Pág. 27470 

PERIÓDICO OFICIAL 

8 de diciembre de 2020 

favorecerá más la libertad de la contraparte. Para este último supuesto, existe un diverso criterio: 8. En éste 
se debe  decidir  a cuál de  los dos sujetos es más justo proteger o cuál de  los  intereses en conflicto debe 
prevalecer; 9. Criterio en el cual se elige la norma que tutele mejor los intereses protegidos, de modo que se 
aplicará  la  que  maximice  la  tutela  de  los  intereses  en  juego,  lo  que  se  hace  mediante  un  ejercicio  de 
ponderación, el cual  implica la existencia de valores  o principios en colisión, y por tanto, requiere que las 
normas  en  conflicto  tutelen  o  favorezcan  al  cumplimiento  de  valores  o  principios  distintos;  y,  10.  Criterio 
basado en la distinción entre principios y reglas, para que prevalezca la norma que cumpla mejor con alguno 
o varios principios comunes a las reglas que estén en conflicto. Esta posición se explica sobre la base de 
que los principios son postulados que persiguen la realización de un fin, como expresión directa de los valores 
incorporados  al  sistema  jurídico,  mientras  que  las  reglas  son  expresiones  generales  con  menor  grado  de 
abstracción, con las que se busca la realización de los principios y valores que las informan; de manera que 
ante la discrepancia entre reglas tuteladas de los mismos valores, debe subsistir la que mejor salvaguarde a 
éste, por ejemplo si la colisión existe entre normas de carácter procesal, deberá resolverse a favor de la que 
tutele mejor los elementos del debido proceso legal.” 

 

Como se aprecia, los tribunales han determinado 10 principios que pueden aplicarse por el órgano jurisdiccional 
para resolver la antinomia, pero ello implica que el asunto se hubiere judicializado y que quizá ya exista un daño, 
una responsabilidad administrativa, civil o incluso penal, derivado de la oscuridad de la ley y de la antinomia en 
cuestión. 

 

6. 

Que  una  vía  para  evitar  una  antinomia  es  armonizando  la  legislación,  con  ello  se  logra  que  no  sean  los 

ciudadanos y los servidores públicos quienes tengan que librar una batalla jurídica ante los jueces, para dirimir 
responsabilidades a causa de ese defecto del sistema jurídico. 

 

7. 

Que en el sistema jurídico de nuestro Estado, actualmente existe una contradicción que encuadra en esta 

situación, es entre lo dispuesto por los artículos 84, párrafo tercero, de la Ley para el Manejo de los Recursos 
Públicos del Estado de Querétaro, por un lado, y el 112, fracción X, de la Ley Orgánica Municipal del Estado de 
Querétaro, por el otro. 

 

A  continuación,  se  transcriben,  en  un  de  forma  comparativa,  ambos  preceptos,  para  apreciar  plenamente  la 
contradicción que presentan: 

 

Ley para el Manejo de los Recursos Públicos del Estado de Querétaro 

 

“Artículo  84.  En  el  Presupuesto  de  Egresos  del  Estado,  correspondiente  al  último  año  del  periodo 
constitucional  de  la  administración,  el  Poder  Ejecutivo  establecerá  una  partida  destinada  a  gastos  de 
transición, equivalente al uno por ciento del promedio mensual de su gasto administrativo.  

 

En el caso del Poder Legislativo y para los mismos fines establecidos en el párrafo anterior, se destinará 
una partida que será del cinco por ciento del promedio mensual de su gasto administrativo.  

 

Tratándose de los municipios, establecerán la partida destinada a gastos de transición, considerando al 
menos el uno por ciento del gasto corriente previsto en el  Presupuesto de  Egresos correspondiente al 
último 

ejercicio del periodo constitucional de que se trate, sin incluir las partidas de servicios personales.” 

 

Ley Orgánica Municipal del Estado de Querétaro 

 

ARTÍCULO  112.-  En  la  formulación  del  Presupuesto  de  Egresos  deberán  observarse  los  lineamientos 
siguientes: 

 

I. a IX. 

… 

 

X.  En  el  correspondiente  al  último  año  del  periodo  de  ejercicio  de  la  administración  municipal,  se 
establecerá una partida destinada a gastos de transición, que será del uno por ciento del presupuesto del 
gasto corriente mensual promedio del periodo correspondiente a los primeros seis meses del año de que 
se trate, sin incluir las partidas de servicios personales. Los recursos de esta partida deberán utilizarse 
únicamente para gastos de capacitación y para pagos de gastos administrativos del proceso de entrega 
recepción, no podrán destinarse a cubrir remuneraciones a los que serán empleados o funcionarios en la 
administración entrante; y  
 

XI. 

…