8

 

                                                                            

PERIODICO OFICIAL No. 01                                                                                                                                      

 

sábado 2 de enero de 2021 

 

sociedad, para que nos permita recordar la obra poética y literaria de Ramón López Velarde en el marco 
del centenario de su fallecimiento. 
 
Es importante destacar que las iniciativas no solo plantean la declaratoria para denominar el 2021, año de 
Ramón López Velarde, sino también proponen un exhorto para que las instituciones culturales del Estado 
impulsen las actividades necesarias para difundir la obra de López Velarde.  
 
CUARTO.  RAMÓN  LÓPEZ  VELARDE,  UN  POETA  UNIVERSAL.  Jerez  de  García  Salinas  tiene 
consagrado su nombre en la  historia de Zacatecas y nuestro país, al ser el lugar de nacimiento de hombres 
y mujeres que definieron momentos históricos de nuestro devenir como nación, Estado, y sociedad.  
 
Ramón  López  Velarde  es  a  la  cultura  mexicana  lo  que  Francisco  García  Salinas  representa  para  la 
consolidación del México independiente y la formación del Estado mexicano. 
 
Para  la  Comisión  fue  un  privilegio  dictaminar  sobre  los  merecimientos  de  un  poeta  y  literato  que  ha 
contribuido a la construcción de la identidad nacional desde el campo de las letras.  
 
Ramón López Velarde pertenece a la generación de la última década del siglo XIX, que representa la marea 
que habría de dar impulso y forma a la Revolución Mexicana, pero no solo en su identidad política, sino 
también al proceso de reconstrucción social, cultural y literario de nuestro país.  
 
El Dr. Javier Acosta Escareño nos dice: 
 

El poeta de Jerez ocupa el centro del canon de la literatura mexicana, por ello ha 
sido nombrado como “el padre soltero de la poesía mexicana” por el también poeta 
Hugo Gutiérrez Vega. En efecto, la influencia de López Velarde es determinante 
en  la  poesía  mexicana  del  siglo  XX,  admirado  por  los  autores  del  grupo 
Contemporáneos  y  por  otro  poeta  de  máxima  importancia  como  José  Juan 
Tablada. López Velarde ha sido objeto de un sinnúmero de estudios dentro y fuera 
de nuestro país. Reivindicado por Octavio Paz en su luminoso ensayo “El camino 
d

e  la  pasión”,  traducido  por  otro  premio  Nobel,  el  irlandés  Samuel  Beckett, 

homenajeado por la memoria del argentino Jorge Luis Borges; reconocido dentro 
y fuera de nuestro país como el “poeta nacional” de México. 

 
López Velarde reconstruyó la idea de la provincia, en una sociedad aún devastada por las secuelas de la 
Revolución Mexicana, Octavio Paz escribió al respecto: 
 

Es un campo magnético, al que vuelve una y otra vez, sin jamás regresar del todo. 
Pero  no  sólo  lo  mueven  sus  sentimientos;  la  provincia  es  una  dimensión  de  su 
estética.  La  vida  de  las  ciudades  y  villorrios  del  interior-«cielo  cruel  y  tierra 
colorada»-le  ofrece  un  mundo  de  situaciones,  seres  y  cosas  no  tocado  por  los 
poetas  del  modernismo.  Cierto,  la  Revolución  mexicana,  que  despobló  lugares, 
repobló  otros,  dispersó  y  reunió  a  las  gentes  y  reveló  a  todos  una  patria 
desconocida, contribuyó a su descubrimiento

1

.  

 
 

Ramón López Velarde, se nos refleja como el poeta de la provincia, el poeta católico, el poeta del erotismo, 
el poeta de la muerte y el poeta de la Revolución.  
 
En  ese  contexto,  López  Velarde  es  uno  de  los  primeros  no  solo  en  adherirse  al  movimiento 
antirreeleccionista de Francisco I. Madero, a quien conoce en la gira de San Luis Potosí en marzo de 1910, 
momento  en  el  que  se  constituye  el  Partido  Potosino  Anti-Reeleccionista,  fundado  por  Rafael  Cepeda 
como presidente, Manuel Aguirre Berlanga, como tesorero, y López Velarde como secretario. 
 
La red política que lo sumó en San Luis Potosí, lo encontró en la ciudad de México, justo en el ascenso al 
poder del Carrancismo, cuando Manuel Aguirre Berlanga, Subsecretario de Gobernación, lo nombró su 
secretario particular. 

                                                           

1

 Paz Octavio. El camino de la pasión: Ramón López Velarde.