Página 8 

  PERIÓDICO OFICIAL 

  11 de septiembre de 2020 

Por  otro  lado,  es  de  observar  que  la  Iniciadora, 

también  propone  a  través  de  la  presente  iniciativa,  la 
obligación de los municipios, para que a través de sus 
respectivos  cabildos,  doten  de  los  elementos 
operativos y materiales a los Concejos de Cronistas, a 
efecto  de  que  estos,  puedan  desarrollar  sus 
actividades,  desde  luego,  no  infringiendo  por  parte  de 
esta  Soberanía  la  autonomía  de  su  hacienda  ni  su 
libre administración en la elaboración  y  aprobación de 
su presupuesto de egresos, previsto en el artículo 115 
de  la  Constitución  Política  de  los  Estados  Unidos 
Mexicanos. 

Artículo  115.  Los  estados  adoptarán,  para  su 

régimen  interior,  la  forma  de  gobierno  republicano, 
representativo,  democrático,  laico  y  popular,  teniendo 
como  base  de  su  división  territorial  y  de  su 
organización  política  y  administrativa,  el  municipio 
libre, conforme a las bases siguientes: 

(…) 
IV.-  Los  municipios  administrarán  libremente  su 

hacienda,  la  cual  se  formará  de  los  rendimientos  de 
los  bienes  que  les  pertenezcan,  así  como  de  las 
contribuciones  y  otros  ingresos  que  las  legislaturas 
establezcan a su favor, y en todo caso: 

a)  Percibirán  las  contribuciones,  incluyendo 

tasas  adicionales,  que  establezcan  los  Estados  sobre 
la  propiedad  inmobiliaria,  de  su  fraccionamiento, 
división,  consolidación,  traslación  y  mejora,  así  como 
las  que  tengan  por  base  el  cambio  de  valor  de  los 
inmuebles.  

Los  municipios  podrán  celebrar  convenios  con 

el Estado para que éste se haga cargo de algunas de 
las  funciones  relacionadas  con  la  administración  de 
esas contribuciones.  

b)  Las  participaciones  federales,  que  serán 

cubiertas  por  la  Federación  a  los  Municipios  con 
arreglo  a  las  bases,  montos  y  plazos  que  anualmente 
se determinen por las Legislaturas de los Estados.  

c)  Los  ingresos  derivados  de  la  prestación  de 

servicios públicos a su cargo.  

Las  leyes  federales  no  limitarán  la  facultad  de 

los  Estados  para  establecer  las  contribuciones  a  que 
se  refieren  los  incisos  a)  y  c),  ni  concederán 
exenciones  en  relación  con  las  mismas.  Las  leyes 
estatales  no  establecerán  exenciones  o  subsidios  en 
favor  de  persona  o  institución  alguna  respecto  de 
dichas contribuciones. Sólo estarán exentos los bienes 
de dominio público de la Federación, de las entidades 
federativas  o  los  Municipios,  salvo  que  tales  bienes 
sean  utilizados  por  entidades  paraestatales  o  por 
particulares, 

bajo 

cualquier 

título, 

para 

fines 

administrativos  o  propósitos  distintos  a  los  de  su 
objeto público.  

Los  Ayuntamientos,  en  el  ámbito  de  su 

competencia,  propondrán  a  las  legislaturas  estatales 
las  cuotas  y  tarifas  aplicables  a  impuestos,  derechos, 
contribuciones  de  mejoras  y  las  tablas  de  valores 
unitarios de suelo y construcciones que sirvan de base 
para el cobro de las contribuciones sobre la propiedad 
inmobiliaria.  

Las  Legislaturas  de  los  Estados  aprobarán  las 

leyes  de  ingresos  de  los  municipios,  revisarán  y 
fiscalizarán sus cuentas públicas. Los presupuestos de 
egresos  serán  aprobados  por  los  ayuntamientos  con 
base en sus ingresos disponibles, y deberán incluir en 
los  mismos,  los  tabuladores  desglosados  de  las 
remuneraciones  que  perciban  los  servidores  públicos 
municipales,  sujetándose  a  lo  dispuesto  en  el  artículo 
127

1

 de esta Constitución. 

Los recursos que integran la hacienda municipal 

serán 

ejercidos 

en 

forma 

directa 

por 

los 

ayuntamientos,  o  bien,  por  quien  ellos  autoricen, 
conforme a la ley;  

(…)”. 
Lo resaltado es propio. 
Como  se  advierte  de  la  transcripción  anterior, 

los  municipios  administrarán  libremente  su  hacienda, 
la  cual  se  formará  de  los  rendimientos  de  los  bienes 
que les pertenezcan, así como de las contribuciones y 
otros  ingresos  que  las  legislaturas  establezcan  a  su 
favor,  correspondiéndole  el  diseño  del  régimen 
presupuestal 

municipal 

en 

exclusivo 

los 

ayuntamientos,  con  base  en  los  recursos  disponibles 
previstos  en  las  leyes  de  ingresos  respectivas 
aprobadas por las legislaturas locales. 

Consecuentemente a  lo  anterior,  esta Comisión 

dictaminadora  coincide  con  el  espíritu  de  la  iniciativa 
en  el  sentido  de  que  en  cada  municipalidad  por  ser 
esta  la  célula  básica  de  organización  política,  social, 
territorial  y  administrativa  de  nuestro  país,  se 
establezca  como  Unidad  Administrativa  el  Concejo  de 
Cronistas,  que  dará  mayor  solidez  institucional  y 
fortaleza  a  las  entidades  municipales,  para  que 
puedan organizar de manera más eficiente el esfuerzo 
y  las  potencialidades  de  la  comunidad,  por  lo  tanto, 
dependerá  de  nosotros  del  lugar  que  le  demos  en 
nuestras  instituciones  para  que  crezca  y  se 
transformen  en  un  nuevo  elemento  que  coadyuve 
desde  su  propio  ángulo  en  el  desarrollo  social  y 
económico de los Municipios. 

                                                      

1

  Artículo  127.  Los  servidores  públicos  de  la  Federación,  de  las 

entidades  federativas,  de  los  Municipios  y  de  las  demarcaciones 
territoriales  de  la  Ciudad  de  México,  de  sus  entidades  y 
dependencias,  así  como  de  sus  administraciones  paraestatales  y 
paramunicipales,  fideicomisos  públicos,  instituciones  y  organismos 
autónomos,  y  cualquier  otro  ente  público,  recibirán  una 
remuneración  adecuada  e  irrenunciable  por  el  desempeño  de  su 
función,  empleo,  cargo  o  comisión,  que  deberá  ser  proporcional  a 
sus responsabilidades. 
Dicha  remuneración  será  determinada  anual  y  equitativamente  en 
los  presupuestos  de  egresos  correspondientes,  bajo  las  siguientes 
bases:  
I. Se  considera  remuneración  o  retribución  toda  percepción  en 
efectivo o en especie, incluyendo dietas, aguinaldos, gratificaciones, 
premios, 

recompensas, 

bonos, 

estímulos, 

comisiones, 

compensaciones y cualquier otra, con excepción de los apoyos y los 
gastos  sujetos  a  comprobación  que  sean  propios  del  desarrollo  del 
trabajo y los gastos de viaje en actividades oficiales. 
(…).