PERIODICO OFICIAL No. 01                                                                                                                5 

 

sábado 2 de enero de 2021 

 

nacimiento,  el  escritor  mexicano  Guillermo  Sheridan  escribió  una  biografía  del 
poeta, titulada Un corazón adicto: la vida de Ramón López Velarde, quizá la más 
completa hasta la fecha. 
 
Su obra, como la de José Juan Tablada, marca el momento de transición entre el 
modernismo y la vanguardia. La eclosión de los ismos en el ámbito hispánico se 
anuncia ya en su novedoso tratamiento del lenguaje poético y, al mismo tiempo, 
la dualidad que preside su obra (el contraste entre las tradiciones del campo y la 
turbulencia de la ciudad, y su propio forcejeo angustiado entre las inclinaciones 
ascéticas y la sensualidad pagana) tiene un claro carácter romántico-modernista.  
En  1919  publicó  Zozobra,  su  segundo  libro,  considerado  por  gran  parte  de  la 
crítica como su mejor obra. En él la ironía es ya el tropo dominante, y, junto a los 
poemas referidos a la provincia, aparecen también otros fruto de su experiencia 
en  la  capital.  Es  evidente  la  influencia  de  Leopoldo  Lugones  en  cuanto  a  la 
voluntad  de  evitar  los  lugares  comunes,  la  utilización  de  un  vocabulario  hasta 
entonces  considerado  antipoético,  la  adjetivación  insólita,  las  metáforas 
inesperadas, los juegos de palabras, la predilección por los vocablos esdrújulos y 
el uso humorístico de la rima.  
 
La celebración del Premio Iberoamericano de Poesía Ramón López Velarde y del 
Festival de Poesía de igual nombre, auspiciados por la Universidad Autónoma de 
Zacatecas, y el conjunto escultórico de Francisco Zúñiga que se encuentra frente 
a  la  Unidad  Académica  de  Ingeniería,  inaugurado  el  19  de  junio  de  1951,  son 
testimonios del gran reconocimiento que en nuestra entidad federativa se le tributa 
al poeta.  
 
Su obra ha merecido la crítica de autores tan importantes como José Vasconcelos, 
Xavier  Villaurrutia,  Allen  W.  Phillips,  Octavio  Paz,  Gabriel  Zaid,  Guillermo 
Sheridan, José Emilio Pacheco, Juan José Arreola, Juan Villoro, entre otros. 
 
López Velarde compartió el conservadurismo político de su familia; sin embargo, 
conoce a Francisco I. Madero cuando iniciaba su  lucha en San Luis Potosí y fue 
uno  de  los  redactores  del  Plan  de  San  Luis;  al  final  de  su  vida  participó  en  el 
gobierno  carrancista.  A  su  vez,  fue  observador  del  golpe  militar  de  Álvaro 
Obregón.  La  importancia  de  comentar  lo  anterior  reside  en  que  el  poeta  tenía 
evidencia  empírica de un país convulsionado por una Revolución en marcha y es 
así que lo plasma en su obra. 
 
A nivel anecdótico, se dice que, al morir López Velarde, Vasconcelos fue al castillo 
de  Chapultepec  para  conseguir  que  el  gobierno  pagara  las  exequias.  Álvaro 
Obregón, uno de los rarísimos presidentes mexicanos aficionados a la poesía  y 
discreto versificador él mismo, ignoraba quién era López Velarde. Vasconcelos le 
leyó “La suave Patria”; y en su siguiente acuerdo ministerial, Obregón la recitó 
como si la hubiera estudiado mucho tiempo. 
 
En  ese  mismo  sentido,  se  sabe  que  José  Vasconcelos,  siendo  rector  de  la 
Universidad  Nacional,  y  a  punto  de  convertirse  en  secretario  de  Educación, 
repartía cientos de miles de ejemplares gratuitos en toda Hispanoamérica; uno de 
ellos llegó a manos del joven escritor argentino Jorge Luis Borges, quien, se dice, 
lo aprendió de memoria, y no la olvidó nunca. 
 
Los restos del poeta jerezano descansan en la Rotonda de las Personas Ilustres 
en la ciudad de México, desde el 15 de junio de 1963. 

 
TERCERO.
 En sesión ordinaria del Pleno, correspondiente al 15 de septiembre del año 2020, se dio lectura 
a la iniciativa de decreto, por la que se declara el “2021, Año de Ramón López Velarde”, en el ámbito de la 
soberanía del Estado de Zacatecas, presentada por la Diputada Emma Lisset López Murillo. 
 
Por acuerdo de la Mesa Directiva, mediante memorándum número 1248, de la misma fecha, la iniciativa 
fue turnada a la Comisión de Desarrollo Cultural, para su análisis y la emisión del dictamen correspondiente