8 de diciembre de 2020 

LA SOMBRA DE ARTEAGA 

Pág. 27475 

 
5. 

Que en lo que corresponde a  la  legislación mexicana, en el artículo 4o. de la  Constitución  Política de los 

Estados Unidos Mexicanos se señala que la Ley debe de proteger la organización y el desarrollo de las familias. 
Así  mismo,  de  manera  expresa, establece  el  derecho  a  la  vivienda  digna.  Por  lo  tanto,  más  que  presentar  un 
derecho  reconocido  específico,  el  propósito  es  el  de  mostrar  a  la  familia  como  comunidad  con  derechos  y 
obligaciones. 
 
No está de más citar también lo que establece el artículo 1o. de la misma Carta Magna, en el que se señala que 
en  los  Estados  Unidos  Mexicanos  todas  las  personas  gozarán  de  los  derechos  humanos  reconocido  en  esta 
Constitución y en los tratados internacionales de los que el Estado Mexicano sea parte, así como de las garantías 
para su protección, cuyo ejercicio no podrá restringirse ni suspenderse salvo en los casos y bajo las condiciones 
que esta Constitución establece. 
 
Las normas relativas a los derechos humanos se interpretarán de conformidad con esta Constitución y con los 
tratados internacionales de la materia favoreciendo en todo tiempo a las personas la protección más amplia.  
 
6. 

Que por su parte la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes reconoce para este grupo 

de  personas  el  derecho  a  vivir  en  familia,  de  igual  manera  lo  hace  la  Ley  de  los  Derechos  de  Niñas,  Niños  y 
Adolescentes  del  Estado  de  Querétaro  en  su  Capítulo  Quinto  en  el  apartado 

“Del  derecho  a  vivir  en  familia”, 

debido a sus condiciones y necesidades particulares, así como por su riesgo de vulnerabilidad. 
 
7. 

Que en suma, el derecho internacional y el mexicano reconocen la importancia de la familia  en sí misma. 

Los  ordenamientos  anteriormente  mencionados  han  reconocido  a  la  familia  como  núcleo  fundamental  de  la 
sociedad; con ello se formaliza la importancia de la familia como un derecho universal para todo ser humano en 
cuanto  a  conformar  la  propia  y  la  obligatoriedad  del  Estado  y  de  su  comunidad  de  poner  a  su  alcance  los 
elementos fundamentales para su adecuado desarrollo. Asimismo, los individuos tienen derecho a desarrollar y 
conservar su familia.  
 
8. 

Que  la  acción  de  la  protección  de  la  familia  como  unidad  social  a  la  comunidad  y  al  Estado,  conlleva  a 

reconocer su trascendencia como elemento fundamental en el desarrollo social e individual de los seres humanos. 
 
9. 

Que de acuerdo con datos de la Encuesta Nacional de Hogares 2017, realizada por el INEGI, el 88.6 % de 

los  hogares  en  México  eran  familiares.  En  Querétaro,  el  porcentaje  de  hogares  familiares  reportados  en  la 
encuesta alcanzó el 89.4 %. Lo que implica que la situación de las familias en sus hogares impacta a un porcentaje 
muy amplio de la población, por lo tanto, además de la reafirmación del impulso al desarrollo de cada individuo, 
la familia es una comunidad que aporta a la sociedad en su conjunto.  

 

10.  Que las personas en estos hogares familiares enfrentan una vida diaria con todo lo que implica, por lo que 
experimentan carencias sociales y económicas; realizan actividades de trabajo y de hogar y asisten a la escuela 
cuando  les  es  posible,  con    base  en  ello,  resulta  interesante  lo  que  la 

“Encuesta  Nacional  de  Ocupación  del 

Tiempo 2014

” reportó, pues en ella se afirma que por cada cinco horas a la semana que las personas mayores 

de doce años dedican a actividades productivas, solamente dedican alrededor de 12 minutos a cuestiones del 
hogar. Este poco tiempo dedicado a la familia se da principalmente al cuidado de personas vulnerables.  

 

11.  Que  son  las  mujeres  quienes  dedican  mayor  cantidad  de  tiempo  a  la  familia  y  al  cuidado  de  ésta.  Si  la 
referencia  y  meta  es  la  igualdad  de  derecho  entre  hombres  y  mujeres  y  el  interés  superior  de  los  menores, 
entonces saltan a la vista la corresponsabilidad paterna y materna. Por una parte, la corresponsabilidad implica 
una adecuada participación de ambos progenitores en el desarrollo de sus hijos, hecho que va de la mano con el 
derecho de la niñez a vivir, en la medida de lo posible, con ambos progenitores. 

 

12.  Que  la  realidad  de  las  familias  es  la  realidad  de  una  gran  cantidad  de  individuos.  Por  ello,  mejorar  las 
capacidades  familiares  con  políticas  públicas  para  la  familia  beneficiaria  la  situación  de  un  gran  número  de 
individuos. En consecuencia, es necesario impulsar un adecuado equilibrio entre vida laboral y la familiar, para 
que los beneficios únicos que ofrece la familia a sus miembros sean potenciados. De igual manera, es importante 
impulsar la corresponsabilidad de padres y madres con relación al cuidado de los miembros de la familia. Esto 
último resaltaría el hecho innegable de la igualdad de dignidad entre hombres y mujeres y todas las atenciones 
en  conjunto  contribuirían  a  generar  un  ambiente  de  más  paz  y  justicia  en  las  familias,  evitando  violencia, 
promoviendo las capacidades de sus miembros y facilitando la convivencia en el hogar.