10

 

                                                                            

PERIODICO OFICIAL No. 01                                                                                                                                      

 

sábado 2 de enero de 2021 

 

Esta patria que en el último lustro ha visto morir a cuatro de sus más egregios e 
insignes hijos, que en este lustro ha perdido a Nervo, a Saturnino Herrán, a Urueta 
y a López Velarde; esta patria que seguramente contempla dolorida que en mucho 
tiempo, que en muchos lustros, que en muchas décadas tal vez no podrá resarcirse 
de la pérdida de estos hombres de tan grande valer, de un elán, de un arranque 
creador tan fecundo, que supieron abarcar todas las cosas desde las más humildes 
hasta las más elevadas, desde la humilde florecilla hasta la comprensión pitagórica 
del concierto de los mundos, todo cabía en la amplia comprensión, en la generosa 
interpretación y en la inspiración inagotable de estos hombres. Por eso invito a la 
Representación Nacional a que en señal de duelo, en nombre de la patria, enlute 
esta tribuna, ya que la patria puede decir, examinando las virtudes y los méritos de 
estos  sus  grandes  hijos,  haciendo  suya  la  frase  de  su  gran  poeta  Manuel  José 
Othón,  "a  fuerza  de  pensar  en  estas  cosas  me  duele  el  pensamiento  cuando 
pienso..." 

 
En el panteón francés, Alfonso Cravioto, Alejandro Quijano y Fernando Ledesma encabezan las oraciones 
fúnebres. Con estos acontecimientos comenzó su mitificación como el poeta de la Revolución.  
 
El maestro Marco Antonio Campos nos ilustra al mencionar: 
 

Ha  sido  y  es  el  poeta  más  querible  de  México.  López  Velarde,  sin  tratar  de 
minimizar a nadie, es tal vez el zacatecano más ilustre de la historia del estado, o 
al menos, el más reconocido, con Manuel Ponce, nacional e internacionalmente. 
¿Es poco que el premio Nobel chileno Pablo Neruda lo admirara e hiciera en 1963 
un  prólogo  y  una  selección  de  sus  poemas,  o  que  el  extraordinario  escritor 
argentino Jorge Luis Borges se supiera de memoria “La suave Patria” y “El retorno 
maléfico”, y que otro premio Nobel, Octavio Paz, escribiera tres ensayos que no 
dejan de citarse? Por demás, López Velarde ha sido admirablemente traducido, 
pese  a  la  complejidad  de  la  tarea,  entre  otras  lenguas,  al  inglés,  por  Samuel 
Beckett; al neerlandés, por Stefaan van den Bremt, y al italiano, por Emilio Coco. 

 
De la misma forma, el Maestro Campos nos recuerda que el año 2021 es, también, centenario de La Suave 
Patria, un poema para el poeta donde: 
 

Patria,  la  propuesta  por  López  Velarde,  nace  contra  la  lucha  fratricida,  contra  la 
ciega violencia de la Revolución, y esta patria es leve, subjetiva, colorida, y si se 
quiere,  en  algunos  instantes,  folklórica.  No  hay  en  esta  patria  “el  bélico  acento” 
sino la “épica sordina”. Es la patria de mirada mestiza que une la provincia y la 
capital, el México antiguo y el México moderno, el establo y el petróleo, lo católico 
y lo pagano. Es la patria que en esta segunda década del siglo XXI anhela todo 
mexicano de bien. Por demás, “La suave Patria” no tenido linaje como poema. Es 
un  poema  único  e  irrepetible.  Todo  aquel  que  ha  querido  seguirlo  o  hacer  algo 
parecido ha incurrido en una mala imitación. No es como una joya; es una joya. En 
él se halla, como dice Octavio Paz, “el mediodía de su estilo”. 

 
Nadie  como  López  Velarde  para  reconstruir  la  provincia,  el  terruño,  la  comunidad,  el  origen  que  da  la 
pertenencia  e  identidad  en  el  momento  histórico  que  se  reconstruía  la  nación,  la  cultura  nacional,  el 
nacionalismo, la identidad mexicana, y el Estado moderno posrevolucionario. 
 
Ramón  López  Velarde  puso  a  la  provincia  anhelada  como  un  ideal  necesario  en  este  proceso  de 
construcción y cohesión social del México moderno. Bajo ese orden de ideas, la Comisión dictaminadora 
coincidió con las iniciativas y la pertinencia histórica de la declaratoria. 
 
 
Por lo anteriormente expuesto y fundado y con apoyo además en lo dispuesto en los artículos 152 
y 153 del Reglamento General del Poder Legislativo, en nombre del Pueblo es de Decretarse y se