10 de noviembre de 2020 

LA SOMBRA DE ARTEAGA 

Pág. 25425 

 

 
6. Que de igual forma, datos establecidos por el I INEGI registran 47,790,950 vehículos de motor en circulación 
a nivel nacional, teniendo en cuenta que en el año 2015 se contaba con una población de 119,938,473 personas, 
es  decir,  aproximadamente la  mitad  de  los  pobladores  mexicanos  contaban  con  un  vehículo  de  motor,  lo  que 
revela lo fundamental que es en la vida diaria de las mexicanas y los mexicanos contar con un automóvil. Por lo 
cual es de gran importancia generar consciencia en cuanto a la seguridad vial, ya que la sociedad mexicana se 
encuentra expuesta en todo momento. 
 
7. Que por otra parte, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) cada día, alrededor de 3,500 
personas fallecen en las carreteras, millones de personas sufren heridas o discapacidades cada año, siendo los 
niños, los peatones, los ciclistas y los ancianos son los usuarios más vulnerables de la vía pública. 
 
8. Que sin duda los accidentes vehiculares son una de las causas principales de mortalidad en el país, tanto en 
conductores como en peatones, derivado de las malas prácticas para la conducción de un automóvil, así como 
un mal diseño vial, por ello, es pertinente reconocer que toda persona tiene derecho a la movilidad en condiciones 
de seguridad vial, accesibilidad, eficiencia, sostenibilidad, calidad, inclusión e igualdad. 
 
9. Que  es  esencial  que  los  países  implementen  medidas  para  hacer  las  vías  más  seguras,  no  sólo  para  los 
ocupantes  de  vehículos,  sino  también  para  los  usuarios  más  vulnerables  de  las  vías:  peatones,  ciclistas  y 
motociclistas, toda vez que, como se mostró con anterioridad, existen altos índices de mortalidad, debido a que 
no se llevan a cabo con alto rigor las medidas de seguridad ya implementadas en nuestro País, así como en el 
resto del mundo. 
 
10. Que  de  acuerdo  con 

lo  establecido  en  el  “Objetivo  de  Desarrollo  Sostenible  3:  Salud  y  Bienestar”,  de  la 

“Agenda 2030”, en el año de 2015, en el mundo, cada día morían 17 mil niñas y niños, menos que en 1990, pero 
más de 6 millones siguen muriendo antes de cumplir los 5 años. En México, 1 de cada 5 personas no tiene a 
acceso a servicios de salud (1 6.9% CONEVAL, 2015) y 3 de cada 5 personas no tienen acceso a la seguridad 
social (56.6% CONEVAL, 2015). Si bien esos datos no cuentan con una actualización, lo cierto es que la tendencia 
natural de ellos es hacia el incremento. 
 
Cabe  señalar  que,  de  acuerdo  con  lo  establecido  en  esta  Agenda,  respecto  al  objetivo  mencionado  con 
anterioridad, es primordial garantizar una vida sana y promover el bienestar de todas las personas a todas  las 
edades, por ello, se realizó un listado, en el cual, en el punto 3.6, se establece para el año 2020 reducir a la mitad 
el número de muertes y lesiones causadas por accidentes de tráfico en el mundo. 
 
11. Que por lo anterior, y en atendiendo a los altos índices de mortalidad, así como de accidentes de tránsito, es 
de  vital  importancia  reconocer  el  derecho  de  toda  persona  a  la  movilidad  en  condiciones  de  seguridad  vial, 
accesibilidad,  eficiencia,  sostenibilidad,  calidad,  inclusión  e  igualdad,  así  como  expedir  la  Ley  general  que 
salvaguarde la integridad de las personas que se desplazan diariamente por las calles. 
 
12. Que es importante mencionar que el párrafo tercero del artículo 1o. de la Constitución Política de los Estados 
Unidos Mexicanos, establece que:  

 

"

Artículo 1… 

 

…. 
 
Todas  las  autoridades,  en  el  ámbito de  sus  competencias,  tienen  la  obligación  de  promover,  respetar, 
proteger  y  garantizar  los  derechos  humanos  de  conformidad  con  los  principios  de  universalidad, 
interdependencia, indivisibilidad y progresividad. En consecuencia, el Estado deberá prevenir, investigar, 
sancionar y reparar las violaciones a los derechos humanos, en los términos que establezca la ley. " 

 
Por  lo  tanto,  todas  las  autoridades  tienen  la  obligación  de  garantizar  los  derechos  humanos  otorgados  por  la 
Norma Referencial.