Pág. 25430 

PERIÓDICO OFICIAL 

10 de noviembre de 2020 

 

8.6 De aquí a 2020, reducir considerablemente la proporción de jóvenes que no están empleados y no 
cursan estudios ni reciben capacitación.  
 
8.b De aquí a 2020, desarrollar y poner en marcha una estrategia mundial para el empleo de los jóvenes 
y aplicar el Pacto Mundial para el Empleo de la Organización Internacional del Trabajo.  
 
Objetivo 10. Reducción de las desigualdades.  
 
10.2 De aquí a 2030, potenciar y promover la inclusión social, económica y política de todas las personas, 
independientemente de su edad, sexo, discapacidad, raza, etnia, origen, religión o situación económica 
u otra condición.” 

 
7. Que a pesar de que existen metas acertadas, la realidad de las personas jóvenes es dura. Vale la pena destacar 
que,  en  todo  el  mundo,  las  adolescentes  y  las  mujeres  jóvenes  se  enfrentan  a  desigualdades  basadas  en  el 
género,  exclusión,  discriminación  y  violencia,  lo  que  las  expone  a  un  mayor  riesgo  de  verse  afectados  por 
enfermedades, carencias económicas y demás situaciones de desventaja.  
 
Sin olvidar las deficiencias educativas que frenan el desarrollo; como ejemplo de ello podemos mencionar que 
617 millones de jóvenes en el mundo carecen de los conocimientos básicos en aritmética y de un nivel mínimo 
de alfabetización. 
 
8. Que las mujeres, niñas y adolescentes tienen un futuro aún más alarmante. Nuestro País enfrenta un problema 
grave para nuestras adolescentes; la tasa de fecundidad entre este sector aumentó en 10 por ciento en los últimos 
cinco años, de acuerdo a la Encuesta Intercensal 2015. 
 
9. Que los jóvenes son un factor permanente de discriminación en México. De acuerdo con la Encuesta Nacional 
de  Discriminación,  la  muestra  señaló  que  existe  un  enorme  prejuicio  irracional  al  adoptar  comportamientos 
negativos sobre los jóvenes, al considerarlos  irresponsables hasta en  un 60.3 por ciento, donde  las entidades 
federativas de mayor discriminación para los jóvenes son Michoacán, Guerrero, Sinaloa, Nayarit y Colima. 
 
10. Que de igual forma, el 16.3 por ciento de los jóvenes en México señaló haber sufrido discriminación en la calle 
o  transporte  público,  en  el  trabajo  o  en  la  escuela  y  en  la  propia  familia.  El  15.7  por  ciento  de  los  jóvenes  en 
México  también  ha  sufrido  discriminación  al  negarles  sus  derechos  en  los  servicios  médicos,  en  programas 
sociales y en oficinas de gobierno.  
 
De acuerdo con datos del Consejo Nacional Para Prevenir la Discriminación CONAPRED, el problema principal 
de los jóvenes en México es que casi la mitad de la población total vive en situación de pobreza, pues cerca de 
19.7 millones de jóvenes tienen ingresos menores a la línea de bienestar.  
 
Por su parte, el INEGI publicó estadísticas referentes a la juventud mexicana, donde se visualizó que en materia 
educativa al menos el 66.8 por ciento de los jóvenes de 15 a 29 años no asiste a la escuela.  
 
Por rango de edad, los adolescentes de 15 a 19 años, el 52.8 por ciento reportan escolaridad de nivel básico: 9 
por  ciento  con  primaria  (6.7  por  ciento  completa  y  2.3  por  ciento  incompleta),  mientras  que  el  43.7  por  ciento 
tienen al menos un grado de secundaria. De los jóvenes de 15 a 29 años, 32.9 por ciento cuentan con educación 
media superior y el 19.4 por ciento cuentan con educación superior.  
 
De acuerdo con datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo al primer trimestre de 2018, el 5.8 por 
ciento de la población económicamente activa de 15 a 29 años, está desocupada, encontrando que el porcentaje 
más  alto  de  desocupación  en  la  población  joven  se  encuentra  entre  los  20  y  24  años,  con  un  6.7  por  ciento, 
mientras que la tasa es 6.4 por ciento para el grupo de 15 a 19 años y 4.6 por ciento para el grupo de 25 a 29 
años. 

 

Sin embargo, el mayor problema no es que el porcentaje de la población económicamente activa sea muy bajo, 
sino que de los 15 millones de personas jóvenes ocupadas de 15 a 29 años, 59.5 por ciento labora en el sector 
informal, es decir, se encuentran  en  actividades  productivas que no  generan  beneficios a  la economía fiscal  y 
mucho menos brinda algún tipo de prestación laboral al joven.