PERIÓDICO OFICIAL DEL ESTADO

PÁG. 4

San Francisco de Campeche,

Cam., Diciembre 10 de 2020

toda persona a ser individualmente como quiere ser, sin 

coacción,  ni  controles  injustificados  o  impedimentos  por 

parte  de  los  demás,  con  el  fin  de  cumplir  las  metas  u 

objetivos que se ha fijado, es decir, es la persona humana 

quien decide el sentido de su propia existencia, de acuerdo 

a sus valores, ideas, expectativas, gustos, etcétera y que, 

por supuesto, como todo derecho, no es absoluto, pues 

encuentra sus límites en los derechos de los demás y en 

el orden público.-

Que el derecho a libre desarrollo de la personalidad, 

comprende, entre otras, la libertad de contraer matrimonio 

o no hacerlo; de procrear hijos y cuántos, así como en 

qué momento de su vida, o bien decidir no tenerlos; de 

escoger su profesión o actividad laboral, pues todos estos 

aspectos son parte de la manera en que el individuo desea 

proyectarse y vivir su vida y que, por tanto, sólo él puede 

decidir en forma autónoma.- 

Destacó además que la dignidad humana también engloba, 

entre otros, los derechos a la intimidad que consiste en la 

plena disponibilidad que cada persona tiene sobre su vida. 

Que aun cuando esos derechos personalísimos no se 

enuncian, en forma expresa, en la Constitución Federal, 

sí están implícitos en las disposiciones de los tratados 

internacionales antes mencionados, suscritos por México 

y, en todo caso, deben entenderse como derechos que 

derivan del reconocimiento al derecho a la dignidad 

humana, previsto en el artículo 1º. Constitucional, pues, 

sólo a través de su pleno respeto, podría realmente 

hablarse de un ser humano en toda su dignidad.- 

 

2).-  Con base en lo anterior, el artículo 287 

del Código Civil del Estado de Campeche, al exigir la 

demostración de determinada causa como única forma 

para lograr la disolución del matrimonio cuando no 

existe consentimiento mutuo de los contrayentes para 

divorciarse, a consideración de este Juzgado, es contrario 

a lo dispuesto en el artículo 1 de la Constitución Política 

de los Estados Unidos Mexicanos y de los numerales 

artículos 1, 2, 3, 6, 12 y 25 de la Declaración Universal 

de los Derechos Humanos, artículos 1, 3, 5 y 11 de 

la Convención Americana sobre Derechos Humanos, 

y artículos 3, 16, 17 y 23 del Pacto Internacional de 

Derechos Civiles y Políticos; pues tal medida supone una 

restricción a la dignidad humana, derecho a la intimidad 

y libre desarrollo de la personalidad de LENMNIS 

HERNANDEZ  ALQUINO,  que  no  encuentra  justificación 

en el principio de razonabilidad que debe estar presente 

en todo acto que restrinja determinados derechos; regla 

que impone el deber de que tal limitación se encuentra 

justificada, por una razón de peso suficiente para legitimar 

su contradicción con el principio General de igualdad. 

Luego entonces, de aplicar tal precepto, constituye una 

restricción injustificable al derecho humano de las partes 

en este juicio, pues tal medida no cumple con el criterio 

de necesidad, el cual es indispensable para que se pueda 

realizar tal afectación. 

Esto es así, ya que la sola disolución del vínculo 

matrimonial no afecta o va en contra del interés público o 

en afectación de bienes de la colectividad, pues en todo 

caso, lo que el Estado protege esa la familia en sí, y no 

propiamente el matrimonio, los cuales, dicho sea de paso, 

son instituciones diferentes.

Por las razones expuestas, atendiendo al control de 

convencionalidad, se declara la inaplicabilidad del artículo 

287 del Código Civil del Estado. 

3).-  En consecuencia, en merito de los argumentos 

anteriores y con fundamento en el artículo 1 párrafo 

cuarto de la Constitución Política de los Estados Unidos 

Mexicanos, se da entrada a la petición de divorcio de 

LENMNIS HERNANDEZ ALQUINO. 

4).-  Por lo tanto, toda vez que el divorcio es solo el 

reconocimiento del Estado de una situación de hecho 

respecto de la desvinculación de los cónyuges, cuya 

voluntad de no permanecer unidos legalmente debe 

respetarse, lo cual propiciará un ambiente adecuado 

para su bienestar emocional, con la consecuente 

armonía entre los integrantes del núcleo familiar

en éste 

acto

 SE DECLARA LA DISOLUCION DEL VINCULO 

MATRIMONIAL que une a LENMNIS HERNANDEZ 

ALQUINO JOSE GUADALUPE ORDOÑEZ GAMAS.

Sin que esta determinación atente contra el derecho 

humano de protección a la familia reconocido en los 

artículos 4 de la Constitución Política de los Estados 

Unidos Mexicanos, 17 de la Convención Americana sobre 

los Derechos Humanos y 23 del Pacto Internacional de 

Derechos Civiles y Políticos. Sirviendo de sustento, por 

analogía, a lo expresado el criterio que contiene la tesis: 

“DIVORCIO SIN EXPRESIÓN DE CAUSA. EL 

ARTÍCULO 103 DE LA LEY PARA LA FAMILIA DEL 

ESTADO DE HIDALGO QUE LO PREVÉ, NO VIOLA 

LOS ARTÍCULOS 4o. DE LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA 

DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, 17 DE LA 

CONVENCIÓN AMERICANA SOBRE DERECHOS 

HUMANOS Y 23 DEL PACTO INTERNACIONAL DE 

DERECHOS CIVILES Y POLÍTICOS. El fin que buscó el 

legislador al establecer el divorcio sin expresión de causa 

con la reforma del artículo 103 aludido, mediante decreto 

publicado  en  el  Periódico  Oficial  de  la  entidad  el  31  de 

marzo  de  2011,  fue  evitar  conflictos  en  el  proceso  de 

disolución del vínculo matrimonial cuando existe el ánimo 

de concluirlo y dejar de cumplir con los fines para los cuales 

se constituyó y con las obligaciones que de él deriven como 

la cohabitación y la obligación alimentaria; lo que en el 

mundo fáctico puede manifestarse expresa o tácitamente 

a través de actos, omisiones o manifestaciones que así lo 

revelen, y cuando los cónyuges no realicen los tendientes 

a regularizar esa situación con actos encaminados a 

reanudar  la  vida  en  común  y  a  cumplir  con  los  fines  de 

éste. Así, este tipo de divorcio omite la parte contenciosa