5.  Un Colima sin discriminación ni violencia en la nueva normalidad: el encierro, la paranoia, discriminación y la 

pandemia han sido (y posiblemente serán) un caldo de cultivo para vulnerar las garantías y derechos de las personas, 
por ello, se propone el concientizar sobre la realidad que a todos nos atañe. 

6.  Promover una atención integral a las personas con discapacidad. Tenemos la obligación de buscar la inclusión, 

movilidad  y  empoderamiento  plenos  de  las  personas  con  alguna  discapacidad.  Para  ello,  debemos  recurrir  a  las 
mejores prácticas y políticas. 

7.  Sumar capacidades en favor del desarrollo.  Para lograr estas metas ambiciosas, debemos promover un nuevo 

pacto social entre actores políticos, sociales y económicos que movilice recursos y capacidades de todos los sectores 
en la responsabilidad compartida de lograr un desarrollo con equidad y la solución de problemas sociales. 

 

4) 

Innovación, eficiencia, competitividad y prosperidad 

El pensar en un Colima Global es pensar en modernidad y futuro, somos un estado que de manera natural es cuna 
de desarrollo y su posición geoestratégica nos convierte en un polo de desarrollo para la nación. A su vez, el estado 
está bien definido en sus vocaciones, por ello, se presenta una propuesta de desarrollo económico sectorial,  que 
apueste a la innovación, emprendimiento, generación de cadenas de valor y de frente a los retos que presenta la 
nueva normalidad con flexibilidad y solidez. 

Líneas de Acción 

1.  Económico  Sectorial:  la  economía,  como  eje  fundamental  de  la  sociedad,  será  impulsado  y  atendido  en  una 

articulación  propositiva  y  sustentable  entre  los  sectores  económicos  preponderantes,  así  como,  dando  especial 
atención a los que se desprenden de la vocación económica territorial de nuestro Estado. 

2.  Emprendimiento, tecnología e Innovación: en un contexto de competitividad y cambio global, resulta prioritario el 

evocar  los  esfuerzos  institucionales  en  el  desarrollo  del  talento  e  innovación.  Por  ello,  se  plantea  el  construir 
mecanismos  que  brinden  posibilidades  para  que  el  emprendimiento  económico  social  se  potencie  y  presente 
soluciones a lo venidero en la demarcación. 

3.  Metropolización y movilidad: La realidad política, económica y social del estado ha venido evolucionando con la 

extensión  demográfica  y  dispersión  territorial,  hoy,  hay  regiones  interconectadas  y  esquemas  de  atención 
intermunicipal, por ello, habrá que impulsar una eficiencia público-económica en las zonas metropolitanas, para brindar 
oportunidades reales a los desafíos urbanos, económicos, sociales y de movilidad que se presentan. 

4.  Asociaciones Público-Privadas, infraestructura y alternativas en Recursos: La compresión de la inversión púbica 

como detonante económico ha venido a afectar la dinámica social en el estado, por ello, habrá que apostar a una 
articulación eficiente entre las iniciativas públicas y privadas, para disminuir el gasto (e inversión) gubernamental y 
generar esquemas de eficiencia y derrama económica. 

 

5) 

Seguridad, Justicia, inclusión y participación 

La  situación  de  seguridad  en nuestro  estado  se  ha visto  afectada  de  forma profunda  por  cambios multifactoriales en  la 
dinámica  del  crimen,  el  rol  de  la  sociedad y la impartición de justicia, esto, aunado a las directrices de un gobierno  federal 
blando, opacidad y deficiencias presupuestarias han logrado poner en un predicamento la seguridad de las personas en el 
estado. 

Esto debe de ser afrentado con la solidez de la articulación institucional, esto debe de ser solucionado con esquemas de 
participación; donde la sociedad juegue un rol preponderante en la prevención y el Estado un rol firme en la ejecución. 

Para ello, se presenta una propuesta de dignificación del servicio público, coordinación y uso de los activos que representen 
un valor para mejorar la realidad y percepción en la seguridad, libertad, justicia y participación. 

Líneas de acción 

1.  Aplicar una estrategia integral, multidimensional e interinstitucional de seguridad y justicia para reducir la 

inseguridad,  violencia  e  impunidad:  Debemos  cuidar  todo  el  proceso,  desde  la  prevención  del  delito,  el 
procedimiento penal, la investigación, la persecución del delito y la impartición de justicia, incluyendo la atención a las 
víctimas  y  la  ejecución  de  sanciones.  Cuidando  siempre  que  las  políticas  públicas  de  seguridad  y  justicia  estén 
centradas en las necesidades de las personas y las familias de Colima.