido  en  el  artículo  2º,  de  la  Constitución  Política 
de los Estados Unidos Mexicanos; en el Convenio 169 
de  la  Organización  Internacional  del  Trabajo  sobre 
Pueblos 

Indígenas 

Tribales 

en 

Países 

Independientes;  así  como  en  la  Declaración  de  las 
Naciones  Unidas  sobre  Derechos  Indígenas,  implica 
una modificación sustancial del paradigma del sistema 
jurídico  mexicano,  al  reconocer  que  el  derecho 
indígena,  conformado  por  los  distintos  sistemas 
normativos de cada pueblo y comunidad, se encuentra 
al  mismo  nivel  que  el  derecho  formalmente  legislado. 
Por  tanto,  el  derecho  indígena  no  debe  ser 
considerado  como  simples  usos  y  costumbres,  que 
conforme  al  sistema  de  fuentes  del  derecho, 
constituyen una fuente subsidiaria y subordinada, pues 
se  trata  de  dos  ordenamientos  jurídicos  distintos  que 
se  encuentran  en  una  relación  de  coordinación.  Por 
tanto,  el  sistema  jurídico  mexicano  se  inscribe  en  el 
pluralismo jurídico, el cual considera que el derecho se 
integra tanto por el derecho legislado formalmente por 
el  Estado,  como  por  el  derecho  indígena,  generado 
por  los  pueblos  indígenas  y  las  comunidades  que  los 
integran.  El  reconocimiento  del  pluralismo  jurídico  e 
interlegalidad,  así  como  la  aplicación  de  los  sistemas 
normativos  indígenas  en  los  juicios  que  involucren  a 
las comunidades o sus integrantes, es necesario para 
que  sea  efectivo  el  derecho  a  la  libre  determinación  y 
su  autonomía,  así  como  para  preservar  su  identidad 
cultural diferenciada  y formas propias de organización 
político-social. 

En esa tesitura, con base en lo dispuesto por los 

artículos 10 y 32, fracción II, de los Lineamientos para 
la  consulta  previa,  libre  e  informada  a  los  Pueblos  y 
Comunidades originarias del estado de Morelos sobre 
la idoneidad de las acciones afirmativas en materia de 
candidaturas  indígenas  para  el  proceso  electoral  local 
2020-2021,  este  Consejo  Estatal  Electoral,  considera 
necesario 

aprobar 

la 

modalidad  en 

que  las 

localidades,  participaran  en  la  consulta  previa,  libre  e 
informada a los pueblos y comunidades originarias del 
estado de Morelos sobre la idoneidad de las acciones 
afirmativas en materia de candidaturas indígenas para 
el  proceso  electoral  local  2020-2021,  sobre  las 
acciones afirmativas a favor de personas indígenas en 
la entidad que fueron ordenadas en la sentencia SCM-
JDC-403/2018 

SCM-JDC-088/2020, 

esto 

es, 

mediante mesas  receptoras  de  opinión,  o  en  su  caso, 
a  través  de  asambleas,  en  términos  del  anexo  único 
que  corre  agregado  al  presente  acuerdo  y  que  forma 
parte integral del mismo.