12 de enero de 2022 

  PERIÓDICO OFICIAL 

 

Página 23 

“Con  fecha  dieciocho  de  diciembre  de  dos  mil 

diecinueve  se  publicó  en  el  Periódi

co  Oficial  “Tierra  y 

Libertad”,  número  5766,  el  Decreto  Seiscientos 
Cuarenta 

Cinco, 

que  instituye  la  “Presea 

Generalísimo  José  María  Morelos  y  Pavón,  a  las 
personas  que  se  hayan  destacado  en  México  y 
Latinoamérica, en acciones en favor de los que menos 
tienen,  logrando  la  moderación  de  la  opulencia  y  la 
indigencia  en  sus  países”,  cuya  entrega  estaba 
prevista cada 22 de diciembre de cada año. 

Sin  embargo,  de  acuerdo  a  lo  previsto  en  la 

disposición  transitoria  tercera,  por  única  ocasión  se 
modificaría  dicha  fecha  para  su  entrega  y  los  demás 
plazos,  con  el  propósito  de  que  la  correspondiente  a 
2019, fuera a principios de 2020. 

Dicha  entrega  no  ha  sido  posible  hasta ahora  y 

es que, si bien se presentó la pandemia por Covid-19, 
también es cierto que el perfil de los premiados no se 
ajusta  a  las  posibilidades  políticas  y  económicas  de 
este Congreso. 

Incluso  se  determinó  por  parte  de  la  Comisión 

de Justicia, Derechos Humanos y Atención a Víctimas, 
que  la  correspondiente  al  mérito  latinoamericano  por 
2020,  fuera  entregada  al  vicepresidente  de  Bolivia, 
David  Coquehuanca,  lo  cual  obviamente  no  fue 
posible,  en  virtud  del  altísimo  cargo  que  ostenta  el 
premiado. 

En ese sentido, la presea materia de la presente 

iniciativa, 

considera 

una 

categoría 

al 

mérito 

latinoamericano, ante lo cual habría que preguntarse: 

¿Qué  costo  tendría  traer  a  una  persona 

premiada desde Bolivia o Ecuador?; 

¿Qué  costo  tendría  hospedarlo  un  par  de 

noches en Cuernavaca?, 

Mismas preguntas  que debemos hacernos para 

el caso del mérito nacional. 

Por  lo  tanto,  además  de  que  políticamente 

resultaría  muy  complicado  el  traer  a  una  figura 
relevante  a  nivel  latinoamericano  al  Congreso  de 
Morelos,  por  encima  del  Congreso  de  la  Unión, 
también  se  estarían  comprometiendo  demasiados 
recursos  financiaros  de  este  Poder  Legislativo,  que  a 
final  de  cuentas,  provienen  de  los  impuestos  que 
pagamos todos los morelenses. 

Es  el  caso  que,  para  la  buena  marcha  de  las 

finanzas de este Poder Legislativo, es que se propone 
la  abrogación  del  referido  decreto,  máxime  que  para 
todos los entes públicos, los actos y procedimientos de 
la  Administración  pública  se  regirán  por  los  principios 
de  simplificación,  agilidad,  economía,  información, 
precisión,  legalidad,  transparencia,  austeridad  e 
imparcialidad,  en  estricto  respeto  a  los  derechos 
humanos,  y  los  servidores  públicos  se  sujetarán  a  los 
principios  de  legalidad,  honradez,  ética,  lealtad, 
imparcialidad, eficiencia, profesionalización y eficacia. 

IV.- VALORACIÓN DE LA INICIATIVA. 
De  conformidad  con  las  atribuciones  conferidas 

esta  Comisión  de  Justicia,  Derechos  Humanos  y 
Atención  a  Víctimas,  y  en  apego  a  la  fracción  II  del 
artículo 104 del Reglamento para Congreso del Estado 
de  Morelos,  se  procede  a  analizar  en  lo  general  la 
iniciativa  con  proyecto  de  decreto,  por  el  que  se 
abroga el diverso número seiscientos cuarenta y cinco 
por  el  que  se  entrega 

“Presea  Generalísimo  José 

María Morelos  y  Pavón, a  las  personas  que  se  hayan 
destacado en México y Latinoamérica, en acciones en 
favor de los que menos tienen, logrando la moderación 
de  la  opulencia  y  la  indigencia  en  sus  países

”,  para 

determinar su procedencia o improcedencia. 

Tal y como lo refiere el iniciador, a pesar de que 

el  Decreto  Número  Seiscientos  Cuarenta  y  Cinco, por 
el  que  se  estableció  que  este  Congreso  entregará 
anualmente  la  medalla  Generalísimo  José  María 
Morelos y Pavón, hasta la fecha no se ha realizado  la 
misma,  aunque  debió  de  haberse  llevado  dicha 
ceremonia respecto a 2019 y 2020. 

Y es que como se establece en la iniciativa, las 

intenciones  del  decreto  de  referencia  parecen 
desproporcionadas para este Congreso, esto es, traer 
a  un  personaje  público  latinoamericano  a  Morelos  a 
recibir una medalla. 

Estamos  hablando  de  ex  presidentes  o  ex 

vicepresidentes,  por  lo  que  se  aprecia  en  las 
pretensiones  de  dicha  presea,  los  cuales  sería  muy 
complicado  que  antepusieran  en  sus  apretadas 
agendas  y cuando visitaran nuestro país, al Congreso 
de Morelos, sobre la Cámara de Diputados Federal, el 
Senado de la República, la Universidad Autónoma del 
Estado  de  Morelos  o  el  Tecnológico  de  Monterrey, 
cuando  este  último  acostumbra  incluso,  no  solamente 
cubrir  los  costos  de  transporte,  hospedaje  y  comidas 
de  dichos  personajes  y  su  séquito  de  asistentes,  sino 
que  incluso  les  paga  honorarios  por  sus  ponencias 
magistrales. 

Al  respecto  y  en  supuesto  de  que  un  personaje 

público  de  alto  nivel  aceptará  venir  al  Congreso  de 
Morelos  a  recibir  la  referida  presea,  esto  implicaría, 
además  de  los  gastos  ordinarios  que  implican  el 
organizar  una  sesión  solemne,  el  costo  mismo  de  la 
medalla, los gastos en vuelos desde el país de origen, 
transporte  del  aeropuerto  al  hotel,  hospedaje  y 
comidas. 

Así,  por  ejemplo,  si  el  premiado  viniera  de 

Bolivia  a  recibir  la  multicitada  medalla  y  se  hiciera 
acompañar de su pareja  y  un asistente, solamente de 
vuelos  este  Congreso  tendría  que  desembolsar  $289 
mil  pesos  de  su  presupuesto,  por  los  tres  vuelos 
redondos. 

Por  lo  tanto,  las  diputadas  y  diputados  que 

integramos  esta  comisión  dictaminadora,  avalamos  la 
propuesta  del  iniciador  para  abrogar  el  decreto  de 
referencia,  por  no  representar  la  entrega  de  la 
medalla,  Generalísimo  José  María  Morelos  y  Pavón, 
ningún  beneficio  para  nuestros  mandantes,  los 
morelenses y sí un gasto altísimo de sus impuestos.